Menú
Meditación para transportarse al futuro; por Magdalena del Río

Meditación para transportarse al futuro; por Magdalena del Río

Por Magdalena del Río |

Es inquietante no saber hacia dónde vamos y es algo que en muchos momentos de nuestra vida nos suele pasar.

¿He elegido bien esta forma de pensar?

¿Estoy yendo por el camino correcto?

¿Así llegaré donde quiero?

¿Me conviene mi trabajo?




Una y otra vez este tipo de preguntas nos martillean la cabeza, y además en momentos muy inoportunos, como cuando tenemos que entregar un informe de última hora a tiempo, o queremos descansar y no logramos coger el sueño.

Dicen que es muy sano y bastante necesario hacer un parón, aunque sea anualmente, y reflexionar cómo estamos haciendo las cosas, si tenemos algo que cambiar, alguien con quien hablar, o algún problema por solucionar. Hay religiones que promueven retiros espirituales de varios días en los que a través de ritos o meditaciones se piensa sobre estas cosas hasta llegar a objetivos concluyentes.

Para las personas más sencillas, o también para las que lo vean una buena idea, me gustaría explicaros una técnica de reflexión a través de la cual se solventan todas estas dudas. Es muy fácil de hacer, solo necesitas estar relajado, en silencio y en un lugar tranquilo. Te convendría tener contigo un papel y un bolígrafo por si hay algo que quieras apuntar al acabar, como por ejemplo, algún pensamiento o meta que te vayas a poner.

A continuación os voy a enseñar la Técnica de la Mecedora. Una meditación simple pero brillante que merece la pena y sirve para todos los públicos.

Tenga la edad que tengas cierra los ojos, e imagínate viejito en una mecedora. La mecedora está situada dentro de la que será tu futura casa cuando tengas esa edad. ¿Cómo es? ¿Cómo eres tú? ¿Cómo te sientes? Mira a tu alrededor… ¿Estás solo o acompañado? ¿Hay fotos de niños por los cuartos?

Con estas primeras preguntas ya te haces una idea con ayuda de tu subconsciente si en un futuro lejano te quieres casar, o si querrás hijos que te den nietos, si vivirás solo o acompañado, si te gustaría tener mascota, vivir cerca de la playa o mudarte a otro país…

Cierra los ojos, relájate y continúa más allá… ¿Qué hay por tu casa? ¿Qué conocimientos tienes? ¿Hay libros de medicina, o cuadros tuyos colgados en las paredes? Si estás indeciso sobre qué camino profesional elegir, está meditación también te puede ayudar a saber cómo te gustaría verte en un futuro. Quizá el hecho de sentirte satisfecho por haber salvado muchas vidas siendo bombero te hace convencerte plenamente de que esa es tu vocación, o sin embargo el ver fotografías de viejos alumnos te ayuda a decidir estudiar Magisterio.

Tan solo se trata de trasladar tu mente a un futuro e imaginar las posibilidades que ahora estás barajando como si ya hubiesen pasado. De esta forma, te aseguro que vuelves a la realidad y toda decisión se torna mucho más fácil y clara.

Solo me queda por decir que vuelvas a cerrar los ojos… y te imagines, sobre todo, sonriendo. Es bueno aspirar a grandes cosas, pero lo primero, a ser feliz.

 

Por Magdalena del Río | Facebook Magdalena del rio | Twitter – Instagram: @magdaino  | www.espantasapos.wordpress.com

Escritora, feminista y soñadora con el alma libre. Adicta a la poesía y al café de las mañanas. Psicoterapeuta a todas horas del día, modelo de talla grande de vez en cuando. La mejor forma de vivir es riéndome de mi misma.
Foto: Meditación / Shutterstock


Lo que más gusta

Lo más destacado

x