Menú
Escucha "E32 • Andrés Bello, un hombre con vocación • Culturizando" en Spreaker.

Pónganse a leer: Andrés Bello, un hombre con vocación

Por Pónganse a Leer | “Querida mujer (dos puntos) no me hagas sufrir (coma) hoy me decido a escribirte cartas de amor sincero tú lo ves, tu cariñito es un agujero que me atraviesa el querer, y sin tus besos en mi chaleco nada me cubre la piel (punto y seguido)”.

Este es el inicio de una de las grandes canciones de Juan Luis Guerra y su 4.40, la canción se llama “Carta de Amor”, y no es que hoy vayamos a hablar de la bachata y el merengue en la literatura (aunque se me está ocurriendo que podríamos hablar de la influencia de los libros en la música, ya lo voy a anotar), la cosa es que hoy vamos a hablar de un hombre que dedicó parte de su vida a la gramática y contribuyó determinante a la forma cómo escribimos los que estamos de este lado del charco, de manera que no me sorprendería que esta canción tenga una reminiscencia de la obra del autor del que hablaremos hoy.

Andrés Bello, el tipo que más hizo por el saber hablar en América Latina en su época, un hombre con una firme vocación a la enseñanza y una pasión por las letras tan grandes como sus manos, (después de escuchar este episodio van a buscar un retrato de Bello y se van a fijar en sus manecitas jajajajajaja), bueno pero fuera de chistes, Andrés Bello fue sin duda un hombre fundamental para el desarrollo de las letras en nuestro continente. Muchos, sobre todo en Venezuela, lo recordarán como el maestro del Libertador, pero la verdad es que este hombre se dedicó a construir una sociedad mejor y yo creo que lo logró en su momento.

La vida de Andrés

Andrés Bello era caraqueño (¡grrrrrr!) nació en la ciudad de los techos rojos el 29 de noviembre de 1781, era hijo de un señor llamado Bartolomé Bello, que era colega, era abogado de la Audiencia de la ciudad y de Antonia López de Bello, y gracias a la ocupación de su papá, la familia pudo vivir cómodamente.

Fue un estudiante destacado de latín, una lengua que dominó, cuando arrancó la gesta independentista, Bello se embarcó en una misión diplomática con destino a Londres, uno de sus compañeros de viaje era Simón José Antonio de la Santísima Trinidad Bolívar Palacios, que había sido su alumno una corta temporada. En Londres estuvo desarrollándose en sus labores diplomáticas hasta que, en 1812, se reestableció el régimen colonial en Venezuela, fracasa la primera república, un hecho lamentable y que trajo como consecuencia que Bello se autoexiliara en el Reino Unido.

A pesar de no continuar como diplomático de la fracasada república, siguió colaborando con los independentistas, fue el redactor del Censor Americano, La Biblioteca Americana y director de El Repertorio Americano.

También trabajo en varias legaciones diplomáticas americanas en Inglaterra, entre ellas la chilena, ahí conoció a Juan Egaña Risco, que fue un político y escritor chileno, redactor de la Constitución de 1823, bueno por medio de este caballero consigue viajar de vuelta a América, ya no a Venezuela, ahora a Chile, llega por el puerto de Valparaíso en 1829, lo movía la búsqueda de la estabilidad económica que hoy mueve a los venezolanos a viajar kilómetros de distancia de sus hogares y aguantar cualquier cantidad de penurias, que no voy a enumerar aquí porque nos agarra el sereno.

En Chile, se convierte en un personaje destacado de la intelectualidad, acude a los salones más repimpollosos y participa en debates de interés nacional, es en Chile también donde produciría sus obras más importantes e influenciaría en la construcción de la institucionalidad del país.

Bello educador y legislador

Andrés Bello hizo importantes aportes a la educación y la cultura chilena, pero también aporto su genio al campo de la ley, Bello es el artífice del Código Civil chileno imagínate tú.

Fue un impulsor incansable del Movimiento literario de 1842, fue también profesor en el Instituto Nacional, y redactor de El Araucano, pero quizá su labor más destacaba en el campo de la educación fue al frente del rectorado de la Universidad de Chile desde 1843 hasta su muerte.

