Walt Whitman: el poeta que le cantaba a la vida

Walt Whitman: el poeta que le cantaba a la vida

Walt Whitman fue un poeta, enfermero voluntario, ensayista y periodista…. Es considerado comúnmente por los críticos y literatos el poeta más importante de Estados Unidos y ha sido llamado el padre del verso libre.

Walt Whitman se encargó de revolucionar la poesía, a diferencia de lo que acostumbraban los poetas de la época, Whitman no utilizaba un lenguaje rimbombante, erudito y extraño, al contrario, en su poesía incluía regionalismos y frases coloquiales, además de escribir en verso libre. Y es que Whitman, al igual que el poeta inglés William Wordsworth, pensaba que las acciones, objetos y personas cotidianas eran dignas de ser tema poético.

En la primavera de 1855 Whitman publica el primer volumen en el que emplea su estilo renovador, no logra conseguir una editorial que lo costee pero decidido de su idea, vende una casa para imprimir la primera edición de Leaves of Grass (Hojas de hierbas).

No recibió buena crítica ni fama por su obra maestra

Whitman nació en Nueva York el 31 de mayo de 1819  y falleció en Nueva Jersey un 26 de marzo de 1892 – Imagen: Pixabay.-

Este libro no adquirió reconocimiento en su primera aparición, a excepción de la carta del poeta y ensayista Ralph Waldo Emerson, una de las principales inspiraciones de Walt Whitman, quien dijo: “Es la más extraordinaria pieza de ingenio y sabiduría que América ha aportado a la poesía”.

Whitman incluso se publicitó a sí mismo, publicó sus reseñas anónimamente, pero los lectores y la crítica poca atención le prestaron, lo encontraron desconcertante, no solo por su innovación en estilo, sin rima ni métrica, sino por la representación de temas polémicos como el sexo, el erotismo y su autopresentación como un hombre trabajador.

Por ello, después de haber sido ascendido en el Departamento de Interior, unos meses más tarde, es despedido porque el secretario del Departamento creía que Hojas de hierba era indecente.

Whitman estuvo reeditando el libro a lo largo de toda su vida. En 1867 fue publicada la cuarta edición la cual contenía ocho poemas nuevos y algunos poemas omitidos de las antiguas versiones.

En 1860 el trabajo del poeta empezó a ser reconocido y valorado por escritores ingleses. En la década de 1880 se publican nuevas ediciones y, gracias a la publicidad en los periódicos, el libro genera interés en los lectores y las ventas empiezan a aumentar. Como resultado, Whitman se compra una pequeña cabaña en Camden donde vive el resto de su vida.

La poesía es insinuación

Whitman, como muchos escritores, creía en el poder de las palabras, la literatura, para cambiar a las personas, aportarles conocimiento y contribuir al crecimiento moral de la sociedad; no obstante, pensaba que el poeta no debe ser un maestro directo, no debe moralizar; la poesía para Whitman es insinuación, las verdades se le revelan al lector inconscientemente.

La experiencia poética despierta la reflexividad propia del hombre, así lo afirma Whitman: “Un volumen de poemas no llega a ninguna conclusión y no satisface al lector. Deja a este, ciertamente, lo que la serpiente dejó a la mujer y al hombre, el sabor del árbol paradisíaco del conocimiento del bien y del mal y que nunca más se borrará”.

Otro de los aspectos relevantes de la poética de Whitman es su objetivo de reflejar el espíritu democrático que debía caracterizar a la sociedad norteamericana. En este sentido, Whitman se distancia de las convenciones literarias de la época; en su poesía destaca su preocupación por la integridad individual (pese a la presión social), la espiritualidad y el heroísmo.

El amor por la naturaleza y el goce de sí mismo

Como poema más importante de Whitman comúnmente se suele citar «Canto de mí mismo», el cual esta contenido en Hojas de hierba.

En este poema Whitman nos invita a ser catadores de cada experiencia vivida, por más ínfima que parezca. Nos mueve al asombro, a la observación y empatía con todas las cosas de la naturaleza. Sus imágenes son atrapantes y suceden una tras otra, deteniéndose fugazmente, para conseguir enumerar los paisajes, las texturas, los aromas y la espiritualidad de las cosas gratas que pasan desapercibidas en la cotidianidad.

El poeta celebra el placer del propio cuerpo y el alma, a su vez que se iguala a todas las cosas de la existencia; su visión es universalista. Al exaltar su existencia, canta a la vida en general. Su canto tiene algo de religión y misticismo, parece revelarnos el sentido y el milagro de estar vivos.

El mensaje de Whitman es profundamente amoroso. Nos muestra que en algo tan cotidiano como la hierba hay magia; cada hoja es singular en su forma pero cuando se une con las demás es parte de una totalidad, así es la humanidad.

Para recordarlo, traemos 10 grandes frases de Walt Whitman:

1. «A mi juicio, el mejor gobierno es el que deja a la gente en paz».

2. «Ahora conozco el secreto de hacer la mejor persona: crecer bajo el aire abierto y comer y dormir con la tierra».

3. «Si llego a mi destino ahora mismo, lo aceptaré con alegría, y si no llego hasta que transcurran diez millones de años, esperaré alegremente también».

4. «La vida es lo poco que nos sobra de la muerte».

5. «Para mí, cada hora del día y la noche, es un indescriptible y perfecto milagro».

6. «Creo en la carne y en los apetitos, ver, oír, tocar… ¡Cuántos milagros! Y cada parte de mi ser es un milagro».

7. «He aprendido que estar con aquello que me gusta es suficiente».

8. «No desfallezcas si no me encuentras pronto. Si no estoy en un lugar, búscame en otro. En algún lugar te estaré esperando».

9. «Estábamos juntos, el después lo he olvidado».

10. «Cuando doy, doy a mí mismo».

Con información de Britannica / Poetry Foundation / Psicomundo / The conversation.

  • Me encanta 50
  • Me divierte 5
  • Me asombra 5
  • Me entristece 5
  • Me enoja 8



Es tendencia