La Historia de: «El Baño Sangriento» en los Juegos Olímpicos Melbourne 1956

La Historia de: «El Baño Sangriento» en los Juegos Olímpicos Melbourne 1956

6 de diciembre de 1956, ya en la recta final de los Juegos Olímpicos de Melbourne. Todo marchaba correctamente, hasta que las aguas de la piscina olímpica llegaron a teñirse de rojo en un duelo de waterpolo, que la historia bautizó como el partido de » baño sangriento”.

Hungría y la Unión Soviética se enfrentaban por las semifinales de la competencia, poco después que el gobierno estalinista controlado por la URSS estuviera a cargo del estado. La gente ya enfurecida salió a la calle para protestar haciendo que todo terminara abruptamente con la frenética intervención de las tropas soviéticas. Esta situación política se hizo palpable y se salió de las manos de muchos haciendo del evento deportivo más importante del mundo, un verdadero caos.

La temperatura del encuentro comenzó incluso antes de que los jugadores se lanzaran a la piscina ya que la delegación húngara había retirado la bandera comunista de su país en la Villa Olímpica, reemplazándola por una que representaba a la Hungría libre.

Corría ya la tarde cuando se dio inicio al partido entre entre Hungría y la URSS, este comenzó como un partido intenso y con mucho contacto físico, intercambio de patadas y puñetazos. El jugador estrella Zador se alza marcando dos goles para la alegría de la multitud y disfrutar de una ventaja de 4-0.

Al llegar los minutos finales, Zador fue obligado a abandonar la piscina tras ser golpeado por Valentin Prokopov. La herida de Zador fue la gota que derramó el vaso de una multitud ya exaltada y para evitar una revuelta, La policía ocupó el recinto para sacar a la multitud suspendiendo así el partido al faltar tan solo un minuto para dar como ganador al equipo húngaro.

Las fotos de las heridas de Zador fueron publicadas por la prensa de todo el mundo, dando lugar al nombre de «baño sangriento» («blood in the water»), y a la vez hicieron hincapié y un llamado a disfrutar del Deporte, un deporte sano y entre hermanos.

Una colaboración de Génesis Muñoz Rodríguez @cocogens para @Culturizando

Culturizando no se hace responsable por las afirmaciones y comentarios expresados por sus columnistas, anunciantes o foristas; y no reflejan necesariamente la opinión de la misma.
Culturizando se reserva el derecho a eliminar aquellos comentarios que por su naturaleza sean considerados ofensivos, injuriantes, fuera de la ley o no acordes a la temática tratada.
En ningún momento la publicación de un artículo suministrado por un colaborador, representará algún tipo de relación laboral con Culturizando.


  • Me encanta
    0

  • Me divierte
    0

  • Me asombra
    0

  • Me entristece
    0

  • Me enoja
    0



Es tendencia