Citroën DS, el mejor automóvil del mundo

Citroën DS, el mejor automóvil del mundo

Por Michel Rodriguez | Mozart y Hendrix lograron cambiar radicalmente la forma de hacer música en sus géneros. El futbolista ruso Lev Yashin (apodado la “Araña negra”) y el piloto brasileño de Fórmula 1 Ayrton Senna revolucionaron a su vez el mundo del deporte en sus respectivas disciplinas. Como estos personajes, el vehículo del que les hablaré hoy marcó también un hito trascendental en la esfera del diseño automotriz. Se trata del Citröen DS, el –para mí– mejor automóvil del mundo. ¿Quiere saber por qué?

Citroën DS – Imagen: Autoblog.-

El VGD (Voiture à Grande Diffusion)

La historia del DS se remonta a 1934, cuando Citroën presentó el primer gran automóvil revolucionario de la marca, el Traction Avant, equipado con un sistema de tracción delantera confiable.

Pocos meses después de su presentación, los ingenieros de Citroën estaban pensando ya en un sucesor, que debía igualmente romper esquemas en el mundo del automóvil, pues tal como bien es dicho: “Si Alemania es la cuna del automóvil, Francia es su laboratorio de pruebas”.

Al inicio se le dio el nombre código de ‘AX’, pero luego los padres del proyecto, Pierre Boulanger y André Lefebvre, decidieron cambiarle el nombre y llamarlo VGD (Voiture à Grande Diffusion) que se traduce en castellano como “automóvil de producción masiva”.

El VGD partió en un principio del chasis del Traction Avant, pero luego evolucionó a uno tubular más novedoso. Se había contemplado colocarle un motor V8, que vendría de una versión bajo licencia de un motor Ford V8, pero el proyecto de Citröen se tuvo que suspender por algunos años, debido a la irrupción de Hitler en el panorama de la política europea y su repercusión en Francia. (Durante la ocupación, los alemanes prohibieron cualquier tipo de iniciativa autóctona para desarrollar automóviles).

Ya finalizada la guerra, el proyecto del VGD continuó.  En seguida, Walter Becchia diseñaría un motor de seis cilindros de cabeza plana, de 1.806 cc y 63,8 caballos de fuerza, pero este resultó no tener la potencia deseada.

Más tarde se pensó en utilizar el mismo motor seis cilindros y 2.867 cc del Traction Avant para el VGD, pero la idea fue rechazada al ver que aquel era demasiado grande para el espacio del nuevo auto. Por esto finalmente se trabajó en un cuatro cilindros de 1.911 cc.

Suspensión hidroneumática (comodidad ante todo)

En 1942 un ingeniero de la empresa llamado Paul Magès, quien trabajaba en el desarrollo de un sistema de frenos hidráulicos, tiene una excelente y novedosa idea: fusionar los sistemas hidráulico y neumático para todo lo relacionado con la conducción del automóvil, usando fluidos hidráulicos que transfieren fuerza y gas para absorber impactos fuertes. Así nace el sistema de suspensión hidroneumática variable.

Esta suspensión consistía en cuatro “pelotas” llenas de gas nitrógeno que podían elevar y bajar el automóvil, lo que le permitía circular en prácticamente cualquier terreno; ya que además de dar estabilidad, proporcionaba una amortiguación extremadamente suave, similar a la de una cama de agua.

Básicamente era un automóvil vivo, que reaccionaba por sí solo al terreno sobre el que era conducido y con el cual, además, se podía escapar tranquilamente si alguien le disparaba a las ruedas, algo que el Presidente francés Charles De Gaulle certificaría luego de dos intentos de asesinato.

Este sistema permitía incluso levantar cada rueda individualmente, lo que descartaba la necesidad de utilizar un gato para levantar el automóvil a la hora de cambiar un neumático. El mismo sistema alimentaría no sólo a la suspensión, sino que controlaba también la dirección, los frenos, el clutch y los cambios, conformando la primera transmisión semiautomática de la historia.

Deése, la “Diosa”

Finalizados los aspectos técnicos y estéticos del proyecto VGD, debía definirse el nombre comercial del automóvil. Durante su desarrollo comenzó a ser llamado simplemente “D” y, para el momento de su presentación, decidieron llamarlo Deése, pero utilizando solo las letras «DS».

12.000 pedidos del DS recibió Citroën en el primer día del Auto Show de Paris de 1955 – Imagen: Media Auto Express.-

Una exitosa belleza, “muy francesa”

Su estilo y su forma llamaban inevitablemente la atención de cualquiera, supiera o no de autos. No era novedad para nadie el poco ortodoxo punto de vista francés sobre qué era y cómo debía ser presentada la belleza, por lo que este automóvil no pudo ser enteramente una sorpresa.

Sin embargo, es curioso que al ser presentado en el Auto Show de Paris de 1955, el DS hizo que todos los demás vehículos que participaban en el evento se vieran instantáneamente obsoletos. De allí que en los primeros 15 minutos ya se hubiesen pedido 743 unidades.

Para el final del primer día, más de 12.000 ejemplares habían sido vendidos.

Toda la Industria automotriz le debe algo al DS       

Además de sus líneas únicas, es de resaltar en este automóvil el hecho de que prácticamente toda la industria automotriz actual le debe algo.

Un rápido inventario nos recuerda que se trata del primer auto con un sistema hidroneumático, el primero también en utilizar fibra de vidrio en el techo, frenos de disco, plástico y aluminio en su construcción, y con un tablero completamente construido en plástico. Pero aún queda más cosas por enumerar.

El DS fue también el primero de los automóviles europeos tradicionales en enfocarse en la seguridad, al ser diseñado con zonas de impacto reforzadas en la carrocería, barra antivuelco y volante abatible en caso de impacto.

Aparte, la ubicación del motor estaba diseñada para que en caso de colisión, este quedara debajo del automóvil. Y por si todo lo anterior no fuese ya suficiente, en un futuro, el DS21 tendría cuatro faros delanteros, de los cuales dos (los internos) girarían con la dirección.

Cambios y evolución

Es cierto que los primeros ejemplares no fueron perfectos. Estos presentaron problemas con la suspensión, botes hidráulicos, falta de repuestos e incluso de manuales de reparación y mantenimiento. Pero a pesar de eso los problemas fueron siendo resueltos. Muestra de ello es que más de 1.5 millones de unidades se produjeron hasta el final de su fabricación.

En la industria automotriz abundan ejemplos de cambios y evolución: Audi fue el primero en implementar la tracción en las cuatro ruedas de sus automóviles, Lancia fue el primero en diseñar sus automóviles en túneles de viento, Cord fue el primero en atreverse a usar la tracción delantera, aunque no funcionara bien.

Citröen DS por detrás – Imagen: Autoblog.-

Podríamos seguir haciendo referencias, pero solo de cambios paulatinos, logrados a través del tiempo.

Lo increíble del DS es que este auto reunió todos los cambios significativos nombrados anteriormente en un solo lugar. Sin duda el DS Citröen representa uno de los avances más revolucionarios jamás vistos en la industria automotriz.

Con información de: Actualidad motor / Autoblog / Autocasion / BBC / Motor1 / Open Culture / Imagen de portada: Autoblog

  • Me encanta 0
  • Me divierte 0
  • Me asombra 0
  • Me entristece 0
  • Me enoja 0



Es tendencia