Hibristofilia: atracción sexual por los criminales

Algunas personas sienten placer sexual por actividades diferentes a la copulación común o se sienten atraídos por personas o actos distintos a los cuales la sociedad está acostumbrada. Este tipo de prácticas fuera de lo corriente es lo que se conoce como parafilia.

Existen cientos de parafilias, algunas más comentadas que otras, en este caso vamos a comentar una de las más extrañas pero que ha sido practicada durante años: la hibristofilia.

La hibristofilia, es una parafilia en donde los individuos sienten atracción sexual por las personas que “cometieron una atrocidad o un crimen, -como una violación, un asesinato o un robo armado”. Este tipo de parafilia es comúnmente practicada por mujeres heterosexuales y las causas de la atracción son variadas.

Algunos estudios psicológicos indican que una de las causas por las cuales las mujeres sienten atracción hacia estos “”chicos malos” es la falsa idea que con su amor pueden transformarlos y redimirlos. Otra causa indica que el acercamiento hacia los criminales puede ser por factores maternales o con finalidades de ganar fama y atención de medios de comunicación.

Las mujeres hibristófilas se enamoran de los criminales de una forma casi platónica. Pueden sentir atracción con tan solo ver fotos o escuchar la historia en la cual los criminales están implicados. Normalmente envían cartas a los presos, los visitan en las cárceles y pueden brindarles ayuda económica.

Este tipo de parafilia también se conoce como síndrome de “Bonnie & Clyde”, haciendo referencia a la famosa pareja de criminales fugitivos que captaron la atención de la prensa estadounidense en los años 30 e inspiraron después películas y series de televisión.

Existe otro caso de hibristofilia famoso en Estados Unidos, este fue el caso del asesino Charles Mason. Este fue un criminal y músico estadounidense condenado a cadena perpetua por haberle ordenado a los seguidores de su culto el asesinato de 9 personas. Una vez que es encarcelado, miles de mujeres lo visitaban, le enviaban cartas amorosas y sentían una gran atracción sexual hacia su persona.

Este no es el único caso conocido de hibristofilia pero si uno de los más resonados. Esta es una extraña atracción pero que aún hoy no deja de ser practicada. Algunos estudios indican que estas prácticas inusuales están relacionadas a la monotonía de las parejas y a la búsqueda de adrenalina en las relaciones.

Por Maria Gabriela Roa / @Gabyroab / Culturizando

Fuente: bbc.com / muyinteresante.es / elheraldo.hn | Foto: Ganster / Shutterstock

  • Me encanta 0
  • Me divierte 0
  • Me asombra 1
  • Me entristece 0
  • Me enoja 0