Los 6 Cadillac más importantes de la Historia

Los 6 Cadillac más importantes de la Historia

Por Michel Rodriguez / El 22 de agosto de 1902 es fundada la Cadillac Automobile Company, desde entonces la firma Cadillac ha estado entre nosotros como símbolo de status y en estos 118 años, han existido modelos que resaltan más por sus avances tecnológicos, sus innovaciones de diseño que por la declaración que cada auto le da al mundo…

Presentamos los seis Cadillac más importantes de la historia:

Cadillac Modelo K, 1906-1908

Este es el séptimo modelo de auto fabricado por Cadillac, se trata de un vehículo impulsado por un motor de 1 cilindro y 10 hp, de hecho es la misma plataforma mecánica que se venía usando desde 1903, pero el Modelo K es el primero de la marca en tener partes intercambiables, algo que permitió que un Cadillac ganara el prestigioso Trofeo Dewar, una competencia que abarcaba una serie de pruebas de confiabilidad.

Tres Cadillac participaron, haciendo un recorrido de 40 km desde Londres hasta el circuito de carreras de Brooklands el 29 de febrero de 1908, allí ese mismo día hicieron diez vueltas en el circuito, es decir 48 km más. Una figura clave en la promoción de Cadillac en esta competencia fue Frederick Bennett, un joven vendedor de la firma que anunciaba a todos los organizadores la posibilidad de intercambiar piezas entre los tres vehículos.

Así el 2 de marzo de 1908, los tres Cadillac se desarmaron, y cada uno tenía un total de 721 piezas y partes, 2163 piezas y partes sumando los tres. Los organizadores tomaron cerca de 100 de esas piezas y las reemplazaron por piezas traídas del concesionario de Cadillac en Londres, la Anglo-American Motor para luego armar de nuevo los autos y someterlos a nuevas pruebas en la pista de Brooklands, en donde hicieron un recorrido total de 800 km. El impacto de esta proeza es de categoría mundial, porque para entonces el Premio Dewar era perfectamente el equivalente a un Premio Nobel o la Estrella Michelin, tomando ejemplo del mundo culinario. El impacto en la industria automotriz a nivel mundial fue enorme porque de ahí en adelante la producción en cadena sería más óptima, se estandarizarían procesos y eso permitiría la producción masiva de autos de forma eficiente, con una cadena de repuestos que permitiría hacer mucho más sencillo el mantenimiento preventivo y correctivo… ¡Todo un logro!

Cadillac V16 Series 452 y 90, 1930-1939

En una época en la que algo de calidad innegable era algo “dussy” porque se asociaba con los autos Duesenberg, aparece Cadillac en 1930 con algo jamás visto: el primer vehículo del mundo con un motor de 16 cilindros (no… el Bugatti Veyron no es el primero).

Apodado “Cadillac V16” o “Cadillac Sixteen”, eran una gran innovación, superando a marcas de lujo como Packard o Maybach que ofrecían motores de 12 cilindros, bajo la creencia de que un auto más grande y con un gran motor es símbolo de status.

Los Cadillac V16 eran autos exclusivos, hechos bajo pedido. La mayoría con carrocerías hechas por Cadillac, a través de su subsidiaria, el taller Fleetwood, pero otros con algunas de las carrocerías más exclusivas hechas a pedido por talleres artesanos de carrocería. Se caracterizaban por ser súper suaves en su andar y maniobrables a pesar de su gran tamaño. Estos autos serían de ahora en adelante, la nueva declaración de status; lo más interesante es que Cadillac lo logró en el peor momento, durante la década de los 30, en plena época de la Gran Depresión, cuando no había muchos quienes pudiesen comprar una unidad.

Estos vehículos se produjeron en dos series, una era la 452, fabricada entre 1930 y 1937, con un motor V16 y una cilindrada de 7.2 litros (452 pulgadas cubicas) y una potencia de 165 hp. La segunda serie fue la Serie 90, fabricada desde 1938 y hasta diciembre de 1939; en esencia, era el mismo motor pero mejorado, su cilindrada se reducía a 7 litros, pero la potencia aumentaba a 185 hp. No fue el único auto con motor de 16 cilindros de la época, los otros dos fabricantes que tenían este sitial de honor fueron Peerless y Marmon, de hecho, Marmon comenzó a desarrollar su motor de 16 cilindros en 1927, primero que Cadillac, pero esta última firma lo presentó primero; además, Peerles caería víctima de la Gran Depresión, mientras que Marmon, por las mismas circunstancias se vio en la necesidad de rediseñarse, saliendo del mercado de autos de lujo. Al final solo Cadillac quedó en ese “Monte Olimpo” y con bastante éxito, al permanecer en el liderazgo por diez años.

