Energías limpias y renovables con el cannabis

Energías limpias y renovables con el cannabis

El cannabis ha sido utilizado desde hace muchos años como un elemento generador de  energías limpias y renovables, ya que el cáñamo dispone de aproximadamente 30% de aceite. Por eso decidimos traer este post para que descubras algunos datos curiosos. 

El aceite de cáñamo ha sido de gran utilidad para la creación de fueloil diésel, para encargarse de nutrir los motores de aviones y de distintas máquinas como las de precisión. Se reconoce que este es un aceite de alta calidad, por eso es utilizado en este sector. 

Durante un largo tiempo, se ha ido vendiendo el aceite extraído de las semillas del cáñamo como aceite de iluminación. Otro de los grandes aceites que podía ser similar y hacerle la competencia al aceite de cáñamo era el aceite de ballena, y hablamos en la época de la historia de Abraham Lincoln. 

“La biomasa no debe de actuar como una alternativa sino que tiene que ser el futuro”.

Las energías limpias y renovables no son cosa de este siglo, un gran ejemplo fue en los primeros años del siglo XX, gracias a un gran ingeniero orgánico llamado Henry Ford, adelantó hasta un 90% de los combustibles fósiles que son utilizados hoy en día. 

Hace ya muchos años atrás que se podían haber suplantado por biomasas como el papel desechable, el maíz, cannabis y otros similares. 

El cáñamo dispone de aproximadamente 30% de aceite.-

Cannabis biocombustible

Aunque no lo creas, el aceite de cannabis es superior al petróleo, aparte se convierte en combustible de diésel muy fácilmente. Mediante los procesos de extracción química, se puede aumentar el rendimiento total del aceite de cannabis a un 40% del volumen de la semilla. 

Hablemos de la producción de las semillas, donde se logran extraer 1000 kilos por hectárea, lo cual equivale a 400 litros de aceite puro (Robinson, 1999:38). De esta misma forma se obtienen las semillas de cannabis a granel. El aceite de semilla de cáñamo arde tal cual como el aceite para calefacción. 

Esencialmente es más pesado que el combustible líquido procesado; además, contiene una mínima cantidad de metanol. Estas características permiten producir un combustible líquido y oxigenado de excelente calidad, con viscosidad y ebullición de propiedades similares al diésel de petróleo. 

Proporciona una fuerza máxima para los motores con poco monóxido de carbono y 75% menos de partículas y hollín. 

Utilizar las plantas secas de cáñamo como combustible es mucho más productivo. El proceso para la producción consiste en embalarlas en paquetes y luego quemarlas para obtener fuego que alimente a un grupo de calderas para producir electricidad. Este energético cultivo podría constituir una beneficiosa empresa. 

Para la conversión de los combustibles fósiles y de los biomateriales, se suele utilizar el mismo proceso de descomposición termoquímico básico; en este sentido, los desechos agrícolas y municipales también son excelentes, sirviendo de suministro para cubrir nuestras necesidades energéticas hasta en un 10%.

El maíz y la caña de azúcar, son plantas herbáceas que necesitan mucha humedad para sobrevivir, estas son las mejores para la descomposición bioquímica. 

La fermentación alcohólica final tiene una enorme utilización como materia prima química. La descomposición bacteriana da apertura a un biogás rico en metano, sirviendo como combustible de calderas. 

La energía renovable del cannabis

La mayoría de los productores de cannabis actuales, se ofrecen como ecológicamente responsables, manteniendo la adopción de técnicas que sean prácticas a la hora del cultivo orgánico, para alcanzar y suministrar un producto 100% natural proveniente directamente de la tierra. 

En la actualidad disponemos de energía fósil que genera un 80% de contaminación a nuestro planeta, lo que produce más y más veneno afectando nuestro medio ambiente. 

Investigadores aseguran que el sustituto más económico de estos conocidos métodos energéticos tan costosos e inútiles no son ni las placas solares, ni el viento, ni la energía geométrica, nuclear ni ninguna otra por el estilo, sino tan solo aprovechar la luz solar que equitativamente se reparte para cultivar los biomateriales para así obtener energías limpias y renovables

A nivel mundial la única planta, capaz de producir el mayor número de biomateriales es el cáñamo del cannabis, siendo el único recurso renovable que puede reemplazar los combustibles fósiles en aras del uso de energías limpias y renovables

Aprovechar las biomasas como carburantes debería ser una acción inmediata para lograr detener la contaminación de nuestro planeta y poner fin a la actual gran dependencia energética del petróleo. 

Cannabis fuente limpia y renovable

Combustible no es más sinónimo de petróleo. Gracias a los sistemas de energías limpias y renovables de biomasas se logra proveer de una fuente de combustible económicamente viable, que incluso, puede llegar a generar muchísimos puestos de trabajo. 

Los combustibles que derivan del biomaterial del cannabis pueden ser los nuevos sustitutos de toda clase de producto energético conocido del combustible fósil. 

Las plantas de cáñamo en crecimiento, durante el llamado proceso de transpiración “respiran” dióxido de carbono (CO²), para poder formar su estructura celular; el oxígeno que resta es expulsado recargando las reservas de aire del planeta.  

Entonces, al quemar la biomateria del cáñamo (ya rica en carbono) para obtener energías limpias y renovables, luego el CO² es reintegrado al aire. Este ciclo del CO² ayuda al equilibrio de los ecosistemas al completarse con la cosecha nueva del año próximo. 

Adicionalmente, por la transformación de la biomasa a través del proceso de pirólisis, se obtiene el carbón vegetal, el cual posee grandes beneficios; al ser de carácter natural, el carbón vegetal se consume de forma limpia tras su biodegradación, lo que puede ser el sustituto perfecto del carbón mineral, que es el principal componente de la lluvia ácida, gracias a la enorme cantidad de azufre que se desprende al ser quemado. 

Foto: Shutterstock

  • Me encanta4
  • Me divierte0
  • Me asombra0
  • Me entristece0
  • Me enoja0



Es tendencia