Rococó, el sensual y exótico movimiento de la Francia aristocrática del siglo XVIII

Rococó, el sensual y exótico movimiento de la Francia aristocrática del siglo XVIII

El rococó fue un movimiento artístico originado en Francia, que logró extenderse a lo largo del continente europeo entre 1720 y 1780. Caracterizado por una ornamentación recargada y hedonista, es usualmente confundido con el barroco. ¡Te invitamos a conocer al rococó, la sensual y exótica corriente pictórica de la Francia aristocrática del siglo XVIII! 

¿De dónde se origina el rococó?

 El rococó es usualmente considerado como el movimiento que se originó inmediatamente después de la culminación del barroco. No obstante, esta corriente artística toma lugar tanto en lo pictórico, como en la decoración y en la arquitectura, y encuentra sus orígenes en el reinado de Luis XV de Francia (1715-1774).

Es debido al empleo de colores pasteles, opulencia, ornamentación y elegancia, que el rococó pasó a la historia como un movimiento completamente independiente, con respecto al barroco, pues contrasta con la oscuridad y el tenebrismo que había caracterizado la obra de artistas como Rembrandt y Caravaggio, un siglo antes.

 

El rococó estaba al servicio de la aristocracia y la burguesía.-

 Si bien este movimiento comienza con Luis XV, por medio de curvas que evocaban delicadeza, elegancia y sensualidad; la expresión artística del rococó evolucionó con los años.

 

Por ello, durante el reinado de su sucesor, Luis XVI, aparecen líneas rectas y sobrias, en representación al racionalismo burgués que se encontraba en auge, a partir de las ideas de la Ilustración.

 

¿En qué consiste el rococó?

‘Diana saliendo del baño’ (François Boucher, 1742).-

 El rococó es un movimiento artístico fundamentalmente aristocrático. Por primera vez en mucho tiempo, los artistas se despreocupan de las cuestiones católicas y abren paso a una naturaleza hedonista, idealizada, donde regresan los temas mitológicos y las cortesanas de la época, por encima del laicismo propio del momento.

 

‘La verdad velada’ (Antonio Corradini, 1751) – Esta obra es una de las más representativas a nivel de escultura durante el rococó.-

 Una de las principales particularidades del rococó supone la elección de una gama de colores claros, pasteles y luminosos, en vista de que buscaba transmitir delicadeza, gracia, clase y el sentir de sus protagonistas, la sociedad aristocrática.

 

Características generales del rococó

Circa 1797, el pintor neoclásico francés Pierre-Maurice Quays fue la primera persona en emplear el término «rococó» para referirse al movimiento que se encontraba en auge dentro del círculo de la aristocracia francesa.

 

La arquitectura del rococó se caracteriza por el gusto por los colores luminosos, suaves y claros.-

 

 La palabra «rococó», en sí misma, proviene de un juego de palabras de la lengua francófona, al unir los términos «rocaille», en alusión a las rocas y conchas empleadas para la ornamentación de muros, columnas, muebles y demás; y «baroque», que es la traducción de «barroco».

 

Una de sus características principales también radica en la elección de colores claros, pasteles, que reflejan una atmósfera refinada, exótica y clásica de las virtudes de la vida aristocrática.

‘La toilette de Venus’ (François Boucher 1751).-

Asimismo, el rococó opta por reflejar temas de la vida cotidiana, propias de la aristocracia en su entorno. Dentro de su estilo, suele incluir un tono más sentimental, acorde a una alta sociedad cuyo único objetivo era alcanzar la libertad y la felicidad.

 

¿Qué se plasmaba durante el rococó?

A nivel pictórico, el rococó desarrolló una gran diversidad de temas, entre los que se encuentran los paisajes, colmados de minuciosos detalles; las escenas cortesanas, repletas de erotismo y sensualidad; el retrato y los temas mitológicos.

‘Madame de Pompadour’ (François Boucher, 1756).-

Es importante señalar que en lo que respecta a esta corriente pictórica, la pintura es un elemento decorativo; es decir, se cultiva la idea del lienzo de caballete, para ornamentar las casas de la nobleza y la burguesía.

 

En cuanto a la técnica, se puede sostener que la pincelada era fina, los valores claros, los colores vivos y luminosos y, a diferencia del barroco, existe un esfuerzo importante por evitar las sombras dentro de la composición.

 

Arquitectura durante el rococó

El edificio Helblinghaus es una casa estilo rococó ubicada en la ciudad de Innsbruck, Austria.-

 Al ser un movimiento cuyo principal objetivo es la decoración, el auge de la arquitectura a nivel de detalles incluía columnas exhaustivamente esculpidas, arreglos florales como relieves, falsas rocas -denominadas «rocallas»-, entre otros elementos que rechazaban el rígido sistema de los órdenes clásicos llevado a cabo hasta el momento.

Interior de la basílica de Ottobeuren.-

 

 En lo que refiere a los interiores de las edificaciones, estas se encuentran sumamente recargadas de numerosos detalles y ornamentos, mientras que las fachadas exteriores presentan un carácter sencillo, siempre rodeadas de llamativos y ostentosos jardines.

 

Principales exponentes del rococó

 

Dentro de los artistas más importantes dentro del rococó, se encuentran:

 

‘Peregrinación a la isla de Citera’ (Antoine Watteau, 1717).-

 

‘El banquete de Cleopatra’ (Giovanni Battista Tiepolo, 1743–1744).-

 

‘La odalisca’ (François Boucher, 1745).-

  

‘El columpio’ de Jean-Honoré Fragonard (1767).-

Con información de: Características / Arquitectura Antigua / Historia Arte / Ecu Red | Foto: Wikimedia

  • Me encanta 7
  • Me divierte 0
  • Me asombra 1
  • Me entristece 0
  • Me enoja 0



Es tendencia