Menú
Religión, culto y secta… ¿En qué se diferencian?

Religión, culto y secta… ¿En qué se diferencian?

Religión, culto y secta… ¿Crees que son palabras que significan lo mismo? Aunque tienen similitudes, no expresan lo mismo y la confusión de estos conceptos puede llevar a malas interpretaciones, que podríamos evitar… ¡Conoce en qué se diferencian!

Religión es la palabra que, probablemente, has escuchado más veces. Se define como un  conjunto de cosmovisiones, creencias, textos, cuestiones morales, dogmas y prácticas que se tienen en torno a una divinidad. Las personas que comparten una religión sienten veneración por el ente glorioso y le demuestran su devoción a través de rituales, oraciones y predicaciones.

Religión, culto y secta… ¿En qué se diferencian?
La sinagoga es el lugar de congregación de los seguidores del judaísmo, una de las religiones más seguidas en el mundo – Imagen: Wikimedia.-

La palabra secta surge para diferenciar a un grupo de creyentes de las prácticas ortodoxas. Es decir, las personas que integran un grupo de carácter sectario también son fieles a una divinidad, pero desean distinguirse con respecto a un grupo mayoritario. Con el tiempo, el término ha ido adquiriendo carácter negativo, ya que la mayoría de los líderes de estas agrupaciones aluden a comportamientos negativos para la comunidad y, dependiendo de su alcance, también para la sociedad.

Por otro lado, culto podría ser la palabra que engloba los dos términos anteriores. El culto implica la admiración, tributo, el honor y el respeto que le rinden los fieles a determinados seres divinos.

La diferencia clara

Tomando en cuenta el concepto de culto, habría que establecer entonces una principal diferencia entre religión y secta. Aunque depende de la opinión de cada quien, lo que separa ambos términos es el carácter perjudicial. Las sectas, en sus rituales y formas de difusión, incitan a sus miembros a realizar actos inadecuados. Por ejemplo, la Iglesia palmariana (de origen español) es una división de la Iglesia católica que se considera una secta, a raíz de múltiples escándalos que incluyen casos de explotación y abuso.

Esta relación entre la toxicidad y la secta es de carácter relativamente reciente. Vale la pena resaltar que la religión cristiana, en la temprana edad del Imperio romano, era considerada una secta, por ser una división minoritaria del judaísmo; sin embargo, la palabra tiene otra perspectiva en la actualidad, luego de los muchos altercados que han tenido grupos sectarios.

Con información de Definición / Diccionario de la Real Academia Española / Wikipedia / Un Como / YouTube


Lo que más gusta

Lo más destacado