En 1842 Bello participo activamente en la creación de la Universidad de Chile en 1842, que nace con la ley orgánica del 19 de noviembre de ese mismo año, al año siguiente fue cuando lo nombraron rector, en sus años al frente del rectorado trabajo duramente para consolidad las 5 facultades con las que inicio la Universidad, que eran: filosofía y humanidades, ciencias matemáticas y físicas, medicina, leyes y ciencias políticas, y la facultad de teología, porque tú sabes jajajajaja.

La Universidad chilena nace influenciada por las universidades inglesas, la universidad de Berlín y a la napoleónica, ya que Bello estaba muy empapado de lo que ocurría en las aulas europeas, en base a ello fue capaz de crear un nuevo paradigma de Universidad «ajustado a las condiciones especiales de Chile y, en general, a las necesidades comunes de los países latinoamericanos en trance de desarrollo», esto último lo menciona Roberto Munizaga, que es filósofo de la educación.

En su fervor por la educación, Andrés Bello propuso la creación de nuevas escuelas primarias y secundarias, porque sentía que había que multiplicar el conocimiento, porque solo así formarían nuevos hombres de provecho y bien.

La gramática de la lengua castellana de Andrés Bello

Es al calor de esa vocación por la educación y las letras que compuso su Gramática de la lengua castellana, obedeciendo a ese impulso, a esos estímulos que determinaban su contexto histórico, en esta obra Bello evidencia su carácter lógico–científico a través de los estudios lingüísticos.

Esta obra fundamental y que yo fantaseo que inspiro a Juan Luis Guerra para componer su carta de amor, La Gramática de la lengua castellana de Andrés Bello se publicó en Santiago de Chile en 1847, y representó la fundación de una doctrina amplia y sistemática.

Los principales aportes de esta obra de Bello se recogen en los principios que propone, Nelson Cartagena de la Universidad de Heidelberg, Alemania en su articulo “El aporte de don Andrés Bello a la lingüística y filología modernas” los señala y describe, yo se los voy a parafrasear ahora (leer con tono de Moria)

En primer lugar, se menciona el principio de funcionalidad y el concepto de sistema. Esta es una gramática funcional, que parte del análisis sintáctico de la oración, y desde ahí es capaz de reconocer siete partes, que son: sustantivo, adjetivo, verbo, adverbio. preposición, conjunción, interjección.

Bello escribe que un artículo es un adjetivo que ha perdido significación, que el pronombre desempeña las funciones propias del sustantivo o del adjetivo, y no está «en lugar del nombre», sino que meramente indica la persona gramatical; que el infinitivo, el gerundio y el participio son «derivados verbales», con algunos rasgos propios del verbo, pero funcionalmente el infinitivo se desempeña como sustantivo, el gerundio como adverbio y el participio como adjetivo.

En segundo lugar, el principio de descripción inmanente, a ver gente que creen ustedes que es inmanente, bueno mira cuando leí esto me fui en el tiempo a mis clases de filosofía, lo inmanente es todo aquello que es interno a un ser y que no resulta de una acción exterior a ese ser, bueno también aplica para un conjunto de seres.

En este sentido, Bello propone que la lengua debe ser descrita como estructura, sin considerar elementos externos y en atención a la relación de sus elementos y no tanto a su substancia.

Bello afirma en su gramática que y cito textual “la sola autoridad en lo tocante a una lengua es la lengua misma”, con este principio, libera a la gramática española de la latina, esgrime argumentos de independencia hasta para las letras este hombre es un alma rebelde jajajaja.

Y el en tercer principio encontramos la prioridad de la descripción sincrónica sobre la diacrónica, y dirán ustedes, pero ¿qué es eso? Bueno mira, eso viene siendo que uno debe ver en las palabras lo que bien o mal se supone que fueron y no lo que son, por lo que se supone que se debe hacer una gramática de una lengua considerando la historia de esa lengua.

La obra de don Andrés Bello se presenta como si de una ley se tratara, aquí hay una serie de artículos que se concentran en capítulos, se acuerdan del Manual de Carreño, bueno esto fue escrito en la misma época, de manera que esto estaba de moda, la gramática nos va guiando por un camino articulado en el conocimiento de la lengua española.

