Junio 23, 2018

Horrores Humanos: La Tragedia de la Puerta 12

Horrores Humanos: La Tragedia de la Puerta 12

El 23 de junio de 1968, en Argentina, 71 personas murieron aplastadas y asfixiadas en Estadio de River Plate, en lo que se denominó Tragedia de la Puerta 12.

En los estadios es común que las “hinchadas” estén organizadas por grupos de adeptos denominados “barras bravas”, que impulsan los cantos de apoyo a sus equipos. En Argentina a lo largo de la historia han muerto unas 224 personas en incidentes relacionados con el fútbol.

El primer hecho ocurrió el 14 de mayo de 1939, cuando disparos de la policía, que intentaban dispersar a los hinchas que pretendían invadir el campo de juego, luego de una pelea entre jugadores, acabaron con la vida de Óscar Munitoli, de nueve años. Pero la mayor tragedia sucedió en el Estadio de River Plate, el 23 de junio de 1968, cuando 71 personas murieron aplastadas y asfixiadas, en lo que se denominó Tragedia de la Puerta 12.

Las tragedia se produjo por el enojo del empate 0 – 0 entre Boca Juniors y River Plate. Todo sucedió cuando parte de la barra-brava del River salió antes del estadio y se dirigió hacia la puerta Nº 12, sector de ingreso y egreso de los visitantes, para cerrarla.

Extasiados, los hinchas visitantes se retiraban en medio de cánticos, gritos y euforia, que impidieron a los más retrasados escuchar los alaridos, de los pioneros en emprender la retirada, que se encontraban aprisionados entre el portón y los molinetes. En poco tiempo aquel aglutinamiento se convirtió en una montaña de gente aplastada y pisada. Fue así como el piso se tiñó rojo, un lago de sangre se escurría entre los pies de aquellos que buscaban, desesperadamente la dirección contraria.

La investigación penal finalizó sin que se hallaran culpables del siniestro. Algunos testimonios sostuvieron que los molinetes se encontraban colocados y que ello impidió la salida de la multitud. Otros afirmaron que la salida no fue posible porque la Policía Federal lo impidió (el país estaba en ese momento gobernado por una dictadura militar).1 Inicialmente, dos directivos de River fueron procesados por ser sospechosos de negligencia, pero la Cámara de Apelaciones dejó el procesamiento sin efecto y la causa fue archivada.

Con respecto a la responsabilidad civil, la Asociación del Fútbol Argentino y los clubes afrontaron la misma de manera colectiva, reuniendo un fondo de poco menos de 100 000 dólares, que significaban apenas poco más de 1.000 dólares por fallecido. A cambio de cobrar esa cifra se les exigió a los damnificados que renunciaran a cualquier reclamo judicial. Sólo dos damnificados, Nélida Oneto de Gianolli y Diógenes Zúgaro, iniciaron juicio contra River; el fallo condenó al club a raíz de su responsabilidad civil y le ordenó pagar alrededor de 50 000 dólares a cada uno.

  • Me encanta 1
  • Me divierte 0
  • Me asombra 4
  • Me entristece 10
  • Me enoja 2