El curioso origen de la expresión: «Solo sé que no sé nada»

El curioso origen de la expresión: «Solo sé que no sé nada»

«Solo sé que no sé nada» es una frase famosa del filósofo griego Sócrates (470 – 399 a. C.) la cual expresa en qué radicaba su profunda sabiduría y la particularidad de su enseñanza.

Sócrates con esta frase expresaba que no se veía a sí mismo como portador del saber máximo. Confesaba que estaba consciente de su ignorancia en múltiples aspectos y se mostraba con la voluntad de aprender cada día más.

Esta frase que se ha convertido en dicho popular se le atribuye a Sócrates gracias a uno de sus discípulos. Platón recoge en su obra Apología de Sócrates los comentarios y circunstancias que rodearon el juicio y muerte de Sócrates.

Según lo que escribe Platón, al momento del juicio contra Sócrates -por corromper a los jóvenes y la sociedad- Querefón, amigo del filósofo, se dirigió al oráculo de Delfos. Preguntó si había un hombre más inteligente que Sócrates a las adivinas pero le contestaron que nadie era más sabio.

Sócrates poseía una gran humildad. Esta cualidad más su curiosidad eran los motores de su sabiduría – Imagen: Wikipedia.-

Cuando le cuentan sobre el mensaje del oráculo Sócrates se sorprende y se propone consultar con otras personas que considera inteligentes.

Cada una de las personas a las que se dirige cree saberlo todo. Sócrates se da cuenta que esto es lo que le diferencia de los demás. El reconocimiento de su ignorancia lo hace más sabio. Confirma que el oráculo tenía razón: “Si yo soy el más sabio es porque no creo saber lo que no sé”.

¿Cuál es el significado profundo de «Solo sé que no sé nada»?

Al decir esta frase se quiere expresar que se tiene la voluntad de adquirir conocimientos sobre diversos temas. A su vez el individuo admite que tiene consciencia de la cualidad ilimitada de los saberes.

Uno de los métodos de aprendizaje que se utilizan a menudo, ya sea en cursos, universidades y otros centros de estudios, es el principio de olvidar todo lo que se sabe o se supone y comenzar desde cero. En otras palabras es decir: “Solo sé que no sé nada”.

Al partir del reconocimiento de la ignorancia se despierta la curiosidad. El ser tiene la mente abierta para adquirir nuevos conocimientos o complementar los que ya posee sobre un asunto.

Hay que entender que a pesar de poseer una vasta biblioteca de conocimientos siempre se puede aprender a través de las ideas de otras personas. Podemos ampliar la información y descubrir perspectivas enriquecedoras. Por eso, por más que creas saber, recuerda que siempre hay algo nuevo por aprender.

El origen de la enciclopedia: una creación que fue prohibida

Con información de: Cultura genial / Clarín / Crónica global / Imagen: Shutterstock
  • Me encanta 9
  • Me divierte 2
  • Me asombra 1
  • Me entristece 2
  • Me enoja 3



Es tendencia