10 misterios sin resolver de la Primera Guerra Mundial

10 misterios sin resolver de la Primera Guerra Mundial

Hay muchos misterios inexplicables de la Primera Guerra Mundial. Desde Krech y el monstruo del mar, hasta el Diamante Florentino y el misterioso destino del USS Cyclops, las controversias no resueltas de la Primera Guerra Mundial son desconcertantes.

1. ¿Quién mató al Barón Rojo?

Sobre el Baron Rojo existen series, peliculas y canciones, su talento es reconocido en la cultura popular – Imagen: Wikipedia.-

Estamos hablando del as alemán volador también conocido como Manfred von Richthofen; un piloto de combate talentoso y célebre, con más de 80 victorias confirmadas en su haber. Si bien sus logros son reconocidos todavía existe controversia en cuanto a su muerte, por ello se inscribe como uno de los misterios de la Primera Guerra Mundial. Lo que no se debate es que el 21 de abril de 1918 The Red Baron recibió un disparo en el pecho durante una pelea aérea contra dos pilotos canadienses y la artillería antiaérea australiana.

El enigma es: ¿quién disparó las balas fatales al increíblemente resistente von Richthofen? La Real Fuerza Aérea Británica (RAF) del Reino Unido reconoce oficialmente a uno de los canadienses, el capitán Arthur Brown, como el tirador, pero otras fuentes han nombrado a no menos de otros cuatro hombres que pudieron haber hecho historia ese día.

2. John Parr y el primer disparo

Se cree que John Parr fue el primer soldado británico asesinado en el cumplimiento de su deber durante la Primera Guerra Mundial, pero aun es un misterio la identidad de quién hizo el primer disparo en el conflicto. Además, no se sabe exactamente qué persona fue responsable de la muerte de Parr, ya que hubo una oleada de incidentes de fuego amistosos al principio de la guerra. Algunos creen que el soldado fue asesinado por una patrulla alemana durante una misión de reconocimiento en Bélgica, o por oposición en la Batalla de Mons, no muy lejos de donde él estaba estacionado.

3. El misterioso artista de la Primera Guerra Mundial

Durante la década de 1960, la Universidad de Victoria en la Columbia Británica tomó posesión de una colección de misteriosos y bellos bocetos que datan de la Primera Guerra Mundial. El artista utilizó tanto acuarelas como métodos de pluma y tinta para mostrar las duras realidades de la guerra, como el efecto de las armas químicas sobre los caballos, por ejemplo.

¿Quién fue el artista? Se desconoce y forma parte de los misterios de la Primera Guerra Mundial. Quien haya sido firmó sus piezas con las siglas “JM” y colocó una dedicación adicional a una hija llamada “Adele”. No obstante, no dejó datos más reveladores sobre su identidad.

Se cree que “JM” era un soldado británico, el cual se encontraba en Francia y Bélgica durante 1917 y 1918. Una de las piezas de la colección data de 1920, así que se podría asegurar que sobrevivió a la Gran Guerra.

4. El Diamante Florentino

Esta joya de valor incalculable tiene una historia intrincada de propiedad. Ha pasado por numerosas manos, comenzando con Carlos el Temerario, duque de Borgoña. Sin embargo, no es quién lo poseía lo que alimenta el misterio detrás del Diamante Florentino, ya que la joya se perdió después de la Primera Guerra Mundial.

Algunos historiadores creen que la joya fue llevada inicialmente a Suiza por el exiliado Carlos I de Austria, antes de desaparecer en 1918. Abundan las teorías sobre quién se llevó el diamante, y dónde finalmente terminó, con algunos creyendo que fue contrabandeado a los Estados Unidos.

5. Krech, el navío y el monstruo marino

Fue en 1918 cuando Günther Krech y la tripulación de su U-Boot alemán se rindieron a la Armada Británica presas del pánico, relatando que un horrible monstruo marino los había atacado y había dejado su nave en ruinas. Un artículo del Daily Mail en 2016 afirma que lo que provocó la ruina de la nave fue el deseo de Krech de instalar un calentador en sus habitaciones; el navío tomó agua durante una inmersión repentina intencional, sus cables impidieron que una escotilla de la torre quedara completamente sellada por agua.

