¿Qué dice la ciencia sobre el consumo del alcohol y nuestro cerebro?

¿Qué dice la ciencia sobre el consumo del alcohol y nuestro cerebro?

Aunque se sabe a ciencia cierta acerca de la mayoría de los efectos negativos del alcohol sobre nuestro organismo, desde hace bastante tiempo ha existido la creencia popular de que también mata las neuronas de nuestro cerebro… ¡Descubre aquí la verdad!

Por lo general, se tiene la creencia de que el alcohol mata las neuronas, debido a su efecto en la memoria y/o en la coordinación motora de las personas que lo han ingerido en significativas cantidades, sin embargo, esto comenzó como una especie de mito urbano…

El alcohol mata a 3 millones de personas al año, según la Organización Mundial de la Salud.-

Remontándonos en la historia, la Decimoctava Enmienda de la Constitución de los Estados Unidos establecía una ley seca prácticamente perenne en el país y que fue ratificada en 1919, para luego ser derogada en 1933; sin embargo, durante la época de su vigencia, un movimiento llamado la Templanza, empezó a promover que ingerir alcohol mataba las neuronas, lo cual fue difundido ampliamente en la población y aceptado como un hecho irrefutable.

No fue sino hasta después de la derogación de esta ley, que lo científicos comprobaron que dicha creencia era falsa, pero ya el mito se había extendido tanto que el daño estaba hecho.

Aunque efectivamente el alcohol sí es perjudicial para el cerebro, dado que interfiere en la realización de las sinapsis entre neuronas, la cantidad necesaria para que el alcohol pudiese matarlas es de un 100% de conteo en la sangre, y nuestros cuerpos empiezan a embriagarse a partir del 0,1%  de presencia de alcohol; lo que hace que sea prácticamente imposible que esta sustancia pueda aniquilar nuestras neuronas, sin antes morir.

Entonces, ¿el alcohol no es peligroso?

Como se explicó anteriormente, a pesar de que el alcohol no necesariamente mate a las neuronas, sí tiene graves repercusiones para el cerebro humano, ya que afecta severamente los contactos neuronales con el cerebelo, que es el área del cerebro responsable del aprendizaje y de las habilidades motoras.

Se considera que el alcohol es incluso más nocivo para el cerebro que la marihuana.-

Se presume que en promedio, las personas comienzan a ingerir alcohol aproximadamente a los 13 años, lo cual lo hace aun más perjudicial, ya que el cerebro no termina de desarrollarse en su totalidad hasta los 20 años. También daña significativamente el área conocida como corteza prefrontal, la cual es considerada como la zona responsable de nuestros pensamientos y funciones cognitivas, y ademas tiene relación con nuestra personalidad, toma de decisiones y consecución de metas.

¿Solo daña el cerebro?

El hígado es uno de los órganos más afectados por el consumo constante de alcohol.-

Aunque el alcohol en exceso sea bastante perjudicial para el cerebro, hay muchos otros órganos y diferentes funciones del cuerpo humano, que son severamente afectados por esta sustancia tóxica:

  • Gastritis y úlceras gastrointestinales que pueden producir sangrados internos.
  • Problemas de presión arterial.
  • Desnutrición
  • Problemas inflamatorios en el páncreas.
  • Daños severos del hígado, como la cirrosis hepática que puede conllevar a la muerte.
  • Puede producir problemas cardíacos o cardiovasculares en general.
  • Daños en el sistema nervioso, entre los que destacan disfunción eréctil y dificultades para orinar.
  • Mayor propensión a padecer cáncer de esófago, estómago, colón, hígado, cuello, cabeza, etc.

También es importante mencionar sus daños a nivel psicológico y social que su consumo en exceso puede producir, tal es el caso de diversos trastornos del sueño, depresión, ansiedad, dificultades en el rendimiento académico, problemas familiares y laborales, etc.

Cabe destacar que, aunque ciertamente el alcohol puede ocasionar todo este tipo de enfermedades, trastornos o complicaciones, también hay que señalar que estas situaciones se presentan mayoritariamente en los casos donde la sustancia es ingerida en exceso y de manera prolongada, no siendo así en personas que lo ingieren de manera ocasional y moderada.

De esta manera, podemos concluir que, aunque el alcohol es sumamente dañino para el cerebro, no es cierto que “mata las neuronas”, pero sí tiene efectos muy nocivos en nuestro cerebro y cuerpo en general, cuando abusamos de su consumo.

Con información de: WHO / MedlinePlus / La Vanguardia  / Muy interesante / Wikipedia / Imágenes de: Pixabay / Wikimedia /

  • Me encanta 0
  • Me divierte 0
  • Me asombra 0
  • Me entristece 0
  • Me enoja 1



Es tendencia