Por ejemplo, en el artículo 601 dice y les leo:

«Cuando hay dos formas para los participios, la una regular y la otra anómala, pueden no emplearse indistintamente. Freído y frito se emplean ambos como participio sustantivado (han freído o han frito los huevos), y como participio adjetivo (los huevos han sido freídos o fritos); pero con otros verbos que haber o ser, es mejor la segunda forma (están fritos)».

Bueno ya lo escucharon, nada de decir los huevos se han fritado como dicen en algunas regiones de Venezuela que no voy a mencionar jajajajajajaja, después me meto en un paquete jajajajajajajaja.

El Código Civil chileno

Ahora Andrés Bello también le metió a arte del Derecho, marco pauta y podríamos considerarlo uno de los principales, cuidado sino el primero de los tratadistas en materia de Derecho Internacional Público en lengua española, escribió sus «Principios del Derecho de Jentes», que es la primera obra en este particular escrita en castellano, es una joya y si usted estudia derecho o es abogado y le interesa el tema no deje de buscarla, yo debo presumir que tengo un ejemplar de esta maravilla datada en 1847, es la segunda edición que fue ampliada y corregida de la primera, yo me lo conseguí en una librería de libros de segunda mano mientras buscaba un texto de derecho internacional para hacer un trabajo para el profesor Mujica que me dio internacional público, no conseguí lo que buscaba pero me hice con un tesoro, prometo publicarles fotos de esta gloria en Instagram.

Esta obra es fundamental porque contiene los conceptos relativos a la protección de una zona marítima exclusiva, que luego fundamentarían la creación de la Comisión Permanente del Pacífico Sur. Chile, país donde Bello vivía y desarrollaba su obra, fue el primer país en proclamar su soberanía sobre el mar, pero esta no fue la única área en la que Bello seria determinante para el ordenamiento jurídico de ese país sureño.

En 1855 se promulgo el Código Civil chileno y adivinen ¿quién fue su principal redactor? pues si señores, Andrés Bello fue el principal redactor de Código Civil chileno, que estaría vigente por muchísimos años sin modificaciones.

Resulta que en ese momento en los estados modernos de Europa estaba teniendo lugar el sistema de codificaciones, un sistema que era muy ventajoso, porque generaba cuerpos de leyes con coherencia, eso que pareciera que no tienen los legisladores de ahora, es que hay cada espécimen en las asambleas, parlamentos, congresos, que solo Dios sabe de que calaña son, pero no nos vamos a parar aquí, seguimos porque sino nos agarra el sereno. Estos cuerpos de leyes se presentaban de forma racional y sistemática y eran capaces de reconocer donde había vacíos y lagunas legales y llenarlas y aclarar las confusiones que la ley podía generar en la población.

Bello era un tipo moderno, era un tipo avanzado y que buscaba siempre actualizar y actualizarse, entonces utilizando la técnica de la codificación prepara el corpus de un código civil para Chile, empezó a trabajar en el en 1840, de manera que le tomo unos cuantos años poner todo en orden, pero gracias a ese trabajo de minuciosidad el código es claro y resultó muy fácil de aplicar.

El trabajo de don Andrés sirvió de fuente para otros países como Ecuador o Colombia, que lo adaptaron con muy pocas modificaciones a sus sistemas jurídicos.

La poesía de Andrés Bello

Definitivamente estamos frente a una figura no solo fundamental para devenir de nuestra historia común suramericana, sino también una figura que se convirtió con los años en un referente del buen hablar, El buen escribir y el buen hacer. Andrés Bello fue un hombre de letras y como tal cultivo varias parcelas en las letras, Bello, aunque no se conozca tanto fue un poeta nato, era hombre con sensibilidad y eso lo grabo con fuego en su producción poética.

La poesía de Andrés Bello es una poesía cónsona con su época, cargada de sentimiento y tradición, a ver ¿Cómo se escribía poesía en esos años? Bueno en este momento la poesía estaba enmarcada dentro del romanticismo, que es un movimiento que se caracteriza porque privilegia en su temática la vida rural y la vuelta al pasado luminoso como refugio, y también habla de la pasión ardiente.

