La historia del Lady Be Good, el avión de la IIGM que reapareció tras 15 años desaparecido

La historia del Lady Be Good, el avión de la IIGM que reapareció tras 15 años desaparecido

En la Segunda Guerra Mundial hubo una enorme cantidad de aviones que desaparecieron en acción. Muchos nunca fueron hallados, y  aquellos encontrados estaban en pésimo estado. El caso del Lady Be Good es particular… fue hallado 15 años después y en buenas condiciones. 

Hallado en el desierto

El 4 de abril de 1943, un bombardero B-24 conocido como «Lady Be Good» partió de la ciudad de Soluq, en Libia, para cumplir una misión de ataque sobre Nápoles. El avión del ejército estadounidense llevó a cabo la tarea, pero en su regreso a África, fuertes vientos desorientaron a la tripulación. La nave perdió todo contacto y tras fallidas misiones de rescate, fue tomada junto a la tripulación como perdidos en acción. 

En 1958, un grupo británico dedicado a la explotación petrolera estaba estudiando las cuencas petrolíferas del desierto de Libia. Los topógrafos se toparon con el avión que había desaparecido 15 años atrás, y lejos de disipar el misterio a su alrededor, el mito aumentó cuando notaron que no había rastros de la tripulación, el bombardero estaba en muy buen estado además, había recipientes de agua dentro de la nave. 

Un año después, el ejército norteamericano realizó una búsqueda con la única meta de encontrar los restos de la tripulación integrada por nueve hombres que vivieron el enigma de su desaparición. 

Los restos del bombardero en el desierto del Sáhara.- (Wikimedia)

La explicación de lo sucedido

En las áreas aledañas a donde se encontró el avión se hallaron flechas improvisadas que señalaban un camino. Los símbolos estaban hechos con botas y paracaídas que pertenecieron a la tripulación. Tras 16 años de misterio, los restos de los hombres fueron hallados y con ellos una explicación de lo que les ocurrió. 

Luego de perder el contacto, los fuertes vientos generaron una tormenta de arena que arrebató la poca orientación que tenía la tripulación. Los hombres escribieron notas narrando lo sucedido. Cuando la gasolina del bombardero se empieza a agotar, creyendo que están sobre el mar Mediterráneo, las nueve personas toman sus paracaídas y abandonan la nave

Estando en el desierto, el grupo se pudo reunir gracias a las señales hechas con sus armas y pistolas de bengalas. Por otro lado, la nave voló hasta quedarse sin combustible y descendió hasta estrellarse a una distancia de alrededor de 27 km con respecto al lugar donde se reencontró la tripulación.  

El grupo se dispuso a avanzar hacia el noroeste, en donde se encontraba la base de Soluq a unos 640 km, aunque ellos pensaron que eran 150 km a lo sumo. Las extremas condiciones del desierto acabaron con las vidas de los tripulantes, quienes aguantaron ocho días y cuyos restos fueron hallados a 128 km de la zona de reencuentro.  

Con información de Gizmodo / Columna 2 / Aeronauticapy / Foto: Wikimedia

  • Me encanta 1
  • Me divierte 0
  • Me asombra 0
  • Me entristece 0
  • Me enoja 0



Es tendencia