Menú
Escucha "E35 • Emil Hácha, el hombre que entregó Checoslovaquia a Hitler • Historia Bélica • Culturizando" en Spreaker.

Emil Hácha, el hombre que entregó Checoslovaquia a Hitler

Mientras la Alemania nazi planificaba una expansión «necesaria para su desarrollo y crecimiento», un vetusto personaje trató de impedir que Checoslovaquia cayera en manos del III Reich. Imposibilitado de hacerlo por cualquier medio, la pasividad del presidente checo Emil Hácha ante las amenazas de invasión de Adolfo Hitler lo han colocado en la historia como un cobarde colaboracionista que entregó el territorio de su país al dominio invasor de los teutones. Sin embargo, hay quienes prefieren verlo como el hombre que impidió un derramamiento de sangre y una destrucción inminente de la antigua Bohemia y Moravia. Les contamos la historia de Emil Hácha.

Antecedentes

La ocupación alemana del 15 de marzo de 1939 en Checoslovaquia no fue un hecho aislado. Por detrás de aquel suceso existían justificaciones ideológicas, tratados jurídicos y declaraciones no cumplidas. Francia y Reino Unido sin haberse dado cuenta, buscando evitar una “guerra europea”, permitieron a Adolf Hitler, cumplir con su política exterior de recuperar el “espacio vital alemán”.

Bajo la idea de una desproporción entre población y territorio, Hitler, en su obra “Mein Kampf”, anunciaba: “los alemanes tienen el derecho moral de adquirir territorios ajenos gracias a los cuales se espera atender al crecimiento de la población”. Lebensraum era la palabra con la que se definía dicha aspiración.

Entre 1936 a 1939, antesala a la Segunda Guerra Mundial, el führer puso en marcha su aparato militar y económico para conseguirlo. Su primer objetivo fue Austria, luego Checoslovaquia y, finalmente, Polonia.

Durante dos decenios, Checoslovaquia se mostró ante los ojos de Europa como una república modelo: estable y democrática. No obstante, por detrás de aquella fachada se ocultaba una profunda división étnica. Checos y eslovacos en su mayoría. Por detrás de ellos, un 22% de germanos concentrados en la zona de los Sudetes, frontera con la Silesia y Sajona alemana, y el resto disperso entre húngaros, polacos y rutenos. Desde 1919, con la firma del Tratado de Versalles, aquellos pueblos germanos habían quedado escindidos de Alemania.

Producido el Anschluss austriaco (anexión del país al Tercer Reich), el gobierno alemán reivindicó las pretensiones de autonomía de los Sudetes germanos. A partir de ello, el presidente checo, Edvard Beneš, movilizó sus tropas a aquella frontera y comenzó la tensión entre ambos países.

Con la intención de encontrar una solución para la denominada “crisis de los Sudetes”, el entonces primer ministro británico, Neville Chamberlain, visitó al führer. En la ciudad de Berchtesgaden, Hitler le aseguró que si pudiera obtener los Sudetes, no haría más reclamos territoriales en Europa.

Reunidos en Múnich el 30 de noviembre de 1938, representantes de Francia, Reino Unido, Italia y Alemania aprobaron la anexión de los Sudetes al Tercer Reich a cambio de la declaración del Canciller Imperial alemán de que no tenía más ambiciones territoriales.

A pesar de lo alcanzado en la capital alemana, lo que pasó en los hechos fue distinto a lo que se alcanzó en palabras. Mientras se expandía hacia Polonia, Hitler empezó a presionar a Emil Hácha –sucesor de Beneš- para que pusiera a Checoslovaquia bajo la protección alemana. Aprovechando la debilidad territorial de aquél país (por haber cedido también un tercio de Eslovaquia a Hungría y Zaolzie a Polonia) el Führer programó la invasión alemana a Bohemia y Moravia.

Para que el golpe final a Checoslovaquia fuera certero, Hitler se sirvió de las diferencias étnicas que existían. Desde octubre de 1938 que los eslovacos tenían un gobierno propio que bregaba por el separatismo. Su líder Jozef Tiso, días antes que se produjera la invasión nazi, se reunió con el Führer para conseguir una mayor independencia. La oferta nazi era sencilla: si no proclamaba su independencia y se ponía bajo la tutela del Reich, tropas alemanas ocuparían la cuenca del río Váh y repartirían Eslovaquia entre los países vecinos. Aunque estaba en contra de esa oferta, Tiso sabía que estaba entre la espada y la pared. Entregándose al amparo alemán, el 14 de marzo la Asamblea Bratislava proclamó la independencia de Eslovaquia.

