Ciudad de México se hunde

Ciudad de México se hunde

Cada año, la Ciudad de México se hunde 10 centímetros, que pueden ser imperceptibles a simple vista, pero en los últimos diez años el hundimiento sumó un metro y el siglo pasado fueron 10 metros.

En la mayor parte del área de la Ciudad de México se sienten los efectos de la desecación de los mantos subterráneos, por lo que las estructuras de más antigüedad y peso se asientan anualmente de manera considerable.

La Catedral Metropolitana ha descendido un total de 12,5 metros, por lo que las autoridades han tenido que invertir mas de 300 millones de pesos mexicanos para contrarrestar el efecto del hundimiento.

Los trabajos en el Palacio Nacional también se han incrementado con el reemplazo de techos, reconstrucción de varios salones e instalación de una serie de galerías de pilotes y refuerzos de acero para evitar el hundimiento y el desplome total de la estructura.

El Zócalo Central y la Catedral se asientan en un total de 2,8 cms por año. Las líneas del metro también se han visto afectadas, por lo que sobre estas se han ocasionados accidentes notables.

En otras zonas de la ciudad, existen reportes de hundimientos de hasta 40 centímetros anuales.

Las Causas

La principal causa de estos hundimientos es la sobreexplotación de los acuíferos o aguas subterráneas. El suelo de Ciudad de México está compuesto de montmorillonita, un silicato arcilloso que se expande con el agua y se contrae por la falta de ésta.

El 72% del consumo de agua se extrae de los acuíferos y solo la mitad ingresa de nuevo producto de las lluvias.

El agua lluvia no penetra hacia los mantos subterráneos ya que las estructuras desarrolladas por el hombre (carpetas asfálticas, edificaciones, parques, plazas, etc.) crean impermeabilidad, lo que impide la recarga del agua y hacen que ésta vaya directamente a los drenajes. Al perder humedad, las arcillas y demás sedimentos del suelo presentan contracción, por lo que el volumen de los mismos baja de nivel.

Las perdidas de hectáreas forestales al año también influyen en la desecación de la zona, lo que impide la saturación del suelo, alejándose anualmente el área forestal circundante a la zona del valle de México.

Los visibles efectos del hundimiento constituyen un peligro inminente para la estructura urbana y sus pobladores, ya que en cualquier momento, cualquier estructura, podría colapsar y causar daños irreversibles y pérdidas humanas.

@Culturizando

Culturizando no se hace responsable por las afirmaciones y comentarios expresados por sus columnistas, anunciantes o foristas; y no reflejan necesariamente la opinión de la misma.
Culturizando se reserva el derecho a eliminar aquellos comentarios que por su naturaleza sean considerados ofensivos, injuriantes, fuera de la ley o no acordes a la temática tratada.
En ningún momento la publicación de un artículo suministrado por un colaborador, representará algún tipo de relación laboral con Culturizando.


  • Me encanta
    0

  • Me divierte
    0

  • Me asombra
    1

  • Me entristece
    0

  • Me enoja
    0



Es tendencia