El protector solar: la mejor de las cremas

El protector solar: la mejor de las cremas

Por: Erika De Paz |

Jamás salgo de mi casa sin colocarme protector solar en la cara. Pero existen quienes sólo lo utilizan en verano y, tras un par de usos, lo engavetan. Allí permanece por meses hasta que, finalmente, expira. Este tipo de personas están seguras que una loción jamás le va a ganar la batalla al gigante y poderoso sol. Y en parte tienen razón: los bloqueadores no evitan completamente las quemaduras; todos, sin excepción, dejan pasar cierta cantidad de radiación a nuestro cuerpo. Sin embargo, si se aplican de manera correcta, podemos disminuir considerablemente el daño producido por los rayos de esta estrella luminosa.

Sabemos que exponernos al sol de forma moderada es importante. No sólo porque mejora nuestro estado de ánimo y fortalece el sistema inmunológico, sino porque promueve la síntesis de la vitamina D en nuestro organismo. Esta vitamina contribuye a calcificar los huesos y dientes, ya que permite que el cuerpo absorba el calcio que necesitamos. Pero, para lograr esto, sólo debemos exponernos al sol de forma directa de 10 a 15 minutos, unas tres veces a la semana. No tenemos que quemarnos como tejas si queremos obtener estos beneficios; broncearnos de manera constante resulta dañino para la salud.

Pero, ¿qué son protectores solares?, ¿por qué son tan importantes? Estos productos contienen sustancias que reducen la cantidad de rayos que penetran en la piel. Cuando los aplicamos, se crea una capa que evita que los rayos nos toquen directamente. Aun cuando sabemos que tomar sol en exceso puede ocasionar enfermedades tan graves como el cáncer de piel, la mayoría de las personas prefieren no utilizarlos, o lo hacen exclusivamente cuando tienen el mar enfrente.

Los dermatólogos han insistido por años en el uso diario de los protectores solares. Y es que la piel nunca olvida, en eso se parece a los elefantes. Los daños provocados por el sol se van acumulando, y la piel los “recuerda”. Una vez que ocurren son irreversibles. Estas quemaduras luego se ven reflejadas en la aparición de manchas, arrugas y, en el peor de los casos, en cáncer de piel. Contrario a lo que se cree, no es suficiente resguardarnos en una sombra o utilizar sombreros y lentes para protegernos del sol: el uso del protector solar también es importante si queremos mantener nuestra piel sana y joven, por eso muchos especialistas lo consideran la mejor crema de todas. Pero debemos saber cómo elegir el protector solar adecuado para nuestra piel y cómo utilizarlo correctamente.

Normalmente, la protección empieza a funcionar 20 minutos después de habernos puesto el bloqueador solar, y dura aproximadamente dos horas, por lo que es indispensable repetir la aplicación luego de este tiempo. De hecho, esto es mucho más importante que elegir el protector con el factor de protección solar (FPS) correcto. El FPS es un factor que determina el tiempo que una persona puede estar expuesta al sol. Cuanto más alto es el FPS, más largo es el período que podemos exponernos al sol sin que la piel se queme. Pero eso no significa que un protector solar que tiene un FPS de 15 sea la mitad de efectivo que uno de 30: mientras que el primero protege contra un 93% de los rayos, el segundo brinda un 97% de protección.

En general, los dermatólogos recomiendan que el FPS no sea menor a 30. Pero las pieles más claras que se enrojecen fácilmente, deben elegir uno con una protección de 50. También señalan que es importante aplicar la cantidad necesaria; muchos estudios demuestran que las personas se colocan menos de lo indicado. Cuando hacemos esto, se reduce la efectividad de la protección, al igual que cuando lo aplicamos de manera dispareja, o lo hacemos sobre la piel mojada. Todos estos factores interfieren con la efectividad del protector. Por último, es importante recordar que durante los días nublados también hay que usarlo, y no debemos olvidar que los protectores solares expiran; de hecho, según muchos especialistas, dejan de ser efectivos un año después de haber sido abiertos.

Todos, sin excepción, tenemos que utilizar protector solar, incluso  las personas con pieles oscuras (aunque ellas pueden aplicarse uno con un factor más bajo). Es importante crearnos este hábito, y dejar a un lado el fastidio que nos produce destapar y untarnos esta loción. Es un atentado contra nuestra piel no hacerlo, sobre todo si recordamos que ésta constituye el órgano más grande del cuerpo humano.

Por: Erika De Paz | IG @ERIKADPS |

Foto: Protector Solar Shutterstock

  • Me encanta0
  • Me divierte0
  • Me asombra0
  • Me entristece0
  • Me enoja0



Es tendencia