Espeluznantes descubrimientos: La momia que grita

Espeluznantes descubrimientos: La momia que grita

Todos conocemos la catalepsia, ese terrible trastorno que protagonizó grandes horrores a lo largo de la historia, ese del que tanto habló Edgar Allan Poe en historias como El entierro prematuro y que llevó a muchas familias a colocar campanas en los ataúdes de sus seres queridos por si acaso.

En la catalepsia, la persona presenta todos los síntomas de un fallecido pero muchas horas o incluso días después, la persona vuelve a la normalidad, ya que nunca murió realmente. Se conocen miles de casos en los que diagnosticados como clínicamente muertos, se enterró a la gente que días después despertó en su propio ataúd para morir allí totalmente aterrorizados y en el olvido.

Para el año 1886 el arqueólogo Gaston Maspero quien para la fecha encabezaba el Servicio de Antigüedades Egipcias, descubrió una sepultura muy diferente a con las que acostumbraba hacer su trabajo. Esta no contaba con ningún tipo de inscripción y no tenía nada que la identificara.

Al abrirla junto a su equipo de investigadores, encontraron algo peor, el cuerpo increíblemente conservado de una rígida momia cubierto por lana de oveja, algo que para los egipcios era una suerte de deshonra. A su vez, la momia tenía inexplicablemente sus piernas y brazos atados, y lo más perturbador: lo que quedaba de su rostro tenía una profunda expresión de desesperación y estaba profiriendo un grito con toda su boca abierta.

Sin embargo esta persona no fue enterrada viva. En todo el mundo se descubrieron miles de momias con esa expresión y se trata de algo muy natural. En el lento proceso de descomposición, la mandíbula cae y deja la boca abierta como si se tratara de un grito desesperado. De todas formas, esta explicación no hace menos perturbador el hallazgo de una momia con la boca ampliamente abierta.

@Culturizando
Fuente: ojocientifico.com

Culturizando no se hace responsable por las afirmaciones y comentarios expresados por sus columnistas, anunciantes o foristas; y no reflejan necesariamente la opinión de la misma.
Culturizando se reserva el derecho a eliminar aquellos comentarios que por su naturaleza sean considerados ofensivos, injuriantes, fuera de la ley o no acordes a la temática tratada.
En ningún momento la publicación de un artículo suministrado por un colaborador, representará algún tipo de relación laboral con Culturizando.

  • Me encanta 0
  • Me divierte 0
  • Me asombra 0
  • Me entristece 0
  • Me enoja 0



Es tendencia