A un año del secuestro de Chibok: devuelvan a nuestras niñas

A un año del secuestro de Chibok: devuelvan a nuestras niñas

Imponer la ley Islámica en Nigeria es la justificación del grupo radical Boko Haram para cometer parte de los más tenebrosos actos terroristas, que han mantenido a ese país africano y a su gobierno en la constante incertidumbre en el pasado reciente.

El 14 de abril de 2014, más de 200 niñas eran raptadas en plena noche de una escuela de la localidad Chibok al noroeste de Nigeria. Aunque reportes indican que al menos 57 lograron escapar de uno de los vehículos en los cuales eran trasladadas, aún el paradero de la mayoría de ellas se desconoce. Según agencias de noticias, algunos de los padres de estas chicas han muerto no sólo en ataques llevados a cabo por el grupo radical, sino literalmente de angustia ante la desaparición de sus hijas.

Desde entonces, el gobierno nigeriano ha intentado infructuosamente desde un cese al fuego, hasta negociaciones que implican intercambio humanitario de prisioneros de Boko Haram por las estudiantes secuestradas. Algunos señalan sin embargo, que el esfuerzo del gobierno no ha sido suficiente e incluso fuentes desmienten tal acercamiento entre autoridades y captores para alcanzar la tan ansiada liberación.

Según las imprecisas informaciones al respecto, 219 de las 275 raptadas el pasado abril estarían repartidas en cinco países africanos diferentes: Nigeria, Chad, Níger, Camerún y República Centroafricana.

Otros reportes como el de la organización Human Rights Watch denuncian violación de los derechos humanos de las niñas secuestradas y que algunas han sido vendidas, obligadas a convertirse al islam o a casarse, se sospecha que con combatientes de Boko Haram. Según el testimonio de algunas víctimas, las retenidas son sometidas a trabajo pesado y abuso sexual si se niegan a convertirse al islam.

A un año de esta tragedia aún se desconoce la ubicación de las niñas, mientras que el grupo fundado en 2002 por el clérigo musulmán Mohamed Yusuf sigue atribuyéndose la autoría de nefastos ataques terroristas en Nigeria. Mientras tanto el resto del mundo continúa clamando #BringBackOurGirls.


  • Me encanta
    0

  • Me divierte
    0

  • Me asombra
    0

  • Me entristece
    0

  • Me enoja
    2



Es tendencia