Los volcanes enamorados: La leyenda de Popo e Izta

Los volcanes enamorados: La leyenda de Popo e Izta

De seguido el folklore se apoya en mitos para explicar la aparición de ciertos elementos geográficos. Esto mismo pasó con dos volcanes mexicanos, a los que los tlaxcaltecas atribuyen una curiosa historia de amor. ¿Conoces la leyenda de Popo e Izta?

Ubicación de los volcanes

El Popocatépetl y el Iztaccíhuatl son dos volcanes ubicados en la zona en donde colindan las fronteras de los estados México, Morelos y Puebla.

Ambos son volcanes activos, y cada uno mide 5397 y 5215 m. s. n. m. respectivamente. Son asimismo la segunda y la tercera montaña más altas de México.

El Popo e Izta son solo superados por el Pico de Orizaba, con una altura de 5747 m. s. n. m.

La leyenda de Popo e Izta

Según una antigua leyenda, en el pueblo de los tlaxcaltecas existieron una bella princesa, de nombre Iztaccíhuatl, y un noble y esforzado guerrero, conocido como Popocatépetl.

Este se enamoró perdidamente de la princesa y decidió pedir su mano al cacique de su tribu, quien aceptaría. No obstante, había una condición para la unión: que Popocatépetl fuese a la guerra contra los mayas y volviese victorioso.

Vista panorámica del Popocatépetl, con su corona nevada – Imagen: Wikipedia.-

La princesa esperó a su futuro consorte con entusiasmo, pero un enemigo de Popocatépetl le hizo creer que su amado había sido asesinado. Desolada, Iztaccíhuatl murió de tristeza.

Cuando Popocatépetl volvió victorioso de la guerra, su corazón quedó también destrozado al descubrir el destino de Iztaccíhuatl.

La tumba de los amantes y los volcanes enamorados

Finalmente, para honrar la memoria de su amada, Popocatépetl ordenó erigir una montaña con la altura de 10 cerros, para depositar en su cima al cadáver de Iztaccíhuatl.

Cuando los trabajos estuvieron listos, el mismo guerrero cargó en brazos al cadáver de la princesa y lo llegó hasta la punta de montaña.

Ahí la enterró y permaneció a su lado, con una antorcha en su mano, hasta que la nieve lo sepultó a él también.

Con el tiempo la nieve siguió acumulándose hasta darle forma a las dos coronas de los volcanes. Cada volcán representa a uno de los trágicos amantes.

Con información de: Nationalgeographic / Wikipedia / Imagen de portada: Shutterstock

  • Me encanta 1
  • Me divierte 0
  • Me asombra 1
  • Me entristece 0
  • Me enoja 0



Es tendencia