Menú
Diferencias entre la energía solar fotovoltaica y térmica

Diferencias entre la energía solar fotovoltaica y térmica

Cada vez son más las personas y empresas que ven con buenos ojos la energía que se puede conseguir desde el sol. No solo porque es una energía limpia y respetuosa con el medio ambiente, sino porque permite reducir la factura energética de manera importante. Por ese motivo, en un momento en el cual la luz no para de subir, cada vez son más las personas que se interesan por la energía solar.

Dentro del mundo de la energía solar podemos encontrar dos tipos de energías que proceden de la misma fuente, el sol, pero son muy diferentes. Concretamente hablamos de la energía solar fotovoltaica y la térmica. Si quieres saber más sobre ellas, te vamos a mostrar las diferentes de las mismas a lo largo del artículo.

¿Cuál es la fuente de energía?

En los dos tipos de energía, la fuente de energía siempre es el sol. Pero dependiendo de la energía que queramos obtener, el aprovechamiento del sol será uno u otro.

Concretamente podemos ver como la energía solar térmica aprovecha el calor del sol, mientras que la fotovoltaica aprovecha más la luz, es decir, la radiación. Por supuesto, para conseguir capturar esa energía, hacen falta paneles solares, los cuales deben ser adaptados al tipo de energía que se quiere conseguir.

Por suerte, a día de hoy hay paneles solares adaptados a todo tipo de necesidades. Analizando el catálogo de paneles solares de Solarplak nos damos cuenta de que hay paneles grandes, pequeños, medianos… Lo único que hay que hacer a la hora de elegir el adecuado, es tener en cuenta el tipo de energía que necesitamos y la cantidad. No hay que olvidar el espacio que podemos dedicar a la instalación. Cada uno de ellos debe tener su espacio para tener la certeza de que va a poder realizar su trabajo sin problemas.

¿Cómo se guarda la energía generada?

La energía capturada a través de los paneles solares se guarda de manera diferente según el tipo de producción energética por la que se esté optando.

La energía térmica siempre guarda la energía a través de depósitos de agua, mientras que la energía solar fotovoltaica guarda la producción en baterías. Eso demuestra una vez más que esos dos tipos de energía son más diferentes de lo que parece, aunque ambas provengan del sol.

¿Cuáles son los usos de la energía fotovoltaica y térmica?

Como hemos comentado anteriormente, cada tipo de energía se guarda de una manera diferente, por lo que se usa para diferentes fines. Y todo a pesar de que todo proviene del sol.

La energía térmica se obtiene a través de paneles térmicos especiales. Los mismos captan el calor y sirven para calentar fluidos. Normalmente se suele usar esa energía para calentar el agua caliente, pero también se puede usar para climatizar viviendas o incluso edificios. Es una manera de conseguir un sistema de calefacción más sostenible. Es importante dejar claro que este tipo de energía también puede ser usada para crear electricidad de manera indirecta.

La energía fotovoltaica se obtiene a través de paneles solares fotovoltaicos. Se puede decir que es la más conocida y usada, debido a que siempre se usa para crear energía. Esa energía se puede usar para alimentar energéticamente a la empresa o la vivienda. Por supuesto, se puede guardar en baterías o vender a la red eléctrica cuando se produce en exceso.

¿Qué energía es más económica?

Para dar respuesta a esta pregunta hemos solicitado ayuda a los expertos de Solarplak, los cuales nos han comentado que el coste de los paneles es más o menos lo mismo. Es decir, dependiendo del uso, tendremos que elegir entre una alternativa u otra.

Normalmente, el precio suele ser un poco más bajo que el de la fotovoltaica que el de la térmica, pero realmente no hay mucha diferencia. Como nos informan, el precio no es bajo, pero la inversión merece la pena porque se amortiza a los pocos años. Y más ahora que el precio del gas y la luz están por las nubes. De aquí que cada vez más familias y empresas estén dando el salto a este tipo de energía renovable.

¿Cuáles son las ventajas de usar la energía solar?

Tras conocer a fondo los dos diferentes tipos de energía, hemos podido saber que las dos se obtienen a través de la energía solar. Por ese motivo, podemos certificar que es un tipo de energía renovable y que beneficia de manera directa al medio ambiente.

Gracias a este tipo de energía, una vez realizada la instalación las familias pueden disfrutar de energía gratuita, limpia y lo más importante, renovable. Eso quiere decir que se deja de usar fuentes contaminantes que están provocando el temido calentamiento global. Por todo ello, son muchas las personas que tras estudiar mucho la situación están dando el cambio para poner su pequeño granito de arena.

Otra de las ventajas de la energía solar va ligada al factor económico. Es verdad que los paneles y la instalación no son baratos, pero a medio y largo plazo se puede ahorrar mucho dinero. Hasta hace poco, se decía que en 8 o 10 años se amortizaba la inversión, pero ahora se realiza mucho antes. Con el precio del gas y la luz por las nubes, el ahorro es muy grande. Una instalación completa de los dos tipos puede permitir el aislamiento energético. Si no se puede disfrutar del aislamiento porque no se obtiene la energía total necesaria, el ahorro en las facturas es muy grande. Por ese motivo, es normal que la demanda de paneles solares de los dos tipos de energía no pare de crecer.

Finalmente, es importante destacar la ventaja del mantenimiento. Este tipo de paneles son fáciles de mantener, por lo que el coste y esfuerzo son muy bajos. Todo esto hace que las familias y empresas que pueden ya estén dando el salto. ¿Tú todavía no lo has hecho? Puede ser un buen momento para comenzar a buscar información.

--


Lo que más gusta

Lo más destacado

x