La batalla de Pelusio: ¿Gatos contra los enemigos?

La batalla de Pelusio: ¿Gatos contra los enemigos?

Muchas veces en batallas, los ejércitos han optado por usar algunos animales en contra de sus enemigos… y los gatos no fueron la excepción… ¿Quieres conocer la historia de cómo fue la batalla de Pelusio?

A simple vista, esto parece insólito. Aunque estos felinos sean unos de los más inofensivos, no se libraron de pertenecer a las filas del ejército de los persas, siendo uno de los responsables de la victoria en la batalla contra los egipcios en Pelusio, Egipto, en el año 525 a. C.

Pelusio era una antigua ciudad egipcia situada en el delta del Nilo, en la desembocadura oriental llamada boca Pelusia. Esta decisiva batalla, se dio tras el ascenso al poder de Psamético III, hijo del faraón Amosis II.

Fueron muchos los factores que realmente intervinieron en el triunfo de los persas contra los egipcios… Psamético III era muy joven, inexperto y debía esforzarse al máximo para proteger su reino del Imperio persa, liderado por el rey Cambises II.               

Era obvio que el joven faraón no podía compararse a una figura como Cambises II, fundador del Imperio persa, y heredero de Ciro el Grande. Egipto era ya el único Estado que permanecía independiente en toda la zona, por lo que su conquista era cuestión de tiempo.

El ejército persa dio el paso y atravesó toda la Península del Sinaí ayudado logísticamente por las tribus indígenas del lugar. La única posibilidad para Psamético era conseguir ayuda de las ciudades griegas, con las que mantenía buenas relaciones comerciales pero, quedó solo en vista de convertirse en aliados de Cambises, así el destino de Egipto no era alentador. El faraón logró reunir un pequeño ejército para enfrentarse a los persas, pero todos los intentos por la victoria eran ya casi imposibles. 

Una vez en pleno territorio de Pelusio,  al rey Cambises tuvo una brillante idea que  lo llevaría a la victoria. Él conocía perfectamente las costumbres, los dioses y la cultura de los egipcios y supo aprovecharlas a su favor. El rey persa ordenó que  sus guerreros pintasen en cada uno de los escudos la imagen de Bastet, la diosa egipcia protectora del hogar y entidad asociada a los gatos, el animal más sagrado del Antiguo Egipto. Los egipcios al ver esto quedaron ciertamente atónitos e indecisos, no sabían qué hacer ya que no querían ofender a la imagen de su diosa. Así fue cómo se desencadenó el ataque persa que resultó en una terrible masacre de los soldados egipcios.

Bastet, diosa egipcia de los gatos

Los pocos sobrevivientes corrieron a esconderse a la cercana fortaleza de Pelusio. Cambises no quería enfrentarse a un largo, tedioso y penoso asedio, por lo que tenía que vencer a los atrincherados… 

El rey persa dio una nueva muestra de ingenio ordenando a sus hombres que capturaran a todos los gatos posibles… una vez capturados empezó a lanzarlos contra el interior de la fortaleza. Esto fue »la gota que derramó el vaso», el pánico entre los egipcios empezó a incrementarse, temerosos de herir a uno de aquellos animales sagrados. Los arqueros no se atrevían a disparar a sus enemigos. El impacto moral fue brutal, por lo que los egipcios se rindieron.

Después de su rotundo éxito, Cambises se autoproclamó faraón, tomó los títulos tradicionales de la realeza egipcia y se hizo de todo el país, proyectando incluso descender e invadir el país de los nubios. 

Psamético fue capturado… pero, se le perdonó la vida según la tradición persa, aunque después tramaría una infructuosa rebelión contra el rey persa. 

Con información de: historiageneral / labrujulaverde / eltemplodelahistoria.wordpress /

  • Me encanta 5
  • Me divierte 8
  • Me asombra 14
  • Me entristece 8
  • Me enoja 11



Es tendencia