La mañana siguiente, Hitler se reunió con Hácha. En aquellas reuniones, el presidente checoslovaco fue obligado a firmar la conversión del país al Protectorado de Bohemia y Moravia. El 15 de marzo de 1939 las tropas alemanas entraron a la ciudad sin resistencia alguna. Checoslovaquia, como tal, había desaparecido.

Si bien Hácha mantuvo su cargo como presidente, sus funciones fueron relegadas al supervisor (Reichsprotektor) Freiherr Konstantin von Neurath. Por otra parte, el poder de policía quedó a cargo de la Gestapo lo cual significó la prohibición de partidos políticos y la persecución de la población judía. A pesar de que el dominio alemán no fue tan brutal como en otros territorios, el escenario se complicó a medida que avanzaba la guerra.

Emil Hácha, el hombre que entregó Checoslovaquia a Hitler

La historia de Hácha

Emil Hácha es uno de los personajes más polémicos y trágicos de la historia de este país. ¿Traidor o patriota? Mirando hacia atrás, podemos decir que probablemente no era ninguno de los dos.

Para discutirlo es necesario partir de lejos, es decir de los “acuerdos” de Munich de septiembre de 1938, cuando Alemania, Francia, Reino Unido e Italia decidieron arbitrariamente mutilar las fronteras occidentales de Checoslovaquia. El presidente Edvard Beneš ni siquiera había sido invitado y eso fue un error fatal para Londres y París, que en consecuencia legitimó la perversa política de apaciguamiento de Hitler, dejando libre a Berlín. Libre, incluso hasta el punto de que unos meses después, en marzo de 1939, a pesar de los tratados por los que había obtenido el territorio de los Sudetes, Hitler invadió toda la región.

La transferencia de los territorios en la frontera con la Alemania nazi condujo al paso de la Primera a la Segunda República Checoslovaca el 1 de octubre de 1938. Esto fue intolerable para Beneš, quien poco después renunció y luego se exilió en Londres.

El 30 de noviembre de 1938 fue sucedido oficialmente por el católico conservador Emil Hácha. Viudo desde febrero del mismo año, se graduó en derecho a finales del siglo XIX en la Universidad Carlos IV (donde más tarde se convirtió en profesor asociado), abogado, juez del Tribunal Supremo Administrativo en la Viena de la posguerra y, por tanto, juez en el órgano similar de Praga.

Fue Tomáš Masaryk, primer presidente de la República Checoslovaca, quien lo nombró, en 1925, presidente del Tribunal Supremo Administrativo. Especializado en derecho internacional, experto legal y traductor del inglés al checo, el católico Hácha estaba sinceramente convencido de la independencia del territorio checoslovaco de la Alemania nazi después de los acuerdos de Múnich.

La tensión aumentó significativamente con el Reich hasta la primavera de 1939, cuando el 13 de marzo el fanático y sombrío antisemita Jozef Tiso, líder del Partido Popular Eslovaco, fue convocado a Berlín por Adolf Hitler en persona, quien lo convenció de votar por la independencia de la capital de Bohemia en el Parlamento de Bratislava, un antiguo sueño eslovaco que, en opinión de Hitler, sirvió para debilitar al gobierno de Praga.

Vestido con un esmoquin oscuro, la noche del 14 de marzo, Hácha tomó el tren a Berlín para evitar la invasión alemana de Bohemia y Moravia al día siguiente. Habiendo llegado a la capital del Reich a altas horas de la noche, se reunió de inmediato con el ministro de Relaciones Exteriores alemán, Joachim von Ribbentrop. Fue Hitler quien convocó a Hácha, quien sin embargo tuvo que esperar al Führer durante al menos dos horas. Una estrategia diabólica para frustrar aún más al presidente, anciano y evidentemente estresado.

Mientras el anciano esperaba, Hitler estaba viendo una película. Al Führer le gustaba el cine y generalmente se iba a dormir muy tarde, después de ver una película. Cuando atendió a Hácha, era la 1:30 de la mañana del 15 de marzo. Hitler tenía prisa, pero más aún Hermann Göring, el todopoderoso y muy corrupto número dos del Reich, presente en las conversaciones con el presidente checo.

Prácticamente se le presentó un ultimátum a Hácha: la invasión alemana se llevaría a cabo en cualquier caso, pero el anciano político con sede en Praga podría decidir si cooperar o no. En caso de falta de cooperación, la fuerza aérea alemana habría destruido Praga tres horas después. Tras escuchar la terrible intimidación del jefe de la Luftwaffe, Hácha sufrió un infarto, tanto que el médico personal de Hitler tuvo que ponerle una inyección para que recobrase el sentido.

