‘Saturno devorando a su hijo’: Los miedos más profundos de Goya

‘Saturno devorando a su hijo’: Los miedos más profundos de Goya

Perteneciente a una de sus 14 “pinturas negras”, llamadas así por sus temáticas sombrías, ‘Saturno devorando a su hijo’ corresponde a un retrato del estado de ánimo de Francisco de Goya, y los fantasmas que dejaban en evidencia su vejez, desde su enfermedad, hasta el renacer del absolutismo de Fernando VII.

Francisco de Goya y sus pinturas negras

En 1823, el artista del barroco español, Francisco de Goya, lleva a cabo una de las obras más fascinantes y terroríficas de la historia del arte. Precursora de lo que, posteriormente, se conocería como «expresionismo», Saturno devorando a su hijo consiste en la más célebre de las 14 obras que conformaron la serie de las “pinturas negras”, caracterizadas por su carácter sombrío y sus pigmentos oscuros.

Sobre un fondo negro, el deforme y viejo Saturno -Cronos, en la mitología griega-, devora a su hijo, motivado por las predicciones del oráculo, donde uno de sus descendientes lo destronaría, al igual que él lo había hecho con su padre Urano, esposo de Gea.

Inspirado por el mito clásico, Goya decide retratar la ceremonia antropofágica, por medio de la simplificación de las figuras y la acentuación del dramatismo y la monstruosidad en la violencia del protagonista.

Este abordaje, aunque sublime, dista de forma extraordinaria de la pintura de Peter Paul Rubens, casi doscientos años antes, en 1638.

‘Saturno devorando a su hijo’ (Peter Paul Rubens, 1639) – Fuente: Wikipedia.-

¿Por qué? Diversas interpretaciones sostienen distintos motivos que, a pesar de diferenciarse radicalmente unos con otros, no se alejan demasiado de lo que probablemente Goya estaría dispuesto a representar con una escena tan cruda y magistral como la que se plantea en el lienzo.

La más simple y lineal se basa en la reinterpretación del mito grecorromano, donde Goya, al plasmar a Cronos, dios del tiempo, evoca a su propia enfermedad (el saturnismo, o intoxicación por el plomo), para concluir que el tiempo y el transcurrir de los años lo devora todo.

Otros críticos sostienen que se trata de una pintura mural cargada de erotismo, pues existe un rumor que establece que, previo a que la obra se trasladara del mural al lienzo, la figura de Saturno estaba acompañada de un pene erecto. Posteriormente, psicoanalistas manifestarían que, de esta manera, se representa el conflicto entre padres e hijos, acompañado de la impotencia sexual.

La obra pertenece a la serie de las «pinturas negras» de Francisco de Goya – Fuente: Wikipedia.-

 No obstante, uno de los abordajes más interesantes de Saturno devorando a su hijo, radica en el contexto histórico en el que fue concebido. En este sentido, surge una lectura histórica y política donde Goya, inmerso en la decepción que resultó el fracaso de la Ilustración en España, decidió establecer la metáfora y la simbología de sus pinturas negras, para retratar los tiempos oscuros por los que pasaba el país: el renacer del absolutismo, por ejemplo. Saturno, entonces, encarnaría a la figura del monarca Fernando VII devorando a España, o el mismo pueblo español consumiéndose a sí mismo, una y otra vez.

Con información de: Historia-Arte! / Arte España / Grandes maestros de la pintura, Editorial Sol90. / Foto: Wikimedia

  • Me encanta0
  • Me divierte0
  • Me asombra0
  • Me entristece0
  • Me enoja2



Es tendencia