‘Portrait of a Lady on Fire’ y la mirada femenina de Céline Sciamma

‘Portrait of a Lady on Fire’ y la mirada femenina de Céline Sciamma

‘Portrait of a Lady on Fire’ («Portrait de la jeune fille en feu», en francés), es una película escrita y dirigida por la cineasta Céline Sciamma. La cinta, descrita como una “encantadora obra de arte”, fue galardonada en la categoría de la Queer Palm y el Mejor Guion en el Festival de Cannes.

Portrait of a Lady on Fire, el cuarto filme de Céline Sciamma

Luego de una corta pero extraordinaria filmografía, conformada por las cintas Water lilies (2007), Tomboy (2011) y Girlhood (2014), Sciamma se desplaza de las temáticas sobre la infancia y la adolescencia, para llevar a cabo -citando a la revista Rolling Stones-, una “hipnótica y cautivadora película, llena de humor, congoja y extasiada sensualidad”, como Portrait of a Lady on Fire.

Protagonizada por Noémie Merlant y Adèle Haenel, la película sigue la historia de Marianne, una joven pintora a quien le encargan retratar a Héloïse, una mujer que acaba de dejar el convento y se encuentra en vísperas de matrimonio.

Ambientada en Francia, en 1770, la cinta evoca la dicotomía entre la aristocracia y la clase trabajadora, por medio del retrato de una historia de amor, sencilla pero encantadora, entre dos mujeres cuya historia no será olvidada pese a la inminente imposibilidad de permanecer juntas.

Céline Sciamma: “Las lesbianas no tenemos pasado”

«Mi película es un manifiesto de la mirada femenina, habla de cómo es mirar a alguien y hacerlo de otra forma, de cómo podemos ser radicales, experimentar nuevas emociones en la pantalla…” – Céline Sciamma.

En una entrevista realizada durante el estreno de la cinta en el Festival de Cannes del 2019, la cineasta Céline Sciamma expresó su punto de vista con respecto al término «male gaze» o “mirada masculina”, y cómo si bien, su cinta busca retratar una historia de amor nunca antes contada, es fundamental distinguir la importancia entre una nueva y fresca perspectiva sobre las relaciones entre mujeres, narradas por mujeres, llevada a la gran pantalla para una audiencia diversa y no excluyente.

“La mirada femenina es híbrida, porque supone un producto que parte tanto de la experiencia masculina como la femenina, y por tanto es más capaz de descubrir y conectarse”.

De acuerdo con Sciamma, la cinta evoca un estilo de cine que permite vivir sentimientos nunca antes experimentados frente a la gran pantalla.

Adèle Haenel y Noémie Merlant protagonizan ‘Portrait de la jeune fille en feu’ (2019) – Fuente: IMDb.-

En este sentido, señaló cómo, si bien el final del siglo XVIII constituyó una época fundamental en torno al florecimiento de artistas femeninas, el papel de la mujer ha sido excluido de la historia del arte, motivo suficiente para inspirarla a llevar cabo lo que los medios comenzaron a describir como “un lésbico drama histórico”.

“Las lesbianas no tenemos pasado, carecemos de historia, y yo he querido otorgarnos uno” –  Céline Sciamma.

El arte y la política

“El simple hecho de colocar a una mujer en el centro ya los convierte en algo político”, señaló Céline Sciamma sobre la construcción de los personajes de sus películas.

Por su parte, durante una entrevista en el marco del Festival de Cannes, la protagonista Adèle Haenel argumentó que, a pesar de que el objetivo de la cinta es simplemente contar la historia de amor entre dos mujeres, se trata del simple hecho de vivir en pleno siglo XXI lo que la convierte en un tema político.

“La sororidad puede destruir la jerarquía”

Portrait of a Lady on Fire corresponde a una película hecha por mujeres. Tanto el equipo de producción, como el elenco, se sustenta sobre la base de la mirada femenina que Sciamma ha querido brindar a su cuarto y más exitoso filme hasta la fecha.

La cinta está protagonizada por la actriz Adèle Haenel -pareja sentimental de la cineasta, y con quien también colaboró en Water lilies-, Noémie Merlant y Luàna Bajrami, con las participaciones de Valeria Golino y Cécile Morel.

“Las dos éramos muy jóvenes cuando nos conocimos y aunque no habíamos vuelto a trabajar juntas, sí hemos crecido juntas, en la vida y en el cine” – explicó Sciamma sobre su relación con Adèle Haenel.

Mientras que la dirección de fotografía fue llevada a cabo por la cinematógrafa Claire Mathon, la edición y montaje estuvo a cargo de Julien Lacheray. Asimismo, la cinta fue producida por Véronique Cayla y Bénédicte Couvreur.

“Es un romance igualitario, la sororidad puede destruir la jerarquía y eso también la hace muy contemporánea. Lo paradójico es que haya tenido que mirar al pasado para hacer una película muy actual” – Céline Sciamma sobre la realización de su película.

Con información de: IMDb/ El Periódico / VPro Cinema / El País

  • Me encanta 1
  • Me divierte 0
  • Me asombra 0
  • Me entristece 0
  • Me enoja 0



Es tendencia