#PalabraCulta «Xenoglosia»

#PalabraCulta «Xenoglosia»

Hablar varios idiomas es una característica fundamental para desarrollarse con culturas de todo tipo, muchos individuos dedican su vida al estudio y aprendizaje de otras lenguas diferentes a su lengua materna. Sin embargo, existe una condición en donde el individuo desarrolla la capacidad de hablar otros idiomas sin estudiarlos o sin si quiera haberlos hablado antes, esto es lo que se conoce como «Xenoglosia».

La xenoglosia se considera un supuesto fenómeno paranormal, que corresponde a la habilidad de poder hablar o escribir un lenguaje no familiar para un individuo. La persona no solo habla el idioma si no que es capaz de escribirlo, entenderlo y conjugarlo.

El término proviene del griego xenós  que significa “extranjero” o “extraño” y glossa que significa “idioma”. Existen dos tipos de xenoglosia la recitativa, que es la más común en donde el individuo dice palabras pero no entiende lo que habla, ni es capaz de conversar en este idioma. Generalmente estas palabras fueron aprendidas durante la infancia y luego fueron olvidadas.

El segundo tipo de xenoglosia es la sensitiva o consciente, en donde la persona puede llevar a cabo una conversación en un idioma nunca antes aprendido o conocido. Es la menos común y la más extraña.

La xenoglosia se asocia generalmente con fenómenos extraños o paranormales tal como la personalidad múltiple, el delirio, el sueño, la regresión a vidas pasadas, la telepatía con otra persona y los médium. También se afirma que es un fenómeno espontáneo que se manifiesta cuando se produce un estado de “posesión», por el cual se produce la disociación de la conciencia y se perciben los conocimientos de otra entidad.

Existen algunos casos de xenoglosia que se han hecho conocidos, por ejemplo en 1931 una joven inglesa de Blackpool comenzó a hablar en un antiguo dialecto egipcio, bajo la supuesta influencia de la personalidad de Telika-Ventiu, quien había vivido aproximadamente en el siglo 1400 A.C.

Otro caso de xenoglosia ocurrió en 1977 en la penitenciaría estatal en Ohio, Estados Unidos. En ese lugar, el convicto Billy Mulligan comenzó a presentar dos personalidades: una, identificada como Abdul, hablaba y escribía en perfecto árabe y otra, llamada Rugen, que se comunicaba en serbocroata con un marcado acento eslavo. Según las investigaciones posteriores que se realizaron, Mulligan, un delincuente pobre y poco instruido, jamás había salido de los Estados Unidos, lugar donde nació y creció hasta la edad adulta.

A pesar de esto la xenoglosia no ha sido comprobada del todo y sigue siendo un misterio para la ciencia.

 

Por María Gabriela Roa | @gabyroab | Culturizando

Con información de: Wikipedia.org   |  Guioteca.com   |   Muyinteresante.es


  • Me encanta
    0

  • Me divierte
    0

  • Me asombra
    4

  • Me entristece
    0

  • Me enoja
    0



Es tendencia