Dominando un arte: los 25 adjetivos del vino

Dominando un arte: los 25 adjetivos del vino

Conocer y enjuiciar un vino es un arte que muy pocos llegan a dominar. El color, el aroma y el sabor son las señas de identidad de un buen caldo que sólo una persona adiestrada es capaz de distinguir y valorar. En la descripción de un vino se utiliza una amplia y variada terminología. Este es el significado de algunos de los adjetivos que se escuchan habitualmente en una cata.

Abocado o embocado: Vino que sin llegar a ser dulce ofrece sensaciones azucaradas.

Acerado: Matiz en la coloración de los vinos blancos jóvenes y pálidos que recuerda el brillo del acero.

Afrutado: Expresión incorrecta muy usada para describir un vino delicado que evoca diferentes aromas vegetales, como el olor propio de la uva usada en su elaboración o el de otra fruta. El término correcto es frutal.

Agresivo: Vino con aroma y sabor penetrantes y desagradables. Suele ser ácido y astringente.

Astringente: Se dice de los vinos que, debido a los taninos, producen una sensación de estrechamiento que se aprecia en los tejidos de la boca.

Alegre: Vino ligero, fresco, fácil de tomar y con buen paso de boca. Ausencia total de complejidades aromáticas.

Áspero: Vino astringente en exceso, debido a la abundancia de taninos o de componentes herbáceos procedentes del raspón, las pepitas o los hollejos del prensado.

Balsámico: Se aplica a vinos de gran crianza y es una sensación que forma parte de su bouquet. Se trata de aromas penetrantes que dan sensación de frescura y matices mentolados. Brillante. Vino que al trasluz se ve completamente transparente y sin impurezas.

Carnoso: Se dice del vino con cuerpo y bien conjuntado que produce un rica impresión física a su paso por la boca.

Crudo o tierno: Vino joven y sin terminar.

Débil o corto: Se aplica al caldo con caracteres pocos pronunciados.

Decrépito: Vino desequilibrado por completo debido al exceso de edad.

Elegante: Vino equilibrado que produce sensaciones sugerentes en nariz y boca.

Espeso: Vino con mucho cuerpo y densidad.

Fresco: Vino con una acidez adecuada para su tipo. Se aplica a los jóvenes de calidad.

Hueco: Se dice de los caldos que decepcionan en todo el recorrido de la boca, debido a sus muchas carencias.

Lleno: Vino de amplios sabores que colma el paladar.

Morapio: Vino tinto de color intenso y tonos apagados por su poca acidez.

Pastoso: Hace referencia a vinos blancos y cavas demasiado densos en la boca y ricos en azúcar.

Perfumado: Vino con intensos aromas.

Picado: Vino con síntomas de avinagramiento.

Terpénico: Vino con aromas densos e intensos originados por los aceites esenciales que contiene.

Untuoso: Caldo oleoso que se adhiere en la copa y que en la boca se muestra suave.

Vigoroso: Es un vino que provoca sensaciones potentes en la boca. Resulta sabroso, con cuerpo y con una acidez y nivel de taninos y alcohol bien conjuntados.

Fuente: muy interesante

Culturizando no se hace responsable por las afirmaciones y comentarios expresados por sus columnistas, anunciantes o foristas; y no reflejan necesariamente la opinión de la misma.
Culturizando se reserva el derecho a eliminar aquellos comentarios que por su naturaleza sean considerados ofensivos, injuriantes, fuera de la ley o no acordes a la temática tratada.
En ningún momento la publicación de un artículo suministrado por un colaborador, representará algún tipo de relación laboral con Culturizando.


  • Me encanta
    1

  • Me divierte
    0

  • Me asombra
    0

  • Me entristece
    0

  • Me enoja
    0



Es tendencia