Menú
Escucha "Los autos: todo un tema musical • Historia Automotriz • Culturizando" en Spreaker.

Los autos, todo un tema musical

Por Michel Rodriguez | Algunas personas expresan lo que sienten por sus autos a través de la música –quizás porque el sonido del motor puede provocar el mismo efecto que las melodías interpretadas con instrumentos. James May, a su vez, demostró en un episodio del programa británico Top Gear que se podía hacer música con motores; al unir sonidos de varios tipos de vehículos para tocar «Jessica», el tema musical del show. Hoy, para continuar probando que autos y música están muy ligados, haré aquí un recorrido musical sobre ruedas: los autos, todo un tema musical.

Amor por los autos

Existen infinidad de canciones que hablan del amor por los autos en general o por un modelo en específico. Tenemos así, por ejemplo, la canción «409» de The Beach Boys (1962) o «I love my car» de Queen (1975). Ambas se refieren al automóvil de la forma más entusiasta, romántica e idílica. Habiendo dicho lo anterior les presento tres canciones que hablan del amor por el automóvil.

«In My Merry Oldsmobile» (1905)

«In My Merry Oldsmobile» es la que hasta ahora se reconoce como la canción más antigua referida a un automóvil. Con música de Gus Edwards, letra de Vincent Bryan e interpretada por Bill Murray, habla de una pareja que se enamora mientras viaja en un Oldsmobile.

Los autos, todo un tema musical
Portada del disco In My Merry Oldsmobile – Imagen: Wikimedia.-

La misma sería luego utilizada por la división Oldsmobile de General Motors en diversidad de jingles y publicidad durante décadas, incluyendo una serie de shows de TV conducidos por Patti Page y patrocinados por Oldsmobile.

En otros contextos, Bing Crosby  la interpreta en la película Star Maker de 1939. Finalmente en un episodio de la comedia M.A.S.H., Alan Alda la canta a toda voz mientras conduce un Jeep Willys por una carretera, en plena guerra de Corea.

«Rocket 88»

«Rocket 88»,compuesta por Ike Turner, dueño de la banda que la popularizó, habla con halagos sobre el Oldsmobile Rocket 88, un automóvil que debuta en 1949 con el motor más potente de la época, un V8 de 5lts y 135hp.

Se trata del auto que ganó seis de las nueve carreras de la temporada 1949 de la serie NASCAR y 10 de 16 de la temporada 1950, toda una hazaña para la época.

Los autos, todo un tema musical
Single Rocket 88, Chess Records – Imagen: Wikimedia.-

El single fue grabado en un estudio de Memphis, Tennessee, propiedad de Sam Phillips y saldría bajo la disquera Chess Records. Además de su temática hacia el automóvil, es también reconocida como la primera canción del género rock ‘n’ roll.

«Mercedes Benz» por Janis Joplin (1971)

La pieza fue compuesta por Joplin y Bob Neuwirth, inspirada en un poema de Michael Mc Clure. En ella Joplin expresó lo mucho que quería tener un Mercedes-Benz, tanto como para pedírselo a Dios.

El músico Bobby Womack dijo en su autobiografía que Janis se motivó a hacer la canción luego de un paseo en el Mercedes 600 (W100) de su propiedad.

Los autos, todo un tema musical
Versión CD de la canción Mercedes Benz de Janis Joplin – Imagen: Discogs.-

La canción se grabó en una sola toma el primero de octubre de 1970, la última vez que la voz de Janis Joplin sería grabada, ya que tres días después, el 4 de octubre de 1970, la cantante fallecía. La canción fue publicada en el álbum Pearl, lanzado en 1971.

La música y la publicidad

La época dorada de los jingles y la música en la publicidad automotriz se ubica entre los años 70 y 80, cuando la televisión ya estaba presente en la inmensa mayoría de los hogares del mundo.

Por aquella época se hizo evidente que era necesario descubrir otras formas de promover la venta de automóviles. He aquí dos piezas musicales curiosas desde la perspectiva del mercadeo.

«J´ai deux amours» por Josephine Baker (década del 20)

Si hay alguien pionero en el uso de la mercadotecnia en la promoción y venta de autos fue André Citroën, el mismo que colocó su apellido con bombillos de neón en la Torre Eiffel. En esa línea, Citroën buscaba codearse con personas influyentes que estuvieran dispuestas a servir como figuras para su marca.

Los autos, todo un tema musical
Josephine Baker – Imagen: New Republic.-

Tal es el caso de Josephine Baker, una bailarina y cantante estadounidense que en 1925 se muda a Paris para hacer fama en la capital francesa. Citroën, como otras personalidades del momento, quedó hipnotizado con el carisma de Baker y no pasó mucho antes de que el empresario le obsequiara un auto Modelo B14.

