Menú
La ciencia detrás del orgasmo femenino

La ciencia detrás del orgasmo femenino


¿Alguna vez te has preguntado cómo explica la ciencia el orgasmo femenino? ¿Qué sucede en el cuerpo durante el clímax? O, quizás, ¿qué beneficios tiene para la salud? Aquí tienes respuestas directas y sencillas.

INTERESANTE

¿El orgasmo femenino tiene una función evolutiva?

El orgasmo masculino puede ser sintetizado como una cadena completa de movimientos que finalizan en una sensación de placer muy intensa. El mecanismo biológico tras el funcionamiento del orgasmo masculino resulta más obvio, ya que es lo que permite la eyaculación y, por tanto, la llegada al óvulo de la mujer para ser fecundado y lograr la procreación.

En el caso de las mujeres, no es tan evidente. ¿Qué es lo que justifica la función del orgasmo femenino desde la perspectiva evolutiva? La ciencia ha dado algunas respuestas que permiten aclarar el tema. Según el zoólogo Desmond Morris, en 1967, en el caso de la mujer, el orgasmo no tiene una función evolutiva.

En la ciencia, el clítoris es el equivalente al pene. En la mayoría de los casos las mujeres experimentan el orgasmo con la estimulación de esta parte de los genitales, que no está en contacto directo con el pene durante la penetración. Dicho de otra manera, a nivel evolutivo, no ofrecería una función directa más allá del bienestar sexual femenino. ¿O sí?

¿Qué función tiene el clítoris en el orgasmo femenino, según la ciencia?

Lo cierto es que el clítoris, dentro del complejo y fascinante cuerpo de la mujer es una parte fundamental en la salud sexual femenina. Aunque el aparato reproductor no dependa del orgasmo para cumplir su objetivo, las mujeres experimentan la excitación a través del clítoris. En muchas ocasiones la excitación de las mujeres se siente directamente en esta zona, al igual que les sucede a los hombres con el pene.

La estimulación sexual a través de los sentidos se manifiesta físicamente en este tipo de eventos físicos: la zona clitoriana cosquillea y se puede notar un aumento de su volumen debido a la acumulación de sangre en ella producida por la excitación, un proceso similar al que experimentan los hombres.

Algunos científicos coinciden en definir el orgasmo como un ‘subproducto evolutivo’, especialmente si lo enmarcamos dentro de la teoría evolutiva de Darwin. Un subproducto evolutivo es, a ojos de este científico, un rasgo que era arrastrado de otros.

El clítoris en la teoría evolutiva Darwiniana

Podríamos encontrar un símil de subproducto evolutivo en los pezones de los hombres. Son partes del cuerpo humano que comparten ambos sexos, pero que se desarrollan más en la mujer con el claro objetivo de permitir el amamantamiento.

Ahora bien, ¿de dónde vienen estas características compartidas? ¿Por qué podemos hacer símiles entre los aparatos reproductores de hombres y mujeres? Esto es porque, en la etapa más temprana de nuestro desarrollo como seres vivos, todos los humanos partimos de la misma estructura embrionaria. Es decir, durante este momento de la gestación no somos un sexo u otro.

Es cuando aparecen las hormonas, estrógenos y testosterona, cuando empiezan a desarrollarse las partes que van a ser cruciales para la reproducción en ambos sexos. En los hombres los pezones no se desarrollan, como sí lo hace el pene.

En el caso de las mujeres, los senos y el resto de los órganos empiezan a desarrollarse para adaptar la estructura física a la ‘función biológica’. No obstante, toda esta teoría tan técnica, hoy en día, nos sirve de poco. Lo que sí nos concierne directamente es la forma en la que el orgasmo mejora la salud de la mujer.

Beneficios del orgasmo femenino según la ciencia

Durante el orgasmo femenino se produce un aumento de la frecuencia cardiaca, que pasa de entre 70 y 80 a 150 pulsaciones por minuto. También aumenta la presión sanguínea y se hace uso de una respiración más profunda. Pero todo esto se produce en hombres y mujeres a la vez. ¿Hay alguna diferencia?

Las contracciones rítmicas que se producen durante el orgasmo femenino a nivel vaginal, perianal y uterino son la diferencia fundamental. ¿Qué hacen estas contracciones? Se dice que tienen la función de ayudar al esperma a llegar al óvulo y mantenerse dentro del conducto vaginal.

Es por todo esto que las teorías evolucionistas sostienen que el orgasmo tiene la función de favorecer la retención del esperma dentro del aparato reproductor femenino para aumentar las probabilidades de fecundación. 

La naturaleza tiene razones que la razón humana no siempre entiende y lo que es un hecho más que constatado es que el orgasmo femenino tiene la capacidad de mejorar notablemente la salud de la mujer: mejora la resistencia cardiopulmonar, aumenta la autoestima, la piel se vuelve más brillante y psicológicamente se enfrenta mejor el estrés.

Por eso, con función evolutiva o sin ella, la ciencia respalda el orgasmo femenino como una herramienta fundamental para la salud y bienestar de las mujeres.

--

--


Lo que más gusta

Lo más destacado