Cadillac Serie 62, 1948 – 1949

La Serie 62 se fabrica entre 1940 y 1964, pero específicamente los modelos 1948 y 49 son muy importantes porque aquí comienza el hábito de Cadillac de producir con modelos que van marcando pauta, “avisando” al mercado cómo será el resto de los autos de la marca.

Comencemos con el hecho de que el diseño de 1948 es el primer diseño nuevo de Cadillac después de la Segunda Guerra Mundial (1941-1945 para el caso de Estados Unidos), hasta 1947 los autos de la firma usaban el mismo diseño que se utilizó hasta 1942, último año de producción de vehículos civiles antes de enfocarse en el esfuerzo de la guerra. Su líneas curvas, estilizadas, unas modernas y otras futuristas como la caída trasera en las versiones Coupe y Sedanette, marcaban pauta en el diseño automotriz, de hecho sería la línea en otros modelos de General Motors (Propietaria de Cadillac).

En ese mismo apartado de diseño destaca otro elemento que marcará pauta, me refiero al uso de las colas traseras inspiradas en las colas del avión Lockheed P-38 Lightning. Es el primer auto americano en tener colas en su diseño, un elemento que sería la firma de Cadillac hasta 1999 y que sería tendencia de diseño en toda la industria automotriz a nivel mundial en los 50 y 60. En esta serie 1948-49 hay otra novedad, el nuevo motor V8 OVH (Over Head Valve), un nuevo diseño de motor con las válvulas sobre la parte superior. Es un motor V8 de 5.4 lts (331 pulgadas cúbicas), que genera 160 hp, es más ligero, funcionaba mejor con octanajes de combustible más modernos para la época y en total, mejoraba el performance del auto. Hay una última cosa que destaca a este Cadillac: es el primer auto en recibir el Premio al Auto del Año por la revista Motor Trend, aunque inicialmente Cadillac rechazó el premio porque para 1949 Motor Trend era una revista nueva y desconocida al igual que el premio, aunque luego lo aceptó. Hoy en día es para algunos el premio más importante de la industria automotriz.

Cadillac Eldorado Brougham, 1957-1958

Aquí puede haber controversias, porque cuando se habla del auto que representa “la era dorada de Cadillac” se habla del Cadillac Eldorado Biarritz de 1959 con su diseño icónico y sin duda las colas más largas y altas de la industria automotriz de la época; pero, hay otro que lo supera. Debutando en marzo de 1957, el Cadillac Eldorado Brougham fue y sigue siendo el Cadillac más lujoso en 118 años de historia.

Fusiona los diseños del Cadillac Park Avenue y Cadillac Orleans, dos Concept Cars creados por Ed Glowcke, el trabajo final de fusionar esos dos autos en una sola creación es obra del gran Harley Earl, diseñador estrella de Cadillac. Tiene tres elementos de diseño notables: primero sus puertas traseras suicidas, que para entonces solo existían en este auto, el anterior con puertas suicidas era el DeSoto Fire Dome Long Sedan de 1953; segundo su techo de acero inoxidable, único en un auto de producción; y tercero sus cuatro faros, este modelo es de hecho el primero de Cadillac y de toda General Motors en tener cuatro.

No era solo el diseño lo que lo hacía el más lujoso del momento, era su integración de accesorios jamás vistos en un solo modelo. Es el primer auto con asientos eléctricos con memoria de posición, control de crucero, antena, vidrios y seguros eléctricos, aire acondicionado y calefacción dual, un mini bar en la guantera con vasos imantados para evitar que se cayeran por el movimiento; además, tenía un estuche de maquillaje, cigarrera de cuero, cuaderno de apuntes, bolígrafo dorado y un atomizador con perfume Arpege Extrait de Lavin. Era también el primer vehículo con suspensión autorregulable. Todo lo anterior lo hacía también el auto más caro del mundo, con un precio de venta de 13.070 dólares, cuando un Cadillac costaba unos 7.000 dólares y un automóvil promedio costaba aproximadamente 2.000 dólares. Era incluso más caro que un Rolls Royce y también era más exclusivo, con una producción de solo 704 unidades entre 1957 y 1958. Más nunca hubo algo parecido ni en Cadillac ni en el mundo en cuanto a cantidad de accesorios y comodidades en una modelo de automóvil.

