Menú
Escucha "E37 • Macabros cuentos de hadas • Cosas Muy Importantes • Culturizando" en Spreaker.

¿Cuentos de hadas con finales macabros?

Cosas Muy Importantes │ Con el pasar de los siglos los cuentos de hadas trasmitidos una y otra vez, gracias a la tradición oral, se han convertido en un clásico en la vida de muchos… llenando nuestras infancias de las más maravillosas historias de princesas, héroes y villanos. Muchas incluso han pasado de los libros a la gran pantalla; pero… ¿sabías que estos cuentos, en su origen, tenían un aura aterradora y un final macabro? ¡Te contamos cuál es el verdadero final de estos cuentos que no acaban en un «felices para siempre»!

Origen de los cuentos de hadas

Se cree que este género literario tiene su origen en el folclore de países como Dinamarca, Alemania y Francia (especialmente Alemania), donde –de hecho– muchos cuentos tienen su origen en la tradición oral del pueblo, llevando la sabiduría de la generaciones pasadas a los estantes.

Este tipo de cuentos tiene asociado términos como “cuento de hadas” o “cuento maravilloso”, lo que proviene del alemán «wundermärchen», expresión que significa algo como ‘cuento milagroso’ y que obedece a la cualidad mágica de estas narraciones que nos dan una realidad mágica que tiene la capacidad de asombrarnos e interesarnos aún más en las historias.

Las verdaderas historias detrás de:

Caperucita roja (versión original de Charles Perrault)

¿Cuentos de hadas con finales macabros?
Ilustración de Caperucita Roja (1918) – Imagen: Wikimedia Commons.-

Este cuento surge en los campos franceses en el siglo XIV y hay muchísimas versiones, aunque la más “popular” es la de las famosas lineas:

—Abuela, ¡qué dientes tan grandes tiene!

Y el lobo responde: —Son para comerte mejor—, se abalanza sobre ella y la devora.

Aunque ya de por sí este cuento tiene un final tétrico, en las versiones más antiguas el lobo conserva la sangre y la carne de la abuela y obliga a la caperucita a que los coma, lo que es aún peor… Además el animal obliga a la Caperucita a que se meta con el a la cama, pero la niña logra evadir la propuesta diciéndole al lobo que tiene que salir a hacer sus necesidades, el lobo se lo permite pero le amarra uno de los pies con un grillete para que no huya, es su desesperación, Caperucita se quiebra el tobillo y logra huir para encontrarse con el cazador y el cuento termina con el lobo muerto y la abuela destrozada y regada por la casa, literalmente.

Además, hay que acortar que la versión original de Charles Perrault no es tampoco nada agradable… pero sí es más concisa: el lobo le da indicaciones falsas a Caperucita roja, que se pierde y acaba siendo devorada. La abuela y el leñador fueron añadidos en versiones posteriores.

Blancanieves y los 7 enanitos (versión original de los hermanos Grimm)

En el cuento de los hermanos Grimm tiene algunas diferencias significativas con la película que lanzó a Disney a la fama.

La reina malvada le pide al cazador que le traiga las entrañas de Blancanieves para demostrar que la ha matado. El cazador se apiada y la engaña llevándole las de un cerdo. Al verlas, la reina las devora con avidez… 

Eventualmente, gracias al espejo mágico, se entera de que Blancanieves sigue con vida e intenta matarla con una cinta para el pelo (le apretó mucho la cinta en la cabeza hasta que perdió el conocimiento y la dio por muerta)(ya en este punto estaba disfrazada de vieja). Los enanito la encontraron y la salvaron, pero la reina se enteró… por lo que decidió intentarlo de nuevo con un peine envenenado, pero los enanos la salvaron de nuevo.

Harta de que sus planes fallaran, fabricó entonces la famosa manzana envenenada y, finalmente la envenenó… haciendo que la princesa cayera en un profundo sueño.

Los enanitos colocaron a Blancanieves en un ataúd de cristal. Un buen día, un príncipe se topó con el cadáver y decide llevárselo consigo; el trotar del caballo hace que el trozo de manzana salga de la garganta de Blancanieves y recobra el conocimiento. 

Blancanieves le cuenta todo lo ocurrido al príncipe y como castigo este confecciona unos zapatos de hierro que son calentados al fuego hasta quedar al rojo vivo. Después se los calza a la reina y la obliga a bailar hasta caer muerta durante su boda.

La Cenicienta (versión original de los hermanos Grimm)

¿Cuentos de hadas con finales macabros?
Cenicienta calzándose el zapato ante el príncipe, de Carl Offterdinger (1829–1889) – Imagen: Wikimedia Commons.-

La cenicienta en la que más versiones se encuentra en todas las épocas, y sus orígenes tampoco fueron tan adorables en su versión original.

