¿Un árbol que da vida? Los 9 fascinantes mundos de la mitología nórdica

¿Un árbol que da vida? Los 9 fascinantes mundos de la mitología nórdica

Un mundo lleno de dioses y gigantes malvados esconde bajo el fuego y el hielo, un conjunto de historias fascinantes sobre el mundo. ¿De qué se trata la mitología nórdica? ¿Cuáles son los 9 mundos? ¿Qué es el Yggdrasil? Aquí te contamos todo.

El comienzo de todo: ¿De dónde surge esta mitología?

La mitología nórdica nace de los pueblos germanos de Escandinavia, en el norte de Europa. Era el ciclo de creencias que practicaban los vikingos.

Ilustración anónima del Yggdrassil, el árbol de la vida.-

Todo nace de un árbol, ¿cómo se organiza el mundo en la mitología nórdica?

El universo nórdico se organiza en los alrededores de un árbol gigante que titularon Yggdrasil. Se divide en tres zonas fundamentales: la raíz (representada por el reino del Nilfheim), el tronco (que da lugar al reino de Midgard) y Asgard (que representa la copa. Frondosa y principal).

Yggdrasil es el origen del mundo, el árbol de la vida y el esqueleto –o columna vertebral-, de toda la mitología nórdica. Cada uno de los nueve mundos, alberga diferentes tipos de personajes que le dan vida a las historias. Aquí te contamos el origen de todo:

El origen del mundo, un gigante de hielo y una vaca sagrada

La mitología nórdica comienza con tres elementos fundamentales: el vacío (que ellos llamaban Ginnungagap), el fuego y el hielo. Con el pasar del tiempo, se unieron y nació Ymir, el primer gigante de la historia y quien dio inicio a todo.

Junto a él, apareció Auðumbla, una vaca mágica y sagrada que lamió todo el hielo que conformaba a Ymir y de él nació el primer dios de toda la mitología: Buri.

Buri tuvo a Bor, su primogénito y juntos conformaron los primeros dioses Aesir.

Bor, tuvo a Odín y conformaron una alianza muy poderosa.

1- Los dioses Aesir, los principales de la mitología nórdica

Buri, Bor y Odín, se unieron para destruir a Ymir y lo lograron. Su propósito era mantener el poder entre su propia sangre. Utilizaron su cuerpo gigante como abono para el nacimiento del mundo de Asgard.

Asgard era un mundo privilegiado, lleno de sabios y estrellas mitológicas, la única manera de llegar, era atravesando un puente arcoíris llamado Bifröst custodiado por Heimdal, un guardián que tenía la potestad de decidir quién entraba y quién no.

El dios principal es Odín, quien gobierna junto a su esposa Frigg, diosa del cielo, el hogar y el matrimonio. Ambos buscaban que siempre prevaleciera el orden, por encima del caos.

En esta prestigiosa tierra, también vivían otras deidades como:

Balder: dios de la belleza y la inteligencia.

Tyr: dios del valor y la guerra.

Bragi: dios de la elocuencia y de las artes comunicacionales.

Thor: dios del trueno.

Ningún personaje de la mitología nórdica era inmortal. Lograban mantenerse jóvenes y vivos gracias a unas manzanas. («Idún con las manzanas» por J. Penrose, 1890).-

Entre otros personajes importantes como Idún, esposa de Bragi quien era la proveedora de unas manzanas mágicas que les proporcionaban inmortalidad a los dioses.

También podría interesarte: Mitología nórdica en 10 datos esenciales

2-Los dioses Vanir, los amos de la naturaleza

Amos y señores de las tierras de Vanaheim. Njord, dios del viento y del mar, junto a su esposa Skadi, diosa de la caza y del invierno, se encargaban de mantener en orden todas las fuerzas de la naturaleza.

Junto a ellos vivían sus hijos; Frey, dios de la fertilidad, y Freyja, diosa del amor y la belleza.

Las valquirias eran mujeres hermosas, valientes y luchadoras – («La vigilia de las valquirias» por Edward Robert Hughes 1906).-

Freyja, además era la jefa de las valquirias, un conjunto de guerreras celestiales, cuya función era trasladar a todos los guerreros vikingos que habían perdido la vida en la guerra, al mundo mágico de Valhalla, donde les esperaba el eterno banquete de hidromiel -una especie de jugo sagrado y delicioso-. En modo de agradecimiento por sus servicios, serían recompensados eternamente con infinitos placeres.

Los Vanir querían más poder, por lo que se enfrentaron constantemente a los Aesir, pero estos ganaron la batalla final y quedaron como los dioses principales.