Cadillac Fleetwood Talisman, 1974 – 1976

“¡Lo lograste!”, eso es lo que este auto le decía a su feliz dueño. Hecho entre 1974 y 1976, el Fleetwood Talisman era el Cadillac más lujoso del momento, la máxima expresión de los logros materiales de una persona. En esencia era un paquete de equipamiento montado sobre el Cadillac Serie 60, el modelo de Cadillac más lujoso que había.

En su exterior es un Cadillac Serie 60, pero con elementos que lo diferencian y de hecho lo identifican como un Talisman, tales como la combinación de colores entre la carrocería, el techo de vinil y las tazas o tapacubos, que aunque son cromadas, tienen en su parte central algún color que combinará con el techo y la carrocería; además, hay en el pilar C, en donde está el vidrio trasero, una plaquita que dice “Fleetwood Talisman”.

Pero el gran lujo está en el interior, en donde hay tapicería de cuero o tapicería de Velor de Medici con cuatro opciones de colores para el interior (dos solo para el interior en cuero). Los asientos, además, parecen muebles de los grandes y cómodos que son, sin contar su diseño, de influencia europea. Adelante hay una consola central ubicada entre los asientos; en ella hay oculto una libreta para anotaciones, un lápiz, un bolígrafo y una lámpara para poder ver en caso de ser necesario, y además un pequeño compartimento para guardar diversos objetos. El Talisman tenía también espejos, vidrios, seguros y apertura de la maleta o maletero eléctricos, tenía desempañante en el vidrio trasero y hasta una placa con las iniciales del propietario. Con un precio de 17.000 dólares era el Cadillac más caro y exclusivo, de hecho su siguiente inferior, el Cadillac Fleetwood Brougham costaba 10.000 dólares. Además este es el Cadillac más grande construido, con 5.9 m de largo por 2 m de ancho, impulsado por un motor V8 de 8.2 lts (500 pulgadas cúbicas), de hecho es el motor V8 más grande montado en un vehículo de producción. Lamentablemente también es el último “transatlántico” fabricado por Cadillac, a diferencia del Titanic no se hundió, pero los costos de la gasolina en los 70 y una serie de leyes de control de emisiones, pusieron fin a esta saga de grandes e imponentes Cadillac.

Cadillac Seville, 1975 – 1979

El Seville se presenta en su primera generación (1975 – 1979) como la nueva alternativa real de Cadillac a la oferta de autos de lujo europeos. Esta generación comienza montada sobre la plataforma del Chevrolet Nova, de hecho el plan era inicialmente montarlo sobre el Opel Diplomat y colocarle tracción delantera, pero por lo costoso, ese equipamiento debía esperar. Ofrecían un motor V8 de Oldsmobile de 5.7 lts y a partir de 1978 se haría disponible una versión del mismo motor pero a diésel.

Estos vehículos llegaron como una gran propuesta tecnológica de Cadillac, es el primero de la marca con un sistema de inyección de gasolina, un sistema Bendix/Bosch, además era el primer Cadillac con una computadora de asistencia al conductor llamada Cadillac Trip Computer o “Tripmaster”; además, es el primer Cadillac y el primer modelo estadounidense con instrumentación totalmente digital.

Cadillac ofrecía también versiones más lujosas como la Biarritz o la serie d´Elegance y había un paquete especial llamado Gucci, con tapicería y colores hechos por Gucci, con una plaquita que lo identificaba como tal. Además este es el Cadillac más pequeño producido hasta entonces por la firma y se valió de su tamaño para venderlo como un automóvil lujoso, pero fácil para estacionar. Con 215.659 unidades producidas en esta primera generación, incluyendo un lote hecho en Irán llamado Iran Cadillac (el primer Cadillac producido bajo licencia) fue tan exitoso que más de uno lo escogió en lugar de un Mercedes-Benz.

Esta generación del Seville siguió la tradición de indicar la tendencia de los próximos Cadillac, al tener líneas más compactas y el famoso frontal de cuatro faros con dos luces de cruce bajo los faros, un frontal que sería característico a lo largo de los 80, sin contar que marca el inicio de una relación entre la imagen tradicional de Cadillac y la tecnología, que con el tiempo invadiría a la industria automotriz.

Los mejores años…

Los mejores años de Cadillac abarcan desde 1930 hasta 1980, cuando se hizo el último rediseño a los Cadillac suntuosos y de aspecto tradicionalista, modelos que representan la evolución y alcance de una marca, pero que al mismo tiempo representan la era dorada, los mejores años de Cadillac y al mismo tiempo que figuran en términos de valor como piezas de colección. Recuerdos de una era que lamentablemente no regresará…

  • Me encanta 6
  • Me divierte 2
  • Me asombra 0
  • Me entristece 0
  • Me enoja 0



Es tendencia