En las versiones más antiguas de la historia Cenicienta no era nada santa, pues decide asesinar a su primera madrastra para que su padre se case con la ama de llaves porque ella la trataba mejor; sin embargo, Cenicienta no contaba con que las seis hijas de la ama de llaves se mudaran a la casa y con la interminable lista de deberes y suplicios que eso implicaba.

La historia se mantiene, desde este punto, bastante similar a la que todos conocemos hasta que la protagonista pierde la zapatilla de cristal y el príncipe va a su casa buscando a su “doncella misteriosa”. Aquí la historia se pone un poco rara: una de las hermanastras malvadas de la protagonista se corta los dedos del pie, y la otra, el talón, para que les entre el pequeño zapato de cristal. 

El príncipe casi cae en la trampa pero se entera de todo gracias a que una paloma le hace notar que hay sangre, y así descubre que la verdadera dueña del calzado es Cenicienta. 

Al ver que su consagración es inevitable, las hermanastras se acercan a ella por conveniencia y deciden asistir al casamiento. Allí son atacadas por bandadas de pájaros que les arrancan los ojos y el cuento concluye con las hermanastras ciegas y mendigando en las calles.

La Bella durmiente (versiones populares de los hermanos Grimm y de Charles Perrault)

El cuento de los hermanos Grimm es bastante similar, por no decir exacto, a la versión presentada por Disney que todos conocemos… y la de Perrault (en la que los Grimm se inspiraron) es también bastante similar, con la única diferencia en que la madre del príncipe es un ogro e intenta comerse a la princesa (que ya en ese entonces estaba casada con su hijo) y a los dos hijos que habían tenido: Aurora y Día. Al final no lo logró porque se suicidó cuando su hijo la descubrió intentándolo…

Aunque la versión de Perrault suena perturbadora, lo cierto es que este cuento está basado en uno aún más antiguo y más aterrador, llamado Sol, luna y Talía, y que fue escrito en 1634 por Giambattista Basile.

En esta primera versión el príncipe, que no logra despertar a la princesa durmiente cuyo nombre es Talía, procede a abusar sexualmente de ella para luego regresar a casa con su esposa… 

La princesa, aún en un sueño profundo, da a luz gemelos, el niño Sol y la niña Luna, que se arrastraron hasta sus pechos para no morir de inanición. Un día, Sol chupó el dedo de su madre con tanta fuerza que extrajo el veneno de la rueca con la que se había pinchado en su juventud y Talía despertó. 

Cuando el príncipe pasa de nuevo por el lugar y ve que Talía ha despertado y tiene dos hijos suyos se los lleva a todos a palacio. Sin embargo, su esposa, llena de envidia por no tener hijos propios y por el engaño, trata de matar a los niños diciéndole al cocinero del reino que los prepare para la cena. Pero el príncipe se da cuenta a tiempo del macabro plan y arroja a su mujer al fuego sin ningún remordimiento para posteriormente casarse con Talía.

Hansel y Gretel (versión original de los hermanos Grimm)

¿Cuentos de hadas con finales macabros?

Ilustración de Hansel y Gretel, de Arthur Rackham (1909) – Imagen: Wikimedia Commons.-

La versión original de los hermanos Grimm, que es básicamente la que todos conocen (dos hermanos abandonados por su madrastra en el bosque se consiguen con una casa de galletas, la bruja los engorda para comérselos pero ellos la matan y vuelven con su padre). 

Sin embargo, los hermanos Grimm se inspiraron en la versión francesa de este cuento que comienza igual a Hansel y Gretel: una pareja de hermanos se pierde en el bosque y a continuación están atrapados en jaulas, siendo cebados para ser comidos. 

Pero en esta versión no es una bruja malvada la que captura a los niños, sino el mismísimo Diablo y su esposa. El Diablo fabrica un caballete aserrado para que el niño pequeño sangre hasta morir y se va a dar un paseo, diciéndole a la niña que ponga a su hermano en el caballete aserrado antes de que vuelva. 

Los pequeños se hacen los confundidos y le piden a la esposa del Diablo que les muestre como deberían poner al niño en el caballete aserrado. Cuando ella les enseña cómo, ellos la amarran y le cortan la garganta… Luego roban todo el dinero del Diablo y se escapan en su carruaje. El Diablo los persigue tras descubrir lo que los niños habían hecho, pero muere en el proceso.

Imagen portada: Shutterstock


Lo que más gusta

Lo más destacado