3-El mundo helado de Jötunheim: los gigantes malvados

Albergaba a los gigantes de jötunn, conocidos por ser los amos del hielo y los buscadores del caos. Mientras los dioses de Aesir luchaban por mantener siempre el orden, los gigantes de hielo velaban y planificaban constantemente apoderarse del mundo, haciendo que el caos reinase.

De hecho, según la historia, el fin del mundo para la mitología nórdica, consistía en el apoderamiento de los gigantes de hielo. Una vez que sucediese, comenzaría el Ragnarök el fin del mundo –o el renacer del universo-.

4-El mundo armonioso y mágico de Alfheim

Un lugar donde reinaba la tranquilidad, era el hogar de los elfos de la luz. Se encargaban de mantener intacto el perfecto balance de la naturaleza.

5-Misterio, oscuridad y maldad, Svartálfaheim

Si bien la mitología nórdica no se rige por el bien y el mal, sino por el caos y el orden, siempre existieron opuestos. Es el caso de los elfos de la luz y los elfos de la oscuridad. Mientras unos buscaban preservar la paz y el santo equilibrio, otros se encargaban de promover todas aquellas acciones que desnivelaran el mundo y provocaran un caos. Eran los aliados de todos aquellos personajes que buscaban hacer revoluciones.

6-Niflheim, el hogar de las tinieblas, el horror y el terror

Es similar al famoso inframundo de Hades, conocido en la mitología griega. Un mundo misterioso, lleno de oscuridades y tinieblas. Era el hogar de Loki, un dios conocido por perseguir constantemente el caos –no estaba relacionado de ninguna manera con el dios del trueno Thor-.

Loki tenía una hija, llamada Hela, ella se encargada de Helheim, que era conocido como el hogar de los muertos. Un lugar que nadie quería visitar.

7-El reino de la tierra y los humanos, el Midgard

La influencia del cristianismo se materializa con la creación de Ask y Embla. («Adán y Eva» por Jacobo Jordaens, 1640).-

Esta parte del reino fue creada por Odín, cuando de un momento a otro decidió tallar en el tronco de un árbol dos figuras humanas que llamó Ask y Embla, que podríamos llamar como una especie de Adán y Eva.

Se cree que esta historia tiene influencias del cristianismo, debido a sus semejanzas en la historia y que para el siglo V, había poblados cristianos en zonas aledañas.

Si bien su influencia no fue muy representativa, sí modificó algunos patrones de comportamiento de los vikingos, inculcándoles por ejemplo, la creación de templos de adoración –al mejor estilo de las iglesias-.

8-Muspelheim, el reino del fuego

Es el hogar de los gigantes de fuego y tiene una gran relevancia en la mitología nórdica, puesto que según su percepción, el origen del mundo nace del fuego y del hielo, por lo que es parte del origen de todo.

Al ser fuego, tienen la capacidad de destruir a los gigantes de hielo, se les considera indestructibles.

9- Helheim, el reino de la muerte

Se encontraba en la parte más tenebrosa, oscura y lúgubre del Yggdrassil. Hela, hija de Loki era la encargada de organizarlo. Era una especie de ‘infierno’, lleno de tinieblas. A este mundo solo entraban los que habían muerto por alguna enfermedad grave o por vejez.

Lo más terrorífico de la historia, es que una vez que entrabas, no había forma de salir, porque quedabas eternamente atrapado en la corriente del río Gjoll.

¿Qué sucedió con la mitología nórdica?

Según sus creencias, el mundo era cíclico, por lo que ellos esperaban el Ragnarök, lo que para ellos representaba el fin del mundo o el renacer del universo. Sus preceptos fueron desapareciendo con el tiempo, a medida que los vikingos -como cultura-, perdían fuerza.

Pese a que tuvo algunas influencias del cristianismo, jamás se guiaron por libros sagrados como la Biblia. Sus enseñanzas y creencias se impartían por medio de cuentos, cantos, leyendas y poesía.

Snorri Sturlusson, fue el autor de la única Edda prosaica que resguarda alguna de las creencias de la mitología nórdica. Si bien no es la más famosa, caló en el mundo de forma silenciosa.

DATO CURIOSO: La utilización de un árbol decorado en Navidad, costumbre adoptada por el cristianismo, surge verdaderamente del culto al árbol sagrado de la vida, el Yggdrasil. Los vikingos decoraban y veneraban un árbol con el propósito de honrar el ciclo de la vida.

 

Por Mary Villarroel Sneshko | @Vivodesorpresas | Culturizando
Con información de Vaventura |  Diccionario de la mitología clásica, editorial Espasa | Norse.Mithology | Foto: Shutterstock


  • Me encanta
    5

  • Me divierte
    1

  • Me asombra
    3

  • Me entristece
    0

  • Me enoja
    0



Es tendencia