Los temas principales de los que habla Bello en sus poemas, están estrechamente ligados a los temas que proponían los poetas de entonces, de manera que tenemos: Lo natural y la tradición, lo Nacional y popular y finalmente el destino.

A ver paseemos ahora por sus poemas, los elementos que les mencione antes los encontramos en su obra, por ejemplo, en “Silva a la agricultura de la zona tórrida” o “El Anauco”, yo les voy a leer un trocito de cada uno para dejarlos picados:

Silva a la agricultura de la zona tórrida arranca así:

“Para tus hijos la procera palma

su vario feudo cría,

y el ananás sazona su ambrosía;

su blanco pan la yuca;

sus rubias pomas la patata educa;

y el algodón despliega al aura leve

las rosas de oro y el vellón de nieve” …

A mi este poema me parece brillante, pero en el Anauco Bello nos regala este verso:

… “resonarás continuo

con mis humildes cantos;

y cuando ya mi sombra

sobre el funesto barco

visite del Erebo

los valles solitarios,

en tus umbrías selvas

y retirados antros

erraré cual un día,

tal vez abandonando

la silenciosa margen

de los estigios lagos”.

Este caballero escribió poesía de la buena, de esa que te vuela la tapa de los sesos como decía la celebre Emily Dickinson, no se pierdan de buscarla de deleitarse, es como darse un banquete en donde cada poema es un bocado exquisito, Rubia, El cóndor y el poeta, la oración por todos, las ovejas, miserere, a la nave, Moisés, todos los poemas de Bello son para quedarse un rato absorto en sus versos, pero probablemente el que a mi más me gusta porque me subyuga cada vez que lo leo es “Alocución a la poesía” que sino se los leo en este episodio me voy al averno jajajaja esto dice así:

“a los hombres cantaste embelesados;

y sobre el vasto Atlántico tendiendo

las vigorosas alas, a otro cielo,

a otro mundo, a otras gentes te encamina {a la poesía},

do viste aún su primitivo traje

la tierra, al hombre sometida apenas;

y las riquezas de los climas todos,

América, del sol joven esposa,

del antiguo océano hija postrera

en su seno feraz cría y esmera”.

Esto es oro molido, cada letra es una estrella.

Despedida

Andrés Bello fue un hombre de letras, de vocación a la docencia y un jurista nato, fue un hombre de arte y de poesía, llego hasta a hacer aportes a la teoría de libretos de ópera que influyeron en los métodos de traducción, de hecho, hay un artículo de Schneider y Schmusch, de 2009 que fue publicado en la revista del Congreso de la Sociedad Internacional de Musicología en donde se habla de esto, es una delicia leer que tan lejos llego Bello.

Su Gramática de la lengua castellana marcó un hito para los hablantes del castellano y su espíritu de libertad lo llevaron a ser protagonista de uno de los momentos históricos más relevantes de nuestro continente.

Andrés Bello murió en Chile el 15 de octubre de 1865, lejos de su tierra, como pasa y pasara con muchos paisanos que han partido, solo que Bello se fue rodeado de su numerosa familia y con el reconociendo y agradecimiento de la tierra que lo recibió, a muchos paisanos no les pasará igual, a mí eso me entristece, pero bueno no voy a entrar ahí porque me indigno también.

Gente ya llegamos al final, es hora de despedirse porque nos agarra el sereno, yo espero haberles picado la curiosidad y que después de escuchar este episodio se vayan a buscar la obra de don Andrés Bello, el tipo de las manos grandes jajajajajaja ay las manos que yo tengo una teoría con las manos, pero eso se los cuento si quieren por mis redes jajajajaja, escríbanme a través de @pedrocedenoa en Instagram o Twitter, échenme el cuento de como ven ustedes a Andrés Bello, si conocían su poesía o si sabían que gracias a él los países de Latinoamérica se armaron marcos jurídicos para defender sus territorios marítimos.

Nos vamos, no sin antes agradecer a culturizando que hace posible que este ratoncito de biblioteca de 1,86 llegue a ustedes, pero antes de irnos les recuerdo la consigna, ya la saben ustedes… pónganse a leer.

--


Lo que más gusta

Lo más destacado