Patricia Hearst y el famoso caso del Síndrome de Estocolmo

Patricia Hearst y el famoso caso del Síndrome de Estocolmo

El secuestro de Patricia Hearst se recuerda como uno de los casos más polémicos en Estados Unidos. Patricia Hearst, heredera al imperio de medios de comunicación de William Randolph Hearst, fue secuestrada el 4 de febrero de 1974, por un grupo de izquierda llamado Ejército Simbiótico de Liberación (SLA), a los 19 años de edad.

El secuestro se realizó con la intención de que se cumplieran las peticiones del ejército a cambio de la liberación de Patricia. El objetivo era lograr la liberación de dos militantes del ejército que se encontraban presos.

Esta petición fue rechazada, por lo cual su siguiente petición fue que la familia Hearst entregara comida, por un valor de 70 dólares, a los más pobres en el barrio de San Francisco. El padre de Patricia gastó cerca de seis millones de dólares en esta labor pero el ejército no liberó a Patricia por presunta mala calidad de la comida.

Este largo período en el cual estuvo secuestrada comenzó a afectarla; permaneció encerrada por largo tiempo dentro de un armario, fue abusada sexualmente y sus secuestradores le daban lecciones sobre las teorías marxistas. Este tipo de situaciones lavaron el cerebro de Patricia, por lo que llegó a sentir cierta empatía por las labores de sus secuestradores.

Patricia ocasionalmente mandaba comunicados a su familia informándoles de su estado. Es en uno de éstos que ella informa su decisión de formar parte del ejército y comprometerse con sus ideales. De la misma forma comunica su cambio de nombre a Tania en honor a Tamara Bunke, compañera de guerrilla de Ernesto Ché Guevara.

¿Qué es el Síndrome de Estocolmo? (+Video)

En un robo del ejército al banco Hibernia, en San Francisco, las cámaras captaron el hecho en el cual se llevaron 10 mil dólares. En estas imágenes se ve a Patricia participando en el robo con una pistola en mano.

Se dictó una orden judicial de captura y en septiembre de 1975 fue arrestada en el apartamento de otro de los militantes. Mientras tanto, la policía había atacado y prendido fuego a otro de los apartamentos del grupo, en el que murió la mayoría de los miembros.

En su juicio, comenzado el 20 de marzo de 1976, Hearst declaró que había sido encerrada y cegada en un armario y abusada física y sexualmente, lo que causó su decisión de comprometerse con el grupo, un caso extremo de síndrome de Estocolmo, en el que los rehenes acaban compadeciéndose de los captores.

La defensa no tuvo éxito y Hearst fue acusada de robo de banco. Su sentencia fue reducida después de veintidós meses por el presidente Jimmy Carter. Hearst fue puesta en libertad el 1 de febrero de 1979. Más tarde fue indultada por el presidente Bill Clinton durante las últimas semanas de su mandato.

Por estos actos Patricia Hearst fue detenida en septiembre de 1975 y su juicio comienza en enero de 1976. Fue condenada a 35 años de cárcel por asalto a mano armada, la cual se redujo a 22 meses por orden del presidente Jimmy Carter. El 1 de febrero de 1979 fue liberada.

Los expertos coincidían en que Patricia ejemplificaba un perfecto caso del Síndrome de Estocolmo: un fenómeno en el cual una víctima de un secuestro siente empatía por sus secuestradores y se une a ellos en sus objetivos.

Una colaboración de Michelle González @michelle9790 para @Culturizando


  • Me encanta
    0

  • Me divierte
    0

  • Me asombra
    6

  • Me entristece
    0

  • Me enoja
    0



Es tendencia