El fascinante Horus, iniciador de la civilización egipcia y eterno dueño del trono

El fascinante Horus, iniciador de la civilización egipcia y eterno dueño del trono

Para la mitología egipcia, la figura de Horus corresponde a una de las deidades egipcias más antiguas y veneradas. Hijo de Isis y Osiris, Horus se convirtió en el faraón de Egipto. Por este motivo, los monarcas sucesores serían adorados como representaciones de Horus en la Tierra. ¡Te invitamos a conocer a Horus, el iniciador de la mitología egipcia y el eterno dueño del trono!

¿Quién fue Horus dentro de la mitología egipcia?

Horus, también conocido como «Hor», es el iniciador de la civilización egipcia y una de las deidades más poderosas de la época predinástica. El dios en forma de halcón fue hijo de Isis, diosa de todos los dioses; y Osiris, dios de los muertos y amo del inframundo.

Además, forma parte de la tríada osiríaca: Osiris, Isis y Horus.

A Horus se le representa, fundamentalmente, con unacabeza de halcón y alas, en símbolo de la protección de las puertas y los templos.

¿Qué simboliza Horus?

Detalle de las decoraciones dentro del Templo de Hatshepsut – Fuente: Przemyslaw «Blueshade» Idzkiewicz (Wikipedia).-

Horus es un dios celeste, es decir, una deidad que habita en el cielo. Su culto se debe, principalmente, a que se le adoraba por ser el dios de la guerra y la caza.

En el marco de la época predinástica, el culto de Horus encuentra sus orígenes en el delta del Nilo, pero su devoción se extendió hacia todo Egipto.

Osiris, Horus y Seth

Osiris y su hermano Seth nacen de Geb, dios creador de la Tierra; y Nut, la diosa de las estrellas y los cuerpos celestes. Seth, por su parte, es la deidad del caos, el desierto y la sequía.

Al igual que en muchas otras mitologías, la figura de Horus surge con el sentido de vengar la muerte de su padre, Osiris, quien fue brutalmente asesinado y descuartizado a manos de Seth para situarse él en el trono.

Osiris, Anubis y Horus en la tumba de Horemheb – Fuente: Jean-Pierre Dalbéra (Wikipedia).-

De acuerdo con la mitología, Seth decidió separar el cuerpo de su hermano Osiris en 14 pedazos, con el objetivo de que su cadáver no fuese encontrado jamás, y de esta forma esparcirlo por todo el antiguo Egipto.

Por consiguiente, Horus y sus seguidores, los «Shemsu Hor» lucharon contra Seth para recuperar el trono de Osiris. Hay quienes determinan que mientras Seth quedó gobernando el Alto Egipto, nombre que se le dio al sur del país, Horus pasó a sentarse en el trono del Bajo Egipto, es decir, la zona norte.

No obstante, existen versiones que aseguran que el combate entre ambos no se detuvo, hasta que una asamblea de deidades intervino y posicionaron a Horus como el legítimo dios de Egipto.

Los faraones y la representación de Horus en la Tierra

Templo de Horus en Edfu – Fuente: Gérard Ducher (Wikipedia).-

El dios Horus se convirtió en el nuevo monarca de Egipto, tras la resurrección de su padre y su posterior retiro para convertirse en el dios del inframundo.

Por ello, a partir de la formación del Imperio Antiguo, la figura del faraón se correspondía como la manifestación de Horus a nivel terrenal. Posteriormente, al momento de la muerte de cada rey, este se convertía en Osiris, el dios inmortal que simboliza la resurrección y la fertilidad.

Este, a su vez, pasaba a formar parte del dios Ra, la máxima deidad de la mitología egipcia que simbolizaba al Sol, y por ende, al origen de la vida.

Con información de: Egiptología / Mitología Info / Sobre Egipto / Foto: Shutterstock


  • Me encanta
    3

  • Me divierte
    0

  • Me asombra
    1

  • Me entristece
    0

  • Me enoja
    1



Es tendencia