Horrores Humanos: Robert Hansen, el cazador de humanos

Horrores Humanos: Robert Hansen, el cazador de humanos

Hansen nació en Estherville, Iowa en 1939. Hijo de un inmigrante danés, que lo instruyó en el oficio de la panadería. De joven fue muy delgado y sufría de un acné muy severo, agregado a esto también era tartamudo, lo que se tradujo en una gran timidez. Rechazado por las chicas atractivas de su escuela, creció odiándolas y alimentando fantasías de cruel venganza. A través de su infancia y adolescencia, se describía como una persona callada y solitaria que tenía una relación disfuncional con su padre dominante. Fue víctima de acosos en su escuela. En su tiempo libre le gustaba cazar, era una actividad que lo desasociaba del entorno hostil en su casa de estudio.

A los 18 años Hansen se enlistó en la reserva del ejército de los Estado Unidos y sirvió ahí por un año antes de ser dado de baja. Después de esto, trabajó como asistente de instructor en la academia de policía de Pocahontas, Iowa y en 1960 contrajo matrimonio.

El 7 de diciembre de 1960, Hansen fue arrestado por incendiar el garaje de los autobuses escolares, perteneciente a la comisión de educación del condado de Pocahontas. Su esposa tramitó el divorcio mientras él estaba encarcelado.

En 1967 se mudó a Anchorage, Alaska, junto a su segunda esposa, con la cual había contraído matrimonio en 1963 y habían tenido dos hijos. En Anchorage fue estimado por sus vecinos e impuso varias marcas locales de cacería.

Una víctima que logró escapar

El 13 de junio de 1983, Cindy Paulson de 17 años de edad escapó de Hansen mientras este trataba de meterla en la cabina de su avioneta Piper Super Cub. Ella declaró a la policía que Hansen le ofreció 200 dólares para que le practicara sexo oral pero cuando ella abordó su auto, él la amenazó con una pistola y condujo el auto hasta su casa, ahí la mantuvo presa, la torturó, la violó y la agredió sexualmente. También mencionó que Hansen la encadenó por el cuello a una columna del sótano de su casa, para luego tomar una siesta en un sofá cerca de ella.

Cuando despertó, la metió en su carro y la llevó al aeropuerto Merrill Field donde le dijo que su intención era llevarla a su cabaña (una choza cercana al río Knik en el área del valle de Matanuska, accesible solo en bote o en avioneta de vuelo salvaje). Paulson, se agazapó en el asiento trasero del auto con sus muñecas esposadas al frente, esperó hasta que Hansen estuvo ocupado cargando la cabina del aeroplano para salir corriendo. Mientras Hansen estaba de espaldas Paulson se arrastró hacia los asientos de enfrente abriendo la puerta del lado del conductor y emprendió la fuga llegando hasta las inmediaciones de la sexta avenida.

Ella más tarde le dijo a la policía que había dejado un zapato azul en el suelo del asiento trasero del sedán, como evidencia de que ella había estado en el auto. Hansen asustado corrió tras ella pero Paulson consiguió llegar primero a la sexta avenida donde logró detener un camión que pasaba por ahí. El conductor, Robert Yount, alertado por su apariencia desgreñada, se detuvo y la recogió. La condujo hasta el motel Mush Inn, donde ella saltó del camión y corrió hacia el interior del edificio. Mientras ella le pedía al empleado de mostrador que le telefoneara a su novio hospedado en el motel Big Timber, el chofer del camión continuó hacia su trabajo donde llamó a la policía para reportar a una mujer descalza y esposada.

Cuando oficiales del departamento de policía de Anchorage arribaron al motel Mush Inn, los dependientes informaron que la joven mujer había tomado un taxi con destino al motel Big Timber. Los oficiales arribaron al cuarto 110 del motel Big Timber y encontraron a Cindy Paulson, todavía esposada y sola. Ella fue trasladada a la comandancia del departamento de policía de Anchorage, donde describió al agresor. Cuando Hansen fue interrogado por los oficiales, negó las acusaciones, alegando que Paulson solo estaba tratando de causarle problemas porque se negó a pagarle lo que ella le pedía, a base de extorsionarlo. No obstante que Hansen había tenido varios problemas con la ley, su conducta apacible y su imagen de humilde panadero aunado a una sólida coartada proporcionada por su amigo John Henning lo mantuvo al margen de ser considerado como un serio sospechoso y el caso se enfrió.

