La carta que salvó la vida de la icónica escritora Jane Austen, en 1783

La carta que salvó la vida de la icónica escritora Jane Austen, en 1783

Jane Austen (1775-1817) es una de las autoras más influyentes de la literatura universal. En 1783, a los 7 años de edad, la joven autora casi muere a causa de una peligrosa infección. ¡Te contamos cómo una carta salvó su vida y le permitió convertirse en la novelista más importante de su generación!

Jane Austen, la novelista universal

Jane Austen nació en Steventon, Reino Unido, el 16 de diciembre de 1775. Conocida por su precocidad y su excepcional talento en la literatura, Austen escribió varios libros que, con el transcurrir del tiempo, se convertirían en obras imprescindibles para próximas generaciones, tanto en Reino Unido como fuera de él.

Pese al tono conservador que muchos expertos suelen señalar con respecto a su obra, otras miradas apuntan a que su arte se trata de una apreciación ficcionalizada del pensamiento filosófico de Mary Wollstonecraft, sobre la educación de la mujer durante el siglo XVIII.

Dentro de sus novelas más destacadas, se encuentran: Sentido y sensibilidad (1811), Orgullo y prejuicio (1813), Emma (1815), Persuasión y La abadía de Northanger, ambas publicadas de manera póstuma en 1817.

La carta que salvó su vida en 1783

Jane Austen era la séptima hija del matrimonio entre el reverendo George Austen,-quien fungía como el párroco anglicano de la localidad-, y Cassandra Austen.

En la primavera de 1783, la joven autora y su hermana Cassandra fueron enviadas a Oxford, con la intención de quedarse por un tiempo en casa de una de sus primas, Jane Cooper. Jane contaba únicamente con 7 años de edad, mientras su hermana y su prima tenían 10 y 12, respectivamente.

Las niñas serían instruidas por la Sra. Ann Cawley (1736-1787), la viuda de Ralph Cawley, quien había sido el director del Brasenose College, uno de los 38 colegios que conforman la Universidad de Oxford.

En los meses siguientes, la Sra. Ann Cawley decidió mudarse a Southampton, al sur de Inglaterra, y llevarse a las niñas con ella. No obstante, una vez asentadas allí, Cassandra y Jane se enfermaron de gravedad a causa de lo que, para entonces, era conocido como una “fiebre pútrida”, aunque se infiere que pudo haberse tratado de una especie de difteria o tifus.

A pesar de que la gravedad de la infección casi provoca la muerte de las niñas, la Sra. Ann Cawley, por alguna razón inexplicable, decidió no comunicarse con sus padres. No obstante, su prima Jane Cooper, quien era la mayor de las tres, tomó la iniciativa de redactarles una carta a sus tíos, explicando la situación.

Consecuentemente, las preocupadas madres viajaron a Southampton, con la finalidad de llevarles hierbas y medicina que, con el tiempo, las sanaron y les permitieron regresar a casa sanas y salvas.

En su libro The Austen Girls: The Story of Jane & Cassandra Austen, the Closest of Sisters (2019), la autora Helen Amy señala cómo “Sin la intervención de su prima a tiempo, Jane Austen habría muerto y el mundo se habría perdido su extraordinario talento”.

Con información de: Brasenose College / BBC Mundo / Lecturalia / Foto: Wikimedia

  • Me encanta 3
  • Me divierte 0
  • Me asombra 0
  • Me entristece 0
  • Me enoja 0



Es tendencia