¿Cómo el sexo influye sobre nuestro cerebro?

¿Cómo el sexo influye sobre nuestro cerebro?

Con los años, se ha descubierto que el sexo trae múltiples beneficios para la salud general del cuerpo. ¿Pero puede la actividad sexual alterar realmente las funciones cognitivas? Veamos lo que la ciencia tiene que decir respecto a cómo el sexo influye sobre nuestro cerebro.

Roedores memoriosos

Un experimento llevado a cabo en 2013 por científicos de la Universidad de Maryland (USA), en conjunto con un equipo de investigadores de Corea del Sur, ayudó a observar cómo se comportaba el cerebro de las ratas, antes, durante y después de mantener relaciones sexuales.

Para la prueba, los roedores fueron separados en dos grupos. A los sujetos del primer grupo solos se les permitió tener sexo un solo día, mientras que los individuos del segundo pudieron acoplarse al menos una vez al día, por 14 días consecutivos.

Los resultados del experimento mostraron que las ratas de mediana edad, y con mayor actividad sexual, tuvieron una mejor respuesta en diferentes tareas. Los roedores sexualmente más activos pudieron resolver con mayor facilidad los retos que ponían a prueba su capacidad de retentiva.

La prueba también demostró que mantener encuentros sexuales de manera regular optimiza el desempeño del hipocampo en las ratas. El hipocampo es una estructura del cerebro que ayuda a controlar los estímulos, las emociones, la memoria y el aprendizaje.

¿Y los humanos?

Otro experimento realizado en esta ocasión por investigadores de la Universidad de Oxford, midió la influencia que el sexo tiene en la actividad cerebral de adultos en edad media y avanzada. Los resultados de esta experiencia fueron publicados en The Journals of Gerontology, Series B.

El experimento contó con 73 voluntarios: 28 hombres y 45 mujeres, con edades comprendidas entre los 50 y los 83 años. De entre estos individuos, 37 declararon mantener relaciones sexuales semanalmente, 26 de forma mensual y los 10 restantes nunca tenían sexo.

Los 73 participantes realizaron varias tareas, para medir la a actividad de sus cerebros. El resultado de la evaluación mostró que los individuos que solían tener más sexo son mentalmente más ágiles que los que solo se ocupaban de las relaciones sexuales una vez por semana y que los que jamás las tenían.

Según el estudio, en los adultos mayores, una sexualidad activa puede propiciar una actividad más intensa en la zona del cerebro que alberga la memoria. Al mismo tiempo, los investigadores determinaron que la fluidez verbal se encuentra entre las funciones cognitivas que el sexo ayuda a optimizar.

Preguntas sin resolver

Los científicos aún están intentando esclarecer cuál es la relación que existe entre la actividad sexual y la memoria. Se espera que futuros estudios ayuden a comprender mejor cómo la dinámica sexual del ser humano termina afectando la biología del cerebro.

La memoria se encuentra albergada en el lóbulo temporal del cerebro, que en el modelo de la fotografía se encuentra cerca del centro del cráneo – Imagen: Pixabay.-

Con información de: Independent / The Atlantic / Imagen de portada: Shutterstock

  • Me encanta 0
  • Me divierte 0
  • Me asombra 0
  • Me entristece 1
  • Me enoja 0



Es tendencia