Impotente, sin poder hacer nada, Hácha accedió a colaborar con el Tercer Reich; la Wehrmacht entró en la capital checoslovaca a primera hora de la mañana. Francia y Gran Bretaña no reconocieron la invasión de Bohemia y Moravia por parte de los nazis, pero tampoco se pusieron del lado del “oponente” Beneš. Esto no importaba ahora: Alemania ya no podía ser detenida; y menos de seis meses después la guerra volvería al Viejo Continente.

La Segunda República Checoslovaca estaba muerta; a partir del 15 de marzo Hácha se convirtió formalmente en “Presidente de Estado” del Protectorado de Bohemia y Moravia, pero a todos los efectos fue colaborador directo (o indirecto) de la red nazi. “Por lo que he hecho, la Nación me llamará traidor. Pero, ¿qué otro camino podría haber elegido? Si no lo hubiera hecho, nos hubieran matado a todos”, confesó un atribulado Hácha a sus familiares.

Aunque despreciaba a la Gestapo, las relaciones con Konstantin von Neurath, gobernador de las tierras ocupadas de 1939 a 1941, fueron de convivencia forzada, pero no malas. Hácha intentó denunciar la labor de germanización total de suelo checo por parte del ex embajador alemán en Londres, además de solicitar la liberación de algunos prisioneros y estudiantes que acabaron en campos de concentración.

Las cosas cambiaron el 27 de septiembre de 1941 con la llegada de Reinhard Heydrich para reemplazar al élder Baron von Neurath, quien había sido acusado de no ser lo suficientemente duro con la resistencia checa. Heydrich impuso un clima de terror en el Protectorado, donde era muy temido. Hácha, indefenso, amenazó con dimitir (sin hacerlo).

La llegada del arquitecto de la Solución Final a Praga trastocó toda la región, que de acuerdo con el conocido resentimiento nazi hacia los «inferiores» checos, se convirtió, gracias a su conformación industrial, en la «fábrica» ​​del gran Reich, así como uno de los lugares favoritos de los nazis para expulsar a judíos y otros «indeseables». El 4 de diciembre de 1941, Hácha pronunció un discurso radial ante el pueblo checo en el que denunció a Beneš, que fue percibido por muchos como una gran traición.

Tras el ataque y muerte de Heydrich, Alemania supo que había perdido una de sus mejores piezas en el tablero de ajedrez del nuevo Lebensraum. Para congraciarse con los furiosos nazis, a fines de mayo de 1942 Hácha optó por atacar nuevamente a Beneš por radio, describiéndolo como el enemigo número uno del país y responsable del malestar de los checos. Si el ex presidente no se hubiera ido al extranjero, dijo Hácha, “nuestra patria sería el lugar más bendecido y pacífico de Europa”.

Hácha intentó complacer pasivamente a los nazis, que mientras tanto, habían pulverizado el pueblo de Lidice y exterminado a sus habitantes después de la muerte de Heydrich. Si ya era impopular cuando fue elegido presidente de la República en noviembre de 1938, tras la guerra los partisanos checoslovacos y muchos ciudadanos vieron a Hácha como un siniestro colaborador de los nazis.

Hácha sobrevivió al final de la guerra en Europa el 8 de mayo de 1945, pero cinco días después las tropas soviéticas ocuparon la ahora exgobernación, y el jurista, prisionero número 3844, acabó en la prisión-hospital de Pankrác, donde falleció. el 27 de junio de 1945. El funeral tuvo lugar tres días después; sus restos están enterrados en Vinohrady. Algunos afirmaron que fue un asesinato, pero la salud de Hácha había sido precaria durante años.

Reacio y débil para el papel que se le confió, Hácha, que sin embargo pudo renunciar, es recordado por haber sido una figura melancólica obligada a tomar decisiones difíciles. Sin duda tenía un gran peso sobre sus hombros pero no era el único en la Europa de la época. Atormentado y atropellado, ¿debe ser considerado un traidor o un patriota? En realidad, ninguno de los dos: como muchos soberanos, primeros ministros, líderes de Europa en la década de 1930, no solo se vio involucrado en algo más grande que él mismo, sino que no demostró ser capaz de hacer frente a circunstancias objetivamente complejas. .

Imagen portada: Shutterstock

 

--

¿Te gustó este artículo? Suscríbete GRATIS a nuestro WHATSAPP para que recibas directamente en tu teléfono lo mejor de Culturizando.


Lo que más gusta

Lo más destacado

x