Aparición de cuerpos en las cercanías de Anchorage

El detective Glenn Flothe de la policía estatal de Alaska era parte de un equipo que estaba investigando el hallazgo de muchos cadáveres en  Anchorage y sus alrededores. Los primeros cuerpos fueron encontrados por trabajadores de la construcción cerca de la carretera a Eklutna. El cuerpo, fue apodado “Eklutna Annie” por los investigadores y nunca fue identificado. Más tarde ese mismo año, el cuerpo de Joanna Messina fue descubierto en un pozo de grava cerca de Seward y en 1982, los restos de Sherry morrow de 23 años de edad fueron descubiertos en una tumba poco profunda cerca del río Knik. Flothe tuvo en aquel tiempo tres cuepos que parecían ser víctimas de un solo asesino.

Flothe contactó al agente especial del FBI, Roy Hazelwood a quien solicitó ayuda para que este elaborara un perfil criminal, basado en los tres cuerpos recobrados. Hazelwood perfiló al asesino como un experimentado cazador con baja autoestima, con un historial de rechazo por parte de las mujeres el cual probablemente sentiría una fuerte necesidad de conservar objetos de sus víctimas. También sugirió que el agresor podría ser tartamudo. Usando este perfil, Flothe investigó posibles sospechosos hasta encontrar a Hansen, quien encajaba con el perfil y tenía una avioneta.

Desquebrajando su actuación

Apoyado por el testimonio de Paulson y el perfil de Hazelwood, Flothe y el departamento de policía de Anchorage obtuvieron una orden judicial para registrar la avioneta, el automóvil y la casa de Hansen. El 27 de octubre de 1983, los investigadores descubrieron joyería perteneciente a una de las mujeres desaparecidas así como también una colección de armas escondidas en una esquina del ático de Hansen. Pero el hallazgo más importante lo constituyó un mapa de navegación aérea marcado con pequeñas “X”, escondido detrás de la cabecera de la cama de Hansen.

Cuando fue confrontado con la evidencia encontrada en su casa, Hansen la negó por tanto tiempo como pudo pero eventualmente comenzó a culpar a las mujeres intentando justificarse. Finalmente terminó confesando y admitiendo con cada artículo de la evidencia una ola de crímenes contra mujeres de Alaska que empezó en 1971. Las primeras víctimas de Hansen fueron jóvenes de entre 16 y 19 años.

Una vez arrestado, Hansen fue acusado por asalto, secuestro, varias faltas relacionadas con armas de fuego, robo y fraude. El último de los cargos se relacionaba con un reclamo hecho ante la aseguradora por el robo de unos trofeos (partes de los animales que cazaba) y cuyo pago empleó para comprar la avioneta, luego declaró que si había encontrado los trofeos en algún lado de su patio trasero pero que se le olvido informar a la compañía de seguros.

El panadero carnicero tuvo que aceptar un trato en el que se declaraba culpable de 4 homicidios ya fuertemente respaldados, después que un estudio de balística forense arrojó concordancia entre las balas de las escenas de los crímenes y las del rifle de Hansen, una de las condiciones del acuerdo fue que lo dejaran cumplir su sentencia en una prisión federal sin publicidad de la prensa. Otra condición impuesta en el trato fue que descifrara las marcas en su mapa de aviación y ayudara a localizar los cuerpos.

Hansen mostró a los investigadores 17 sepulturas, en el centro-sur de Alaska y sus alrededores, doce de ellas eran desconocidas por los investigadores. Hubo marcas en el mapa de las cuales se rehusó aceptar o dar información, las autoridades sospechan que dos de estas marcas corresponden a las tumbas de Mary Thill y Megan Emrick, a quienes negó haber asesinado. Hansen fue sentenciado a 461 años en prisión, sin posibilidad de libertad condicional.

Falleció a la edad de 75 años en el hospital regional de Alaska en Anchorage el 21 de agosto de 2014 debido a una enfermedad persistente pero no revelada.

Por Fernando Zerpa | Culturizando

Con información de: Wikipedia.org |


  • Me encanta
    1

  • Me divierte
    1

  • Me asombra
    9

  • Me entristece
    2

  • Me enoja
    4



Es tendencia