Mito o realidad: ¿Los jugadores de ajedrez poseen una inteligencia superior?

Mito o realidad: ¿Los jugadores de ajedrez poseen una inteligencia superior?

Algunos lo llaman un arte, otros una ciencia o un deporte. El ajedrez es considerado el juego de inteligencia por excelencia… Visualizamos al ajedrecista como una persona que posee una inteligencia elevada del resto… Pero ¿esto es cierto o es otro mito cultural? 

¿Un ajedrecista posee una inteligencia superior al resto? George Steiner en su artículo «Muerte de Reyes» transmite este pensamiento que se tiene sobre el ajedrez muy bien: “Derrotar a otro ser humano en el ajedrez es humillarlo en las raíces mismas de su inteligencia; vencerlo con facilidad es dejarlo extremamente desnudo”.

No obstante, se ha comprobado que esta creencia popular no es del todo certera. La Universidad de Oxford y de Brunel realizó un estudio con 57 jóvenes jugadores en el cual se planteó investigar la afinidad entre la habilidad para jugar ajedrez y la inteligencia. Se efectuó el conocido test de
inteligencia y se comprobó la cantidad de horas o años que las personas han dedicado a la práctica del ajedrez.

Al final de esta prueba se estipuló, para sorpresa de muchos, que la inteligencia no resultó ser el factor esencial. Los investigadores aseguran que las personas más inteligentes usualmente dedican menos tiempo a la práctica del juego. Como muchas veces ocurre en las artes, la práctica hace al maestro. La experiencia aventaja al talento.

5 datos que no conocías sobre el ajedrez

El lado oscuro del ajedrez

Lo que sí es cierto es que para las personalidades competitivas el ajedrez tiene un efecto hechizante. Bobby Fischer, uno de los personajes más enigmáticos perteneciente al mundo ajedrecístico al hablar del juego lo juzga como una guerra, en la cual el objetivo es aplastar la mente del oponente.

Muchas personas creen que para jugar ajedrez se necesita ser más inteligente que el resto – Imagen: Pixabay.-

El mundo del ajedrez tiene una sombra oscura e inquietante. Existe una delgada línea entre la afición y la obsesión. Y en el ajedrez pareciera que la obsesión fuera un requisito a la hora de triunfar. Generalmente los ajedrecistas más obsesivos son los grandes jugadores. Bobby Fischer, Garri Kaspárov, Boris Spassky, Víktor Korchnói lo comprueban; se conoce que estos eruditos del ajedrez pasaban interminables horas en el estudio y la práctica de esta ciencia.

Steiner pregunta “¿qué otra cosa existe en el mundo aparte del ajedrez?”. Parece ser que los aspectos oscuros de la personalidad humana como la ambición y la vanidad son cualidades favorecedoras para el jugador de ajedrez que dueño de estas pasiones encuentra -como señala Korchnói- una “vida” en el juego.

En definitiva, el ajedrez no es un medidor de inteligencia y el jugar tampoco nos hará más inteligentes. Para triunfar en este campo de juego son fundamentales la práctica y el estudio constante de estrategias, lo que va de la mano en muchos casos de características como la ambición y la obsesión.

El día que un campeón mundial fue derrotado por una computadora

Con información de: AJEDREZ12 /  ScienceDirect / Steiner, George. «Muerte de reyes». Morfologia Wainhaus. / Foto: Pixabay / Foto portada: Shutterstock

  • Me encanta 1
  • Me divierte 1
  • Me asombra 1
  • Me entristece 0
  • Me enoja 0



Es tendencia