Grandes Misterios: Los restos del Arca de Noé

Grandes Misterios: Los restos del Arca de Noé

La Biblia, en el libro del Génesis (capítulos 6 al 9) nos narra la extraordinaria historia del diluvio universal y el arca que fue construida para salvar la raza humana y preservar la creación. Pero, ¿tenemos vestigios de que realmente el arca existió?

Cuando Dios observó la violencia, la maldad y, en definitiva, los pecados del género humano, decidió borrarlo de la faz de la tierra, acabar con todo. Y lo haría provocando un gran diluvio cuyas aguas arrasarían la superficie del planeta. No obstante, reconoció a un hombre bueno, a un hombre justo: Noé. Él sería el elegido para preservar la dinastía del hombre.

El creador avisó a Noé de lo que iba a ocurrir, y le dio instrucciones detalladas de qué debía hacer para salvarse él, su esposa y también a sus hijos Sem, Cam y Jafet (así como sus respectivas mujeres). Su misión era construir un arca en la que, además de su familia, introduciría siete parejas de cada uno de los animales puros y una pareja de los impuros. Con suficiente alimento para todos.

Las indicaciones fueron precisas: Un barco con forma de casa y un tejado a dos aguas. Multitud de estancias. 300 codos de eslora, 50 codos de manga y 30 codos de puntal. Las medidas, aunque de todo punto insuficientes para la diversidad animal del planeta, sí son adecuadas para la navegabilidad y los rigores de las aguas bravas. Según las escrituras, llovió durante 40 días y 40 noches. Después, las aguas fueron descendiendo en su nivel, y el arca fue a asentarse sobre el monte Ararat, ubicado en la actual Turquía, y que tiene 5.165 metros.

Buscando el Arca en el monte Ararat

La búsqueda del Arca de Noé en el monte Ararat sigue alimentando 5.000 años después la imaginación de exploradores de todo el mundo, pero la falta de pruebas científicas ha convertido lo que ya era una leyenda en una cuestión de fe. «Noé es mucho más que un personaje del ‘Génesis’. Es una figura histórica para cristianos, judíos y musulmanes», afirmó recientemente Andréi Poliakov, orientalista ruso que protagonizó en 2003 una de las últimas expediciones al monte de 5.435 metros de altura, frontera natural entre Turquía, Armenia, Azerbaiyán e Irán.

El explorador ruso cree que sobran los documentos históricos, en particular las crónicas históricas sumerias, que confirman la existencia del profeta Noé, la construcción de un arca y el suceso de un gran diluvio. «Cuando estuvimos en Najicheván, región azerbaiyana que significa ‘país de Noé’, un experto local nos enseñó la tumba de Noé, quien habría estado sepultado allí hasta 1983», señaló.

Poliakov asegura que Mesopotamia se vio sacudida por una gran inundación hace 5.000 años, pero es imposible saber tanto su magnitud como radio de acción o si se puede calificar de Diluvio Universal, como asegura la Biblia. Una estructura de piedra con forma de barco La peripecia de Noé, que es citado tanto por la Biblia, como por el Torá y el Corán, aparece por vez primera en la Épica de Gilgamesh (2.500 antes de Cristo), un rey mesopotámico que habría conocido personalmente al profeta.

«Existen muchos mitos. Lo que sabemos por los documentos sumerios es que Noé no fabricó el arca con sus propias manos, ya que carecía del conocimiento para ello, sino que lo mandó construir. Además, más que un barco, era un submarino a la antigua usanza», dijo.

Su expedición hace 10 años al Ararat confirmó que muchos de los hallazgos y conclusiones a los que llegaron los exploradores que estuvieron en la zona durante los últimos 50 años son meras invenciones. «Las autoridades turcas hace diez años que prohíben visitar el monte. Lo único que hacen es contribuir a la leyenda», dice Poliakov, quien considera que el motivo de la prohibición es la presencia de la minoría kurda en la región.

Poliakov estuvo en el yacimiento de Durupinar, 30 kilómetros al sur de Ararat, donde se encuentra lo que algunos consideran el lugar donde quedó varado el arca, cuando cedió definitivamente el agua del Diluvio. No hace falta tener una imaginación desbordante para ver la silueta de un barco, pero los arqueólogos turcos no han encontrado ningún rastro de madera y han concluido que se trata de una formación natural surgida tras el seísmo que sacudió la zona en 1948.

En cuanto a las supuestas anclas de piedra del Arca encontradas no lejos de ese lugar y que incluyen un agujero en la parte superior y cruces grabadas, los expertos opinan que son monumentos construidos por los primeros cristianos. Supuestamente, el único trozo fosilizado del arca se conserva en la Catedral de Echmiadzin (Armenia), reliquia que es objeto de peregrinación desde tiempo inmemorial y que llegó al templo en la Edad Media de manos del monje bizantino Iakob.

El piloto ruso Vladímir Roskovitski fue el que dio el pistoletazo de salida a la carrera por encontrar el Arca al avistarla en un lago helado en 1916, tras lo que el zar Nicolás II, un creyente confeso y un supersticioso convencido, decidió enviar una expedición al Ararat (1917). Al parecer, según Poliakov, la expedición zarista encontró el Arca, pero los documentos y fotos que corroboraban el hallazgo se perdieron tras el caos que siguió a la Revolución Bolchevique, las malas lenguas dicen que por orden de Trotski.

Desde entonces, muchos han intentado dar con el Arca. El último fue el estadounidense Daniel McGivern, quien anunció que lo había localizado en un glaciar a más de 5.000 metros de altura mediante las imágenes de satélite de la CIA, y llamó a Turquía a construir un monumento nacional para atraer turistas.

Si el Ararat fue el puerto de destino del Arca de Noé, cuyas medidas se calculan en 137 metros de eslora, veintitrés de cuadra y catorce de manga, es poco probable que sea encontrada, ya que el monte es en realidad un volcán, por lo que se habría quemado en la erupción de 1840. Mientras, otros expertos opinan que fue el propio Noé el que desmontó el Arca y utilizó la madera para construir una casa para su familia, de cuyos descendientes procederíamos los hombres, más que de la costilla de Adán.

Poliakov cree que, pese a la ausencia de pruebas, el Arca de Noé es más una cuestión de fe y se muestra convencido de que, si alguna vez fuera encontrada, ya no habría razones para dudar de la existencia de Dios.

Espera pronto otra nueva entrega de Grandes Misterios.

Con información de: 20minutos | Taringa


  • Me encanta
    0

  • Me divierte
    0

  • Me asombra
    2

  • Me entristece
    1

  • Me enoja
    0



Es tendencia