La Orden de Yoni, la extraña cerveza de vagina

La Orden de Yoni, la extraña cerveza de vagina

La Orden de Yoni –o simplemente Yoni- es una peculiar bebida alcohólica que salió a la venta en la década de los 2010; además, de haber generado atención en su natal Polonia, también logró hacerse eco en América latina, y todo porque está hecha con sabor a vagina… ¿Cómo? ¡Descúbrelo aquí!

Esta extraña bebida nació cuando Wojciech Mann, el líder del proyecto, leyó acerca del ácido láctico producido por la vagina humana, y se preguntó por qué nadie había intentado crear algún producto con este particular ingrediente… así que no es simplemente una “cerveza sabor a vagina” es efectivamente una bebida fermentada hecha a base de los fluidos del órgano reproductor femenino.

Se utiliza las bacterias del ácido láctico (‘Lactobacillus’) de la vagina para fermentar la bebida – Imagen: Orden Yoni.-

¿De qué está hecha la cerveza La Orden de Yoni?

El producto ha sido sumamente criticado por sus campañas, ya que muestra a mujeres de manera hipersexualizada mientras promueven el producto; de hecho, para 2016 la modelo principal era Alexandra Brendlova, y la compañía alega que la cerveza es hecha con los fluidos lácticos de su vagina específicamente.

Sin embargo, en una entrevista para El País, el emprendedor polaco alegó que en realidad tenía cierto trasfondo religioso, mencionando que el nombre viene de la creencia hindú, ya que esta cultura así le llama a la representación sagrada de la vulva de la diosa Shakti (Yoni). Además, en el sitio oficial de la cerveza, se muestra la historia de cómo en la antigüedad se adoraba a divinidades femeninas como Ishtar, Afrodita o Isis, y cómo además se hacían bebidas espirituales con fluidos vaginales, acotando que la elaboración y consumo de Yoni sería como rendir culto a la figura de la mujer en general.

Wojciech dijo que entendía por qué estaban tachando su producto de “machista”, pero insistió en que parte de lo recaudado sería donado a investigaciones sobre cáncer del útero en Afganistán. Posteriormente, agregó que estaba entre sus planes crear más sabores (usando ácidos lácticos de otras vaginas) para crear una “cerveza BDSM” (siglas para lo que conocemos como sexo sadomasoquista).

En la actualidad, en el sitio oficial de Yoni, además de toda esta explicación celestial y mitológica podemos ver a tres modelos en la portada, que aparecen con los nombres de Patricia, Pauline y Mónika, y efectivamente, sí, las cervezas que podríamos adquirir, según ellos, tendrían el sabor de sus vaginas porque fueron hechas con sus ácidos lácticos. Es esto precisamente donde observamos su mayor estrategia de marketing, ya que se hace énfasis en que prácticamente estarías “degustándolas” a ellas

Imagen promocional de Yoni con la modelo Alexandra Brendlova – Imagen: Pinterest.-

Aunque esto es definitivamente innovador en todo sentido, también ha habido otros productos hechos con procesos similares, como cuando Cecilia Westbrook, estudiante de doctorado en la Universidad Carnegie Mellon, creó un extraño yogur hecho con leche y sus propios “jugos vaginales”. No obstante, este proyecto de Cecilia fue denominado por ella misma como yogur “feminista”, a diferencia de la bebida Yoni que ha sido catalogada como machista.

Volviendo a Yoni, aunque el negocio no ha sido tan exitoso como fue proyectado en su momento, en la actualidad se sigue comercializando y según su elocuente y controversial creador, recibe muchos pedidos internacionales, especialmente de países latinoamericanos.

Video promocional de Yoni explicando el proceso de elaboración.-

Pero la verdadera pregunta es para ti… ¿Beberías una Yoni, la extraña cerveza de vagina?

Con información de El País / The Order of Yoni / Wikipedia

  • Me encanta 0
  • Me divierte 2
  • Me asombra 5
  • Me entristece 0
  • Me enoja 5



Es tendencia