Posteriormente los dos personajes fueron vistos juntos en varios eventos sociales, en los que ambos cantaban una versión improvisada de la canción «J´ai deux amours», con una letra en la que Baker hablaba de sus dos amores: su tierra natal, St. Louis y su automóvil Citroën.

Podría considerarse entonces como la precursora de los jingles de automóviles.

«Here Comes The Judge» por Pigmeat Markham y Sammy Davis Jr. (1968)

Esta es una historia simpática, pero no por eso menos interesante. Pontiac tenía para 1968 un nuevo paquete de equipamiento para el Pontiac GTO al que no sabían cómo denominar. Debían hallar un nombre contagioso, pero no daban con buenas ideas.

Los autos, todo un tema musical
Sammy Davis Jr. en su sátira en el show de comedia Rowand and Martin´s Laugh–In – Imagen: Static2.-

El problema del Departamento de Mercadeo se alargó hasta que en marzo de 1968 el actor y humorista Sammy Davis Jr. apareció en un programa de humor llamado Rowan & Martins Laugh-in. En el show Sammy hacía un sketch de un juez que recitaba frases cómicas acompañadas de movimientos divertidos mientras cantaba «Here Comes The Judge», extracto de una canción original de Pigmeat Markham.

El sketch de David Jr. y la canción de Markham se hicieron tan populares, que Pontiac decidió aprovechar esa ‘onda’ y bautizar The Judge a su nuevo GTO. Esto ejemplifica cómo una marca puede acoger a la popularidad de una canción.

Canciones satíricas

Otro uso de la música es la protesta. Esta es generalmente de contenido político o ideológico, o se hace con canciones cuyas letras hacen críticas a un sistema o un modelo político.

La sátira, mordaz y jocosa, es también instrumento de protesta y las canciones satíricas en el mundo del automóvil hacen lo propio. Aquí les presento dos buenos ejemplos:

«Lord, Mr. Ford» por Jeery Reed (1973)

Esta canción fue escrita por Dick Feller y presentada en mayo de 1973 como un single en el álbum del mismo nombre.

La canción alude al hecho de que Henry Ford prometía que su “carruaje sin caballo” le haría la vida más fácil a todos, cuando en realidad la marca se había convertido en un dolor de cabeza. Esto debido a los gastos por mantenimiento, los repuestos, la contaminación, el seguro, etc. Incluso adquirir un Ford conllevaba un proceso complicado.

Los autos, todo un tema musical
Portada del single «Lord, Mr. Ford» – Imagen: Drive.-

La canción llegó al tercer puesto del Billboard Hot Country Single y estuvo una semana en el primer lugar de cartelera. Posteriormente estuvo en el Top 40 por 13 semanas más.

«The Bricklin Song» por Charlie Russell (1975)

La canción fue compuesta y cantada por el canadiense Charlie Russell.La letra narra la historia completa del Bricklin SV-1, un auto con el que se pensaba salvar de la quiebra a la provincia canadiense de New Brunswick.

Pero, a pesar de que los encargados del proyecto habían prometido trasladar la meca de automóvil a Canadá con este vehículo, el resultado terminó siendo un absoluto fiasco.

Los autos, todo un tema musical
Portada del álbum The Bicklin and other Sound Investments de Charlie Russell – Genius.-

Como ya hemos visto, el auto terminó siendo un fracaso que generó pérdidas millonarias, y significó una burbuja de oportunidades para los habitantes de New Brunswick, que se esfumó de un día para otro.

De hecho, en la canción comparan al Bricklin con el Edsel, el fracaso más grande de la Ford Motor Company.

La canción se promocionó como parte del álbum titulado The Bricklin and other Sound Investments. Este nombre parodia la historia alrededor del automóvil. La sátira también arropaba al Servicio Postal y al Parlamento canadiense.

No cabe duda de que la música ha servido desde hace mucho para resaltar tanto lo bueno como lo malo de los vehículos; algo que puede ser crucial a la hora de decidir si comprar o no un modelo determinado.

La música es, pues, el medio ideal para abordar temas como el amor, el dinero y, por supuesto, los autos también.

Con información de: Auto / Bricklin / Culture Sonar / Performing Song Writer / Wikipedia / Imagen de portada: Pinimg

--

¿Te gustó este artículo? Suscríbete GRATIS a nuestro WHATSAPP para que recibas directamente en tu teléfono lo mejor de Culturizando.


Lo que más gusta

Lo más destacado

x