Zodíaco: el brillante asesino de identidad desconocida

Zodíaco: el brillante asesino de identidad desconocida

El asesino del Zodíaco atemorizó a Estados Unidos a finales de los 60, bien por su enigmática y escalofriante forma de contactar con los medios o por su sigilosa e imperceptible forma de matar. ¿Lo más tenebroso del caso? Nunca se supo su verdadera identidad…

Los equipos de los diarios San Francisco Chronicle, Vallejo Times Herald y San Francisco Examiner quedaron estupefactos ante la llegada de varias cartas, prácticamente idénticas, de un supuesto asesino que se hacía llamar Zodíaco. Era el 1 de agosto de 1969. Las cartas, en resumidas cuentas, explicaban que si no se hacían públicas en primera plana en cada diario aquel desconocido abriría fuego en contra de 12 ciudadanos inocentes, además de admitir que ya había asesinado a tres personas. Las amenazas no venían solas, sino acompañadas de un criptograma de poco más de 400 caracteres que, supuestamente, revelaba su identidad.

Un criptograma es un mensaje cifrado, escondido en una serie de letras o símbolos que parecen no tener ningún sentido hasta que son descifrados – Imagen: Wikimedia.-

Aquellas aterradoras cartas darían comienzo a una búsqueda interminable… una caza a la que no se le dio cierre y que continúa abierta en la actualidad. Se trata del famoso asesino del Zodíaco, un psicópata de identidad desconocida que, se cree, mató a un total de 37 personas (de las cuales solo siete son reconocibles) entre 1968 y 1969, en la zona norte de California.

Cronología de asesinatos confirmados

Betty Lou Jensen y David Faraday habían acordado tener su primera cita el 20 de diciembre de 1968. Antes de asistir a un concierto, pasaron a visitar a un amigo y se detuvieron un rato en un restaurante. Posteriormente, se detuvieron en un cruce del lago californiano Herman Rd. Minutos después apareció un desconocido, que se estacionó a su lado y abrió fuego contra ellos. Jensen intentó escapar y recibió cinco tiros, mientras que Faraday recibió un impacto letal en la cabeza. Un testigo afirmó haber visto ambos vehículos y escuchar algunas detonaciones, de las cuales no estaba seguro porque tenía la radio encendida.

Darlene Ferrin, una mesera de un local de comida italiana, afirmaba estar aterrada porque sentía un acoso incesante de una persona que no podía ver. Se lo comentaba a sus familiares y amigos, pero nadie podía hacer nada. Durante una fiesta que ella organizó en su casa, un hombre blanco de rostro impasible se sentó a observar con una tranquilidad aterradora. Él se fue en algún punto de la noche, pero nadie pudo reconocerlo.

El final de la joven mesera llegó el 4 de julio de 1969, cuando se disponía a comprar fuegos artificiales acompañada de su amigo, Michael Mageau. Un auto los comenzó a perseguir, les obligó a dirigirse a un sitio sin salida y, luego de unas maniobras, se bajó y disparó nueve veces: dos tocaron al chico y el resto a Ferrin. Sin embargo, un aporreado Mageau logró sobrevivir contra todo pronóstico. Producto de ello, el muchacho pudo testificar que el asesino fue el hombre que nadie conocía en la fiesta de su amiga.

Bryan Hartnell y Cecilia Shepard estaban merendando en el lago Berryessa, una cálida tarde del 27 de septiembre de 1969. Un hombre desconocido se escondió detrás de los árboles y luego los sorprendió con una pistola. Al principio, decía que era un exconvicto que deseaba un automóvil para huir a México. Le obligó a Shepard a amarrar a Hartnell y, tras unos minutos de confusión, los apuñaló… La pareja fue encontrada y Shepard murió dos días después, pero Hartnell sobrevivió y contó su experiencia.

El taxista Paul Stine murió asesinado por un hombre encapuchado, el 11 de octubre de 1969 en el Presidio Heights. Unos testigos lograron ver al asesino que tomó las llaves del auto, robó la cartera y le quitó la camisa a Stine. Luego de limpiar el taxi, el misterioso hombre huyó caminando. A partir de esta investigación se pudo elaborar un retrato robot del Zodíaco, la única imagen que se tiene de él.

El Zodíaco era descrito como un hombre blanco, de 35 a 45 años, de musculatura robusta – Imagen: Wikimedia.-

Acusación… ¿Falsa?

Después de que los dos primeros asesinatos se llevaron a cabo, el Zodíaco envió su primera carta a la prensa. A partir de entonces, el asesino mantuvo contacto con los periódicos: envió varios criptogramas, cartas y hasta una camisa manchada con la sangre de Paul Stine. Ninguna de estas pruebas pudo determinar quién era. En un mensaje oculto, el desconocido afirmaba que sus víctimas iban a ser sus esclavos cuando él ascendiese al paraíso después de su muerte.

En todo caso, la policía detuvo en 1971 a un sujeto llamado Arthur Leigh Allen, atendiendo a las sospechas de un amigo suyo. Antes de ser cuestionado, Allen dijo que los cuchillos llenos de sangre, que tenía en su auto, estaban así por cortar pollos. Las autoridades lo interrogaron y consiguieron pruebas circunstanciales en su contra (como el hecho de que se había leído El juego más peligroso, un relato que había usado el Zodíaco para sus mensajes, y que además tenía antecedentes de delitos sexuales), aunque ninguna evidencia sólida en su contra.

Este criptograma fue dejado por el Zodíaco, en el auto de Bryan Hartnell – Imagen: Wikimedia.-

Un numero de otros asesinatos se le atribuyen al Zodíaco, muchos crímenes de gente joven, aunque no pudieron ser del todo confirmados. Incluso hay una polémica en torno al secuestro de una mujer llamada Kathleen Johns. Johns, embarazada por el momento y con una niña pequeña, fue detenida por un hombre que le dijo que una de las llantas estaba suelta. El hombre la ayudó, pero la rueda se volvió a salir después, entonces se ofreció a ayudarla llevándola al sitio más cercano, pero no se detuvo en el destino que debía…

La mujer logró escapar y, al llegar a la comisaría, vio la foto robot del Zodíaco y dijo que ese era el hombre que la había retenido. De este acontecimiento no se pudo descifrar si había sido el famoso asesino o no.

El asesino del Zodíaco en la cultura popular

Con el pasar de los años, varias personas intentaron denunciar la verdadera identidad del Zodíaco. Gareth Penn, un escritor, acusó a un profesor de ser el asesino; Dennis Kaufman dijo lo mismo de su padrastro y un abogado llamado Robert Tarvox aseguró haber presenciado la confesión de un marine que decía ser el famoso psicópata.

El fenómeno del Zodíaco ha sido documentado en múltiples ocasiones y las investigaciones arrojan pistas que, en vez de hacer más claro el caso, le agregan más matices. La representación más famosa en la ficción es el largometraje dirigido por David Fincher, titulado Zodiac (2007). La figura del asesino es usada en videojuegos, series de televisión y hasta canciones.

Con información de Wikipedia / La Vanguardia / BBC / YouTube / Imagen: Shutterstock

  • Me encanta 0
  • Me divierte 0
  • Me asombra 0
  • Me entristece 0
  • Me enoja 0



Es tendencia