Wallis Simpson, la mujer que hizo que el rey de Inglaterra abdicara

Wallis Simpson, la mujer que hizo que el rey de Inglaterra abdicara

El amor ciego del rey Eduardo VIII de Inglaterra hacia Wallis Simpson lo llevó a dejar todo su destino, la corona, su familia y hasta su país. Simpson dio un giro completo a la monarquía británica sin hacer mayor esfuerzo.

La infancia de Wallis Simpson

Los padres de Wallis pasaron por una dura situación debido a la tuberculosis de su papá. Aunque venían de familias muy pudientes se alejaron de todo lo que conocían para vivir en las montañas en Blue Ridge Summit. 

Cuando Wallis era muy pequeña su padre falleció, dejándola a ella y a su madre en una situación bastante precaria en la cual vivían de la ayuda de familiares y amigos.

La abuela de Wallis las recibió cuando ella tenía cinco meses de nacida. Aunque ella nunca aceptó la relación de su hijo y su esposa, no dudó en ayudarlas, por lo que se acomodaron en su lujosa mansión.

Allí duraron poco tiempo, en los siguientes siete años se mudaron en repetidas ocasiones hasta que lograron instalarse en un pequeño apartamento las dos solas. 

Su juventud y primer matrimonio

En 1916, cuando Wallis tenía 20 años, en un viaje a Florida se enamoró de un aviador llamado Earl Winfield con quien se casó al poco tiempo. Pero la rapidez de ese compromiso no le permitió descubrir la peor parte de su esposo antes de casarse, el alcoholismo.

Tuvieron que mudarse a San Diego por el trabajo de Earl y allí conoció al príncipe de Gales. Eduardo tenía compromisos oficiales y aunque Wallis y su esposo no fueron invitados a la cena y recibimiento, sí asistieron al baile donde ella y el príncipe solo se vieron de lejos.

Luego de cuatro años el matrimonio se separó; sin embargo, siguieron intentando acomodar la relación. A pesar de los intentos de reavivar el romance, en un viaje que Wallis realizó a China quedó embarazada del conde y ministro de Relaciones Exteriores italiano, Galeazzo Ciano. Al enterarse del embarazo, Wallis se practicó un aborto en muy malas condiciones lo que no le permitió tener hijos más nunca. La pareja se divorció finalmente el 10 de diciembre de 1927.

Su segundo matrimonio, cuando conoce al príncipe…

En 1926 Wallis conoció a Ernest Simpson, quien sería su segundo marido. Dos años más tarde se casaron y se instalaron en Londres. Allí ella vivía como una dama de la alta sociedad que se dedicaba a organizar fiestas y veladas para sus amistades.

En 1930 volvió a coincidir con el príncipe de Gales en un evento de caza. Habían pasado diez años desde que se vieron de lejos en aquel baile. Luego de eso coincidieron en múltiples ocasiones y celebraciones.

En 1933 comenzaron una relación Eduardo y Wallis, pero la familia real pensaba que se trataba solo de un capricho más del príncipe. Ella no estuvo invitada a la celebración de la boda del hermano de Eduardo, Jorge.

Wallis consiguió el divorcio de su esposo el mismo año que moría el rey Jorge V, padre de Eduardo – Imagen: Wikipedia.-

Pero al no pertenecer a la familia real ni tener ningún título nobiliario, Wallis no era aceptada por la corona. Incluso se le planteó a Eduardo que se casara con otra mujer y tuviera a Wallis como amante o que tuviera un matrimonio morganático, es decir, que ni ella ni su descendencia serían considerados parte de la familia real.

Wallis no ambicionaba ser reina ni casarse con Eduardo VIII

Aunque ella no tenía la intención de casarse con Eduardo ni de ser reina, sí disfrutaba de los lujos y fiestas. Pero el 11 de diciembre de 1936, el rey abdicó a la corona inglesa para poder vivir con su amada. Wallis no lo tomó muy bien, ya que ahora debían vivir lejos de la vida lujosa y de Inglaterra para convertirse en una exiliada y en la mujer que “hizo que el rey se alejara de su deber”.

Se alejaron de Inglaterra para convertirse en los duques de Windsor, pero los trabajos que se le encomendaban a Eduardo no cumplían con los lujos y requisitos de Wallis, por lo que finalmente se instalaron en París para disfrutar de viajes por Europa y vivir una vida de fiestas y celebraciones.

Luego de 20 años murió el duque Eduardo y fue enterrado en el cementerio familiar de Londres; 14 años más tarde lo alcanzó Wallis, a quien también se le concedió el honor de ser enterrada junto a su esposo con la realeza británica.

Con información de Playbuzz / BBC / Mujeres en la historia / CNN en Español.

  • Me encanta 10
  • Me divierte 3
  • Me asombra 7
  • Me entristece 6
  • Me enoja 13



Es tendencia