Ice Cream Headache: la relación entre el helado y los dolores de cabeza

Ice Cream Headache: la relación entre el helado y los dolores de cabeza

La cefalea por ingestión de helados, también llamada “cefalea del helado” (en inglés: Ice Cream Headache). Es tipo de cefalea se produce por la ingestión de alimentos fríos. Aparece bruscamente y dura de unos pocos segundos a medio minuto. Aunque es una cefalea muy breve, es muy molesta, ya que el tiempo que dura suele ser con bastante intensidad.

Este dolor de cabeza aparece casi siempre en la zona central de la frente. Los pocos estudios realizados en la población indican que un tercio de ésta lo sufre. También es mucho más frecuente en aquellas personas que padecen migrañas, donde el porcentaje se eleva a más de un 70%.

La causa inicial que provoca la cefalea del helado está clara, se debe al descenso de temperatura de los tejidos del paladar (el techo de la boca y que podemos tocar levantando la lengua). El mecanismo que produce dicho dolor aún no ha sido determinado totalmente. Actualmente hay dos teorías que relacionan ese descenso de temperatura con el dolor de cabeza:

– El descenso de temperatura del paladar provoca una irritación de un nervio llamado Trigémino y que ello provoque un dolor referido en la frente. Es decir, que aunque el origen del dolor esté en el paladar en realidad se percibe en la frente. Un ejemplo de dolor referido sería lo que ocurre en algunos infartos de corazón donde se puede percibir dolor en el brazo y el cuello principalmente.

– El descenso de temperatura provoca una estimulación de los nervios que lleva a un cambio en el grado de contracción de los vasos sanguíneos del cerebro. Estos vasos se dilatan y provocan el dolor de cabeza. Eso explicaría por qué es más frecuente la cefalea por helados en gente que ya padece migraña.

En cuanto a la forma de evitar que la cefalea por helados ocurra en ese tercio de la población susceptible, se debe evitar el descenso de la temperatura en el paladar. Lo cual se logra de algunas de las siguientes formas:

– Cuando ingieras algún alimento frío evita que toque con el paladar. Procura mantenerlo en el suelo de la boca. Si esto te resulta incómodo, trata de tocar con la lengua el paladar justo después de que el alimento lo haya tocado. De esa forma calentamos rápidamente la zona y evitamos que la temperatura descienda.

– Consume los alimentos fríos lentamente. Un estudio realizado en un instituto demostró que aquellos que consumían helados más lentamente tenían menos posibilidades de sufrir dolor de cabeza.

Una colaboración de @jespump para @Culturizando

Culturizando no se hace responsable por las afirmaciones y comentarios expresados por sus columnistas, anunciantes o foristas; y no reflejan necesariamente la opinión de la misma.
Culturizando se reserva el derecho a eliminar aquellos comentarios que por su naturaleza sean considerados ofensivos, injuriantes, fuera de la ley o no acordes a la temática tratada.
En ningún momento la publicación de un artículo suministrado por un colaborador, representará algún tipo de relación laboral con Culturizando.


  • Me encanta
    0

  • Me divierte
    0

  • Me asombra
    0

  • Me entristece
    0

  • Me enoja
    0



Es tendencia