Menú
¿Cuáles técnicas de estudio son más efectivas? Conoce los beneficios de usar subrayadores

¿Cuáles técnicas de estudio son más efectivas? Conoce los beneficios de usar subrayadores

Tanto para trabajar como para estudiar, los subrayadores se convierten en un recurso imprescindible sobre todo escritorio, de manera que vamos a analizar los mejores subrayadores para estudiar para que encontréis un modelo de calidad y buena durabilidad, además de que os daremos algunos consejos acerca de su uso para que les podáis sacar el máximo partido posible.

Cómo elegir los mejores subrayadores

Los subrayadores son un artículo que siempre debe estar en los estuches de los estudiantes, ya que su coste es bajo mientras que aportan una utilidad muy destacada siempre y cuando se aprendan a utilizar adecuadamente.

Pero para conseguir un buen resultado, es muy importante que nos fijemos en la calidad, y es que no todos los subrayadores para estudiar del mercado cuentan con una calidad suficiente para destacar el subrayado de forma adecuada, además de que algunos pueden ir perdiendo intensidad con el paso de los años e incluso de los meses, con lo cual, si tenemos que volver a recurrir a esos textos, es posible que no se visualicen adecuadamente, el subrayado este difuminando o incluso se haya corrido.

El subrayador es un elemento que ayuda a estudiar de forma visual, ya que permite destacar partes importantes dentro de los textos, pero con la posibilidad de utilizar diferentes colores para poder establecer un orden o una jerarquía de ideas, que ayuden a absorber los conceptos y retenerlos mejor para poder desarrollarlos posteriormente con nuestras propias palabras.

Algunos de los aspectos más importantes que deberemos tener en cuenta a la hora de elegir los mejores subrayadores para estudiar son:

  • Calidad: la calidad es esencial, ya que no todos los subrayadores van a ofrecer una tinta con buena durabilidad, adecuada intensidad y una punta que se mantenga en buenas condiciones incluso en trabajos continuados.
  • Tipo de color: además de existir diferentes calidades, también hay distintos tipos de subrayadores, entre los que destacan los subrayadores fluorescentes que son los más utilizados en la actualidad, y los subrayadores pastel, haciendo especial mención a los Stabilo Pastel por su gran calidad, que también tienen un tono vivo que ayuda a distinguir el subrayado, pero con un efecto más apagado que puede resultar incluso más agradable para algunos estudiantes.
  • Colores: por supuesto, también vamos a tener la posibilidad de elegir entre decenas de colores diferentes, siendo los más habituales el amarillo, el verde y el rosa, pero también se utilizan con mucha frecuencia el naranja, el azul y el lila.
  • Punta: podemos encontrar punta recta o biselada. La primera se utiliza en puntas más estrechas y la segunda en las más anchas.
  • Anchura: dependiendo del tipo de subrayado que realicemos, es posible que nos interese una punta más gruesa o más fina.
  • Formato: tradicionalmente, el subrayador es con forma rectangular y una buena anchura, pero en la actualidad cada vez es más habitual encontrar modelos adaptados a la mano como si se tratase de un bolígrafo.
  • Papel: también es interesante analizar el tipo de papel sobre el que lo vamos a utilizar. En este sentido, lo mejor es utilizar fluorescentes ink-jet safe, ya que evitan la disolución de la tinta.

Consejos a la hora de utilizar fluorescentes

Cuando vayas a utilizar rotuladores fluorescentes o subrayadores, es importante que tengas en cuenta estos consejos:

  • Siempre es interesante utilizar varios colores diferentes, ya que esto te permitirá crear jerarquías muy visuales.
  • Crea una jerarquía de colores, de manera que siempre utilices el mismo color en función de los diferentes niveles en los que vayas a trabajar.
  • Si el color fluorescente te molesta a la vista, la solución ideal es optar por los subrayadores pastel.
  • Los subrayadores de tipo bolígrafo son muy cómodos, pero no te ofrecen la posibilidad de aprovechar el biselado de los anchos, los cuales puedes utilizar por la parte ancha para subrayar sobre el texto, y con la parte final para subrayar debajo de él.
  • Evita subrayar durante la primera lectura. Hazlo cuando ya hayas comprendido el texto y tengas claro cómo vas a realizar la estructura. Es posible que te ayude el preparar un esquema previo.
  • Recuerda que la magia del subrayador es marcar tan sólo lo que es verdaderamente importante, ya que si subrayas más texto de la cuenta, al final no te va a servir para prácticamente nada.


Lo que más gusta

Lo más destacado