Octubre 26, 2016

Trastorno del límite de la personalidad, inestabilidad de la conducta

Trastorno del límite de la personalidad, inestabilidad de la conducta

Probablemente sea habitual escuchar términos como bipolaridad o trastorno de personalidad múltiple, desordenes que si bien presentan indicios similares no deben confundirse con el Trastorno de límite de personalidad (TLP) o borderline.

El TLP es un desorden basado en la inestabilidad emocional y psicológica de una persona. Este problema hace que el afectado cambie repentinamente su estado de humor o actúe impulsivamente, pasando a ser prácticamente otra persona o perdiendo la esencia de sí mismo.

Estos patrones de conducta tienden a ser continuos e incluso permanentes, siempre caracterizados por una reacción ante un estímulo que los turba.

Curiosamente este trastorno es más común que los ya mencionados. Aproximadamente el 2% de la población sufre esta afección, siendo mayoritariamente padecida por mujeres entre los 15 y 25 años. Entró en el Manual diagnóstico de los trastornos mentales en 1980, por lo que es prácticamente nuevo.

¿Cómo sería vivir con 90 personalidades que controlan tu vida?

Se le denomina borderline (estado límite) porque se encuentra en la frontera de dos hipótesis psicoanalíticas: la neurosis y la psicosis, no llegando a formar parte de ninguna de las dos. Es fácil encajarlo en el grupo B de los problemas de personalidad, caracterizándolo como “dramático-emocional”.

¿Cómo se origina el TLP?

El borderline tiene cierta relación con factores ambientales, socioculturales y/o biológicos. Crecer en una familia con problemas de comunicación e inestabilidad emocional, falta de uno de los padres, vivencias traumáticas, abusos o incluso problemas a nivel fisicoquímico (liberación de dopamina, serotonina y otros neurotransmisores encargados de regular las emociones, el humor, el placer y el estado de ánimo) sean causas probables –depende del paciente- de padecer cambios de personalidad graves.

Como se explicaba al principio, el TLP posee síntomas que bien podrían confundirlo con otros trastornos, pero ¿qué es realmente lo que lo hace diferente? La duración, percepción de los propios pacientes, la intensidad de las crisis, etc.

-Cambios de humor repentinos

Los pacientes pueden bandearse entre la ira desmesurada y ansiedad o depresión y ansiedad. Además que suelen ser mucho más sensibles ante estímulos externos, haciéndolos reaccionar abruptamente a ellos.

-Inestabilidad del sentido del yo

Pueden llegar a presentar aversión ante sí mismos o tener una percepción errónea de lo que son. La autoimagen cambia de extremadamente positiva a extremadamente negativa. Tienden a verse a sí mismos como impotentes, vulnerables e inseguros en su identidad. Padecen lo que se llama pensamiento dicotómico, para ellos es «todo o nada».

También tienden a ser inconformen consigo mismos, creyendo que no tienen la capacidad o habilidades necesarias para realizar alguna actividad y/o acción, cuando por el contrario son altamente funcionales y tienen todo para realizarlo con éxito.

Esto acarrea que todo su potencial se vea disminuido gracias al autosabotaje.

-Impulsividad

Las personas borderline suelen actuar de formas muy diferentes, ya que tienden a ser algo extremistas en su proceder. Pueden confiar o desconfiar totalmente de algo o alguien en segundos. La impulsividad los lleva a cegarse con respecto a una situación o a bloquear su cerebro y como consecuencia toman conductas de las cuales se arrepienten luego. También se dejan llevar por los excesos (alcohol, drogas, comida, etc).

-Relaciones caóticas

Los pacientes tienen la increíble necesidad de tener a alguien o estar con alguien de forma desesperada y a la vez, tratan de evitar cualquier contacto íntimo o afectivo con esa persona. Aunque buscan una emoción fuerte se bloquean ante el temor de salir heridos. Por lo que terminan confundiendo a los demás y apartándolos de sus vidas.
Poseen una concepción equivocada de lo que es una relación sana, presentan conflictos constantes y estrés, insatisfacción con respecto a la pareja y a sí mismos.

-Manipulación

Algunos profesionales sugieren que las personas con TLP pueden parecer difíciles de tratar o manipuladores, esto como mecanismo de defensa ante el dolor interno que evidentemente no pueden manejar.
Diagnóstico

Por el hecho de poseer síntomas que pueden presentarse en otras enfermedades, realizar un diagnóstico de TLP es un poco complicado. Se debe realizar un análisis global de la conducta en sí, con todos sus factores. Además que solo debe asumirse que alguien padece esta afección cuando se afirme que todos estos problemas internos estén perjudicando gravemente el rendimiento laboral o personal del individuo.

¿Qué factores determinan mi personalidad?

Lo que debes saber sobre el TLP

-El TLP es más común que la esquizofrenia y la anorexia.

-Al borderline se le asocia tres categorías emocionales: sentimientos de destructividad o autodestructividad, sentimientos de fragmentación o ausencia de identidad y sentimientos de victimización.

-El 20% de las personas ingresadas en hospitales psiquiátricos presenta TLP (más que por depresión)

-El 10% de los adultos y el 33% de los jóvenes que cometen suicidio tienen rasgos de TLP.

-Una persona con TLP tiene un índice de suicidio 400 veces mayor que el público en general.

-Existen películas que han mostrado la problemática de este trastorno, tal es el caso de Escalofrío en la noche de Clint Eastwood (1971) e Inocencia interrumpida de James Mangold (1999). En teatro, está la obra Blue/Orange de Joe Penhall (2000).

-A través de datos biográficos algunos analistas han establecido un probable diagnóstico de diversos personajes, como Jim Morrison, Juana de Arco, Sid Vicious, César Borgia, Diana Spencer, y otros.

Pialet Narváez/ Culturizando
Con información de: Wikipedia/ foxnews / onmedia.es / trastornolimite | Foto: Mujer molesta / Shutterstock

  • Me encanta 1
  • Me divierte 0
  • Me asombra 0
  • Me entristece 3
  • Me enoja 4