Wilhelm Reich: El psicoanalista obsesionado con el orgasmo

Wilhelm Reich: El psicoanalista obsesionado con el orgasmo

Uno de los fundamentos del psicoanálisis se basa en que el paciente no debe tener contacto físico con su psicólogo, pero esta regla no fue acatada por Wilhelm Reich, quien estaba obsesionado con el sexo incluyendo masajes en sus terapias… ¡Acá te contamos su historia!

Juventud e inicios dentro del psicoanálisis 

Wilhelm Reich nació el 24 de marzo de 1897, en Dobrzanica, Galitzia, Imperio austrohúngaro. Creció en el seno de una familia campesina y judía. Desde joven estuvo ligado a un ambiente sexual: uno de sus tutores era el amante de su madre y él se lo contó a su padre, provocando problemas maritales. A los 14 años, su madre se suicidó debido a los conflictos relacionados a la infidelidad. 

Reich se alistó en el ejército y participó en la Gran Guerra. Al culminar el conflicto bélico, encontró interés en la biología y decidió estudiar para matricularse como médico; luego se adentra en los terrenos de la neuropsiquiatría y el psicoanálisis.

En 1920 ingresó a la Asociación Psicoanalítica Vienesa luego de que el propio Sigmund Freud lo tomó como discípulo, todo gracias al contacto que hicieron durante un seminario sobre sexología. Reich trató a los pacientes de Freud en su clínica ambulatoria de Viena, y en dicho tiempo desarrolló sus teorías sobre la represión sexual.    

La armadura de carácter

Reich tomó los principios psicoanalíticos de la sexualidad hechos por su maestro y los llevó a otro enfoque. Para él, la represión sexual afecta al ser humano en un plano más allá del mental y produce problemas físicos. Cuando la persona no libera su sexualidad, la tensión se genera y se esparce en el cuerpo, formando una “armadura” que afecta el desarrollo del individuo sobre su existencia.

Para liberar la energía sexual, Reich les aplicaba masajes a sus pacientes -semidesnudos- en cualquier lugar en donde él sintiera tensión. La armadura no les permitía alcanzar el orgasmo pleno, encerrándoles en una represión que, según él, era la causante del nazismo, la lucha social y otros temas; en pocas palabras, Reich creía que el Hitler y el proletariado fueron reprimidos sexuales y que esto era el causante de sus problemas.

Escribió libros sobre sus teorías, tales como La función del orgasmo, el cual fue fundamental en la Revolución Sexual de la década de los 50 y 60; también abrió varias clínicas sexuales para tratar a sus pacientes, quienes declararon que sus tácticas se sentían como un abuso. Sus prácticas poco ortodoxas provocaron su expulsión de la Asociación Psicoanalítica

El orgón y las máquinas sexuales

Con la llegada del nazismo al poder, Reich huyó a Estados Unidos, en donde desarrolló la última faceta de su carrera. El orgón (derivado de orgasmo y organismo) es la energía sexual, no solo presente en el cuerpo, sino en todo el universo. Reich afirmó verla en un microscopio y un telescopio, e incluso anunció la creación de una nueva ciencia: la orgonomía

Cuando el orgón no fluye, las personas desarrollan enfermedades y su productividad decae; para tratarlo, Reich decide crear unas máquinas con campo electromagnético que permiten acumular la energía orgónica. Los pacientes debían ingresar a la caja metálica, desnudos, para acumular el orgón. Su invento llegó a los oídos de Albert Einstein, quien lo probó y concluyó que era una farsa. 

En 1942, lejos de darse por vencido, Reich compra una granja en donde construye sus máquinas sexuales; Orgonon fue el nombre del establecimiento. La Administración de Alimentos y Medicamentos estadounidense sospechó sobre las actividades del psicoanalista, por lo que lo investigaron y concluyeron que estaba detrás de “un fraude de primera magnitud» y prácticas sexuales ilícitas. 

Su trabajo literario y sus 250 máquinas fueron destruidas en 1954, y en 1956 fue condenado a dos años de prisión debido al fraude que supuso la venta de sus inventos. Ocho meses después, el 3 de noviembre de 1957, murió de un ataque cardíaco cuando todavía estaba en la prisión de Lewisburg, Pensilvania, Estados Unidos. 

Con información de BBC / La Mente es Maravillosa / Biografías y Vidas

  • Me encanta 0
  • Me divierte 0
  • Me asombra 0
  • Me entristece 0
  • Me enoja 0



Es tendencia