#PalabraCulta: El origen de «trabajo» y su relación con la tortura

#PalabraCulta: El origen de «trabajo» y su relación con la tortura

La palabra trabajo tiene su origen, en lo que casi todos consideramos qué es… una tortura.

«Trabajo» viene del latín tripalium (tri-tres – palium-palos), que era una herramienta similar a un cepo con tres puntas o pies, que se usaba inicialmente para sujetar caballos o bueyes y así poder herrarlos. También se usaba como instrumento de tortura para castigar esclavos o reos. Con el tiempo el vocablo (por la relación con la tortura) se convirtió en sinónimo de sufrimiento, penalidad, padecimiento, desgracia.

Aparecida en el siglo XII, según Alain Rey, la palabra «trabajo» proveniene del latín popular tripalliare, que significa ‘atormentar, torturar con el tripallium’. En el siglo XII, la palabra significaba también un tormento psicológico o un sufrimiento físico.

No se sabe exactamente cómo pero el término tripalium acabó teniendo una extraña evolución metonímica (designar una cosa con el nombre de otra con la que guarda una relación de causa/efecto) que la convirtió en el vocablo tripaliāre, llegando hasta nosotros como ‘trabajar’.

Así pues, ya los antiguos pensaron que eso del trabajo era un suplicio y una penalidad; pero debemos tener muy en cuenta que, en la época en la que se originó, la inmensa mayoría de los que podríamos calificar como trabajadores lo hacían en condiciones infrahumanas o de esclavitud.

Por Fernando Zerpa | Culturizando

Con información de: Wikipedia | 20 Minutos

  • Me encanta1
  • Me divierte1
  • Me asombra0
  • Me entristece0
  • Me enoja0



Es tendencia