Menú
5 razones por las que no debes dormir con ventilador

5 razones por las que no debes dormir con ventilador

En nuestras vidas todos en algún momento hemos dormido con ventilador. Pero… ¿Sabías que esto puede ser perjudicial para tu salud? ¡Conoce 5 razones por las que no debes dormir con ventilador!

5 razones por las que no debes dormir con ventilador
Muchas personas recurren al ventilador a falta de aire acondicionado – Imagen: Pexels.-

Aunque puede ser una solución a falta de un aire acondicionado durante un ataque de calor, dormir con ventilador no es la mejor respuesta que puedas encontrar ante esta situación, ya que a futuro puede terminar siendo perjudicial para tu salud.

Pero… ¿Por qué?

El ventilador puede producir reacción alérgica

Según el portal Sleep Advisor, aunque tener un ventilador cerca ayuda a que circule el aire, puede provocar que el polvo también circule, algo que puede originar en las personas casos de alergia. Esto debido a que mientras el ventilador está apagado las cuchillas se llenan de polvo, que se agita una vez se enciende el aparato.

Cabe destacar que en personas que sufren de asma puede ser muy perjudicial, provocando graves ataques.

Puede generar dolores musculares

El aire frío concentrado en un lugar del cuerpo puede originar una tensión en los músculos, sobre todo en personas que duermen con el ventilador cerca de la cara o el cuello, provocando muchos casos de dolor muscular o rigidez en el cuerpo cuando la persona se despierta.

Se puede deshidratar el cuerpo con un ventilador

Algunas personas luego de dormir con ventilador despiertan incluso más cansadas o fatigadas que antes de dormir, debido a que la continua corriente de aire seco que llega desde el ventilador puede provocar una fuerte deshidratación si se aplica durante horas, algo que combinado con la sensación de piel seca que se da, puede originar síntomas parecidos a una resaca.

Mucosidad

El ciclo continuo de aire además de resecar la piel puede generar mucosidad debido al constante frío que seca las fosas nasales; en este sentido, el cuerpo produce más sustancia mucosa con el fin de compensar la sequedad y la congestión.

Puede provocar enfermedades

Cuando el aire se mueve rápido reseca los conductos nasales, algo que elimina cualquier resistencia y permite que los gérmenes puedan entrar al cuerpo humano con mayor facilidad, provocando enfermedades respiratorias como la sinusitis o enfermedades más leves como la tos y el resfriado común.

Con información de Harper´s Bazar / Computer Hoy / Max Colchón

Imagen portada: Shutterstock

--

¿Te gustó este artículo? Suscríbete GRATIS a nuestro WHATSAPP para que recibas directamente en tu teléfono lo mejor de Culturizando.


Lo que más gusta

Lo más destacado