6. El motín del parque Kinmel

La Primera Guerra Mundial ya había terminado cuando el motín del parque Kinmel se llevó a cabo en un complejo militar galés el 4 y 5 de marzo de 1919. Cinco soldados canadienses murieron y 23 resultaron heridos durante los disturbios que tuvieron lugar en el campamento, probablemente debido a la sobrepoblación, las malas condiciones de vida y las demoras para que los soldados volvieran a casa en Canadá.

Hubo 78 arrestos durante ese tiempo, y un tercio de ese número recibió condenas militares por motín. El misterio sigue siendo: ¿qué pasó con los cinco soldados que murieron? ¿Cómo sucedió y quién fue el responsable? Las respuestas pueden perderse en la historia.

7. El misterioso destino del USS Cyclops

Puede que nunca sepamos qué pasó con el USS Cyclops después que el buque estadounidense desapareció en algún lugar del Triángulo de las Bermudas en marzo de 1918. Esta sigue siendo la mayor pérdida de vidas navales fuera de combate de Estados Unidos, dado que una tripulación de más de trescientos se perdió con la nave.

Algunos historiadores sienten que el Cíclope fue hundido por una especie de tormenta terrible, mientras que otros creen que cayó en la batalla contra la oposición alemana, pero hasta el momento no se ha descubierto ninguna prueba real que revele el destino del barco. Las naves hermanas del Cíclope, Proteus y Nereus, también se perdieron en el mar más de veinte años después, durante la Segunda Guerra Mundial.

8. El Zebrina y su tripulación perdida

Otra historia de desastre naval, solo que esta vez sin tripulación. El Zebrina era un buque comercial cuyos restos fueron encontrados arrastrados a tierra cerca de la costa francesa en 1917. Aunque se descubrió que el aparejo del barco estaba fuera de servicio, no había otros signos externos de daños.

Esto dejó a algunos historiadores creyendo que su tripulación fue recogida por un alemán en el camino, pero luego se hundió o se perdió en el mar. Aún así, el hecho de que nunca sepamos exactamente qué le sucedió a Zebrina lo convierte en uno de los grandes misterios de la Primera Guerra Mundial.

9. Recuperando el tesoro perdido de los zares

¿Está el oro perdido del Imperio ruso zarista reposando en el fondo del lago Baikal, el lago de agua dulce más grande del mundo? Tal vez… En el 2010 el Daily Mail detalla en un artículo los resultados de una expedición de mapeo que afirmó haber detectado numerosos «objetos de metal brillante», a más de mil pies debajo de la superficie del lago.

Este valioso tesoro histórico se remonta a la Primera Guerra Mundial y al colapso del Imperio ruso, ya que las leyendas en conflicto afirman que las tropas en retirada o los descarrilados trenes del Ejército Blanco provocaron que el oro se hundiera en el fondo del Baikal. El tesoro perdido de los zares sigue siendo un misterio intrigante, y esperamos que algún día se resuelva.

10. Bela Kiss

Las autoridades locales encontraron los cuerpos estrangulados de mujeres lugareñas metidas en tambores llenos de alcohol en la propiedad de Kiss. Los cuerpos presentaban heridas punzantes, se habían drenado de sangre y se los dejó encurtidos en los barriles. El misterio se profundizó cuando Kiss evitó a la policía intercambiando lugares con un soldado muerto mientras estaba en un hospital serbio.

De aquí en adelante todos los intentos de capturar a Kiss fueron fallidos. Se reportaron avistamientos hasta 1932, cuando un detective de la ciudad de Nueva York afirmó haber visto al asesino en serie en Times Square. Sin embargo, su paradero todavía es desconocido.

Con información de: Playbuzz / Daily Mail / Wikipedia / Natgeo / La vanguardia / warhistoryonline.com / Listverse.

  • Me encanta 4
  • Me divierte 1
  • Me asombra 6
  • Me entristece 1
  • Me enoja 8



Es tendencia