Conoce los 12 trabajos de Heracles

Conoce los 12 trabajos de Heracles

Heracles es uno de los héroes griegos más famosos de la historia. Sus más grandes proezas fueron 12 trabajos encomendados por Euristeo, para poder enmendar sus crímenes cometidos por influencia de Hera. Descubre en qué consistieron estos 12 trabajos…

1. Heracles debía acabar con el león de Nemea

La primera tarea que se le encomendó a Heracles fue matar al león de Nemea. Una bestia de gran tamaño, que secuestraba mujeres y su piel era impenetrable por las armas hechas por el hombre.

Al inicio del combate, Heracles agotó sus flechas intentando abatir al león, pero no lograban atravesar su piel. Heracles logró herir al león con un garrote y lo estranguló con sus propias manos. Después de asfixiar al león usó una garra del enorme felino para arrancarle la piel y ponérsela de armadura.

2. Matar a la hidra de Lerna

La hidra era una serpiente de agua gigante, tenía siete cabezas y cada vez que se le arrancaba una, de la herida, surgían otras dos. Esta criatura devoraba a los hombres de tierras cercanas.

Heracles contó con la ayuda de Yalao, su sobrino. Mientras el héroe iba cortando las cabezas de la serpiente gigante, Yalao las cauterizaba con fuego. Al derrotarla, Heracles sumergió sus flechas en el veneno de la hidra.

3. Capturar a la cierva de Cerinea

Heracles y la cierva de Cerinea – Imagen: WikiMedia.-

En los montes de Cerinea habitaba una cierva que fue consagrada a la diosa Artemisa. Tenía pezuñas de bronce y astas de oro; además poseía una velocidad que la hacía casi imposible de capturar.

Heracles la persiguió por más de un año; su misión era capturarla y llevársela con vida a Euristeo. Logró atraparla en el país de los Hiperbóreos.

4. Capturar al jabalí de Erimanto

Euristeo le encomendó capturar vivo al jabalí de Erimanto. Una bestia enorme y fuerte, que destrozaba todo a su paso por los campos de Grecia. Heracles, para poder atraparlo, lo arrinconó en un terreno con nieve y saltó sobre él con unas cadenas.

Heracles llevó al jabalí vivo sobre sus hombros hasta Micenas, para entregárselo a Euristeo.

5. Limpiar los establos de Augías

Con la intención de humillarlo, Euristeo mandó a Heracles a limpiar el excremento de los establos de Augías, rey de Élide, en una noche. El rey le dijo a Heracles que era imposible lograr el cometido en tan poco tiempo, y le prometió, seguro de que fallaría, que si lograba limpiar los establos en una noche le daría una parte de su ganado.

El hijo de Zeus desvió los cauces de los ríos Alfeo y Peneo, de esta forma la fuerza del agua arrastró todo el excremento de los establos, logrando limpiarlos en una noche. Augías no cumplió su palabra de darle una parte de su ganado a Heracles.

6. Expulsar a las aves del Estínfalo

Euristeo mandó a Heracles a eliminar a las aves del lago Estínfalo. Estos animales eran carnívoros, tenían picos, garras y alas de bronce y, además, tenían un excremento venenoso que dañaba los cultivos.

Para vencerlas, Heracles contó con la ayuda de Atenea. La diosa le dio al hijo de Zeus unas castañuelas que produjeron un estruendo tal, que las aves se alborotaron por los aires.

Heracles, aprovechando la situación, usó su arco para disparar y eliminar a todas las aves, cumpliendo su sexto trabajo.

7. Capturar con vida al toro de Creta

El toro de Creta era un animal de gran tamaño, enviado por el dios Poseidón, causaba estragos en todo sitio por donde pasaba. Heracles detuvo una embestida gracias a su fuerza divina; sostuvo los cuernos del toro y lo golpeó hasta dejarlo inconsciente.

Después de cumplir con su trabajo, Heracles liberó al toro. El animal siguió haciendo estragos, hasta que, más adelante, Teseo acabó con su vida.

8. Domar las yeguas de Diomedes

Diomedes era el rey de Tracia, y poseía cuatro yeguas bestiales, que consumían carne humana. Heracles mató a Diomedes y alimentó a sus yeguas con su carne; de esta forma pudo domarlas recién alimentadas. Se las llevó a Euristeo, quien las dejó en libertad.

9. Heracles tuvo que buscar el cinturón de Hipólita

El siguiente trabajo de Heracles consistía en ir al reino de las amazonas, para robar el cinturón de Hipólita, la reina, y entregárselo a Euristeo. Hera corrió la voz de que Heracles quería secuestrar a Hipólita, así que sus guerreras atacaron y el hijo de Zeus derrotó a las amazonas una a una, hasta conseguir el cinturón.

10. Robar el ganado de Gerión

Heracles batiéndose con Gerión, Museo de Louvre – Imagen: WikiMedia.-

El décimo trabajo era robar unas hermosas vacas que eran propiedad de Gerión, un gigante de tres cuerpos y tres cabezas. Gerión vivía en Eritea, así que Heracles tuvo que cruzar el desierto de Libia y derrotar al pastor Euritión, el perro de dos cabezas Ortro y al propio Gerión. Para acabar al gigante usó las flechas impregnadas del veneno de hidra.

Después de conseguir el ganado, Euristeo le dijo a Heracles que no le contaría dos trabajos. Según Euristeo, matar a la hidra no contaba, ya que había tenido la ayuda de Yalao, y que Augías lo había contratado para limpiar los establos, así que no era parte de los diez trabajos.

11. Robar las manzanas doradas del jardín de las Hespérides

Mosaico de Heracles robando la manzana dorada, Museo Arqueológico Nacional de España – Imagen: WikiMedia.-

Las manzanas doradas eran codiciadas por dioses y humanos, ya que se creía que otorgaban juventud eterna. Estas frutas se encontraban en un jardín secreto, custodiado por las ninfas Hespérides.

El hijo de Zeus obligó a Nereo a decirle la ubicación del jardín. El titán Atlas era quien cargaba el peso de los cielos sobre su espalda; el hijo de Zeus le pidió ayuda, él sostendría el peso de los cielos, mientras Atlas le conseguía la manzana dorada. Atlas no quería volver a cargar con ese peso, pero Heracles lo engaña para volver a poner al titán con su labor y él irse con la manzana dorada.

12. Raptar al perro Cerbero del inframundo

El último trabajo que se le encomendó a Heracles fue bajar al inframundo y llevarse al guardián Cerbero, un perro gigante de tres cabezas. Con la ayuda de Hermes y Atenea, Heracles entra al inframundo y convence a Hades de llevarse a Cerbero, pero para esto no podía usar ninguna arma.

El hijo de Zeus tomó al perro de las cabezas y se lo llevó a Euristeo, quien no tuvo más remedio que liberar a Heracles de sus labores. Gracias a estos 12 trabajos, Hércules es considerado campeón de la humanidad.

Con información de: Muy Historia / Red Historia / O César, O Nada / Portada: Shutterstock

  • Me encanta 3
  • Me divierte 0
  • Me asombra 2
  • Me entristece 1
  • Me enoja 0



Es tendencia