Lo que debes saber sobre la transexualidad en Irán

Lo que debes saber sobre la transexualidad en Irán

A pesar de lo que se puede creer en occidente, la transexualidad en Irán no solo es legal, sino que incluso es promovida y hasta financiada por el Gobierno islámico; sin embargo, hay razones no tan progresistas de por qué Irán lo hace…

Se estima que en Irán, las operaciones de reasignación de sexo se han llevado a cabo desde la década de los 30, ya que los derechos LGBT+ eran relativamente tolerados en este país, especialmente (al menos a nivel estatal) durante el gobierno del shah; no obstante, todo cambió para las minorías sexuales cuando la Revolución Islámica tomó el país en 1979.

En 1965, el ayatolá Ruhollah Jomeiní escribió en un libro que no había ninguna prohibición religiosa sobre la cirugía de reasignación de sexo. – (Photo from Wikimedia).-

Aunque aparentemente el líder principal de Irán no tenía prejuicios en contra de las personas transexuales, al comienzo de su mandato tampoco les fue fácil sobrevivir.

Maryam Khatoon Molkara

Maryam nació en 1950 en Irán, y desde que tenía muy corta edad consideró que había nacido en el cuerpo equivocado, por esta razón quería realizarse una operación de reasignación de sexo para tener genitales femeninos.

Ella comenzó un contacto epistolar con Jomeiní en 1975, cuando el ayatolá se encontraba en el exilio y sin poder, cuando le pedía consejos religiosos acerca de su identificación sexual; incluso, Maryam llegó a visitar personalmente a Jomeiní en París, donde estaba exiliado.

Sin embargo, cuando la Revolución Islámica tomó el poder, ya que Maryam todavía no se había sometido a la operación, legalmente era considerada un “hombre homosexual” así que fue despedida de su trabajo dedicado a la televisión, forzada a tomar hormonas masculinas, a pesar de que ya había explicado que se identificaba como mujer; además que, fue internada en un hospital psiquiátrico.

Afortunadamente (debido a sus contactos) logró salir de la institución psiquiátrica y  comenzó una campaña por los derechos de las personas transexuales.

Posteriormente, quiso enfrentar directamente a Jomeiní en su residencia. Aunque incluso se vistió como hombre y llevaba un Corán en sus manos, fue golpeada por las fuerzas de seguridad pero fue rescatada por el hermano de Jomeiní; no obstante, el ayatolá accedió a verla, y Maryam logró convencerlo de que le diera su aprobación firmada para la operación de reasignación de sexo.

Aunque Maryam no realizó la cirugía hasta 1997, para 1987 se puso en vigencia una fatwa (ley religiosa) que permitía a las personas transexuales cambiar de sexo y además tener la posibilidad de casarse solamente con una persona del sexo opuesto.

De hecho, el gobierno puede cubrir hasta el 50% de los gastos médicos del proceso, ya sea inyección de hormonas o la cirugía.

Irán es el segundo país del mundo con más operaciones de reasignación de sexo, después de Tailandia.- (Photo from Wikimedia).-

Igualmente, en la actualidad las personas transexuales todavía sufren el estigma y los prejuicios en la sociedad persa, pero al menos en el contexto legal no hay problema alguno.  A pesar de que no sea ilegal, algunos activistas en Irán han declarado que después de la cirugía el gobierno se desentiende por completo de las personas transexuales.

Si bien se puede considerar a Irán como una especie de país pionero, en cuanto a los derechos de las personas transexuales en el Medio Oriente, la verdadera razón no es tan progresista como parece…

¿Cuál es realmente el problema?

La homosexualidad no solo es ilegal en Irán, también puede llegar a ser castigada con latigazos o pena de muerte, según la “gravedad” del caso para las autoridades iraníes.

Debido a la fuerte represión a la homosexualidad, muchos hombres gays se ven forzados (directa o indirectamente) a realizarse una cirugía de reasignación de sexo para poder estar legalmente con otros hombres, aunque no se identifiquen a sí mismos con el sexo femenino.

Shadi Amin es una escritora iraní que debió escapar del régimen islámico en 1983 y ha desempeñado un fuerte papel activista por los derechos LGBT+ en Irán, desde el exilio.-

Según la activista Shadi Amin, el Gobierno iraní ve la homosexualidad masculina como una enfermedad, en la cual los hombres están atrapados en el cuerpo de una mujer, y que por lo tanto desean estar con otros hombres; pero, también agrega que el Gobierno prefiere financiar muchas cirugías en lugar de ejecuciones masivas de homosexuales.

Garantizando seguridad a las personas transexuales, en lugar de ejecutar masivamente a los homosexuales, el régimen de Irán logra -además de evitarse el escarnio de las organizaciones de derechos humanos-, ganar la aclamación por sus leyes “progresistas”,  aun siendo un régimen fervientemente teocrático.

La sociedad iraní

Si bien el sistema legal de Irán es totalmente religioso y en gran medida la sociedad comparte estas opiniones, otra gran parte de los iraníes tiene modos de vida bastante progresistas y una opinión favorable de los valores occidentales, sobre todo la juventud.

Es relativamente común en Irán que algunos lugares tengan las banderas de Estados Unidos o de Israel en el suelo, para que las personas se vean obligadas a pisarlas, pero la gran mayoría se rehusa; de hecho, en 2020 se dijo en redes sociales que ciertas instituciones utilizaban la bandera LGBT+ de la misma forma, y nuevamente una gran parte de las personas optaron por caminar por otra vía para no pisarla.

A pesar de que cualquier tipo de celebración es llevada a cabo en secreto, el cuarto viernes de julio se celebra el Día del Orgullo (o Día de las minorías sexuales iraníes) en la nación persa. – (Photo from Wikimedia).-

Independientemente de que parte de la sociedad o juventud iraní discrepe de los prejuicios del Gobierno, las personas homosexuales son castigadas brutalmente en Irán en pleno siglo XXI, aunque legalmente se acepte a las personas transexuales, lo que refleja una gran contradicción en el país persa.

Con información de: The Sun / All That Is Interesting / Infobae / BBC / Wikipedia / Con imágenes de: Wikimedia / Instagram / Shutterstock

  • Me encanta 0
  • Me divierte 0
  • Me asombra 1
  • Me entristece 1
  • Me enoja 1



Es tendencia