¿A qué huele la lluvia?

Jul 09, 2017 | Ambiente - Vida

Los días lluviosos son los mejores para muchas personas, el relajante sonido de la lluvia, una baja en la temperatura, y sobre todo el olor a tierra mojada es uno de los momentos más placenteros para los amantes de estos días. La tierra mojada tiene un olor específico y es conocido como “petricor”, sin embargo, el olor a lluvia es la mezcla del petricor con otros dos componentes llamados ozono y geosima.

El ozono se origina a partir de la descomposición de las moléculas de nitrógeno y oxígeno. Algunas de estas moléculas se recombinan con el monóxido de nitrógeno, que a su vez reacciona con otros componentes atmosféricos para formar el ozono. Éste es empujado hacia abajo por las corrientes que se forman en las nubes, esparciendo a bajas alturas su característico olor a limpio.

Por otra parte, la geosmina, que se traduce literalmente como ‘aroma de la tierra’, es una molécula producida por bacterias del género Streptomyces. En tiempos de sequía esta bacteria libera sus esporas para sobrevivir, al llegar la lluvia las esporas se propagan en el aire y permanecen suspendidas en el ambiente, dando lugar al penetrante olor a tierra mojada.

Y por último el petricor, fue un término acuñado en 1964 por los quimicos australianos Isabel Bear y R. G. Thomas, este se libera cuando las gotas de agua golpean las rocas. En este momento se difunden en el aire una serie de aceites procedentes de las plantas, acumulados durante la estación seca. El nombre deriva de la unión de las palabras griegas ‘petros’, piedra, e ‘ikhôr’, que en la mitología era el líquido que fluía por las venas de los dioses.

En el momento que las gotas golpean las rocas se forman microscópicas burbujas de aire, las cuales, estallando, liberan unas partículas de aerosol, es decir, una solución de moléculas de agua y sustancias presentes en la superficie de contacto, que acaban propagando un olor determinado en el ambiente.

Según los antropólogos, nuestros antepasados establecieron una relación fuerte y positiva con el olor de la lluvia, ya que les indicaba el fin de la estación seca, lo que aumentaba las posibilidades de supervivencia. La llegada de las tormentas marcaba el despertar de la naturaleza, y hoy por hoy la lluvia sigue representando el olor a la vida además de ese momento relajante del día.

 

Por María Gabriela Roa | @gabyroab | Culturizando

Con información de:Lavanguardia.comnytimes.com | @Pictoline

  • Me encanta 2
  • Me divierte 0
  • Me asombra 2
  • Me entristece 